29 de mayo de 2012 | Destacado, Provinciales.

Vecinos se movilizaron por tercera vez reclamando justicia en Concepción del Uruguay Martes 29 de mayo de 2012

uruguay1Se desarrolló una tercera movilización en Concepción del Uruguay por el asesinato del comerciante Jorge Ortiz. La marcha fue este lunes por la noche, y según consignaron medios locales, casi 2.000 personas ocuparon las calles de La Histórica. Asimismo, se indicó que se registraron algunos incidentes en los domicilios particulares de la jueza de Instrucción, María Cristina Calveyra; del ministro de Educación y ex vicegobernador, Eduardo Lauritto; del actual intendente Carlos Schepens, y de su antecesor Marcelo Bisogni. Si bien este lunes viajó a esa ciudad el jefe de la Policía, Héctor Massuh y el ministro de Gobierno, Adán Bahl para dar respuestas, este martes volvieron a convocar a los ciudadanos uruguayenses para una cuarta manifestación.

Por tercera ocasión, frente a la Jefatura Departamental de Policía, una multitud que superaba holgadamente el millar de personas se movilizó en reclamo de seguridad y justicia, alternando silenciosos aplausos con torbellinos de insultos, tras el crimen de Jorge René Ortiz, publicó El Miércoles Digital.

La nueva concentración estaba convocada para las 20, para lo que los propios vecinos utilizaron las redes sociales, el correo electrónico y los medios de comunicación, lo que sumado a la conmoción por el homicidio de Ortiz -el segundo en ocasión de robo en poco más de tres meses-, alimentó la cantidad de participantes.

Enarbolando pancartas, carteles e incluso simples hojas de papel, sumaban imágenes a la bronca que era expresada a viva voz, lo que no acalló la promesa del ministro de Gobierno, Adán Bahl, de la llegada de 50 policías (que ya estaban trabajando), trabajo conjunto y combate directo al narcotráfico.

Por la mañana, la multitud apenas escuchó al funcionario provincial y optó por insultarlo duramente, igual que a los funcionarios locales que lo acompañaban. Lo mismo ocurrió por la noche, aunque ya sin la presencia de autoridades políticas, sólo el jefe departamental, Julio Brumatti, quien salió a “bancar lo que sea”.

En medio de durísimas expresiones contra el poder político y policial, que se trasladaron unos 45 minutos después hasta los Tribunales, y de allí hasta el domicilio de la jueza de Instrucción, Cristina Calveyra. Allí algunos desaforados manifestantes golpearon el auto de la magistrada, antes de que una columna se trasladara hasta la casa del ministro de Educación, Deportes y Prevención de Adicciones, José Lauritto, ubicada a dos cuadras.

Luego de algunos minutos y nuevos agravios, la multitud prosiguió otras cuatro cuadras y llegó hasta la vivienda del intendente Carlos Schepens, que decidió nuevamente salir a enfrentar la situación, acompañado por el jefe de la Policía de la provincia, Héctor Massuh. Allí hubo más insultos y reclamos, en medio de un intento de explicaciones y novedades expresadas por el jefe comunal y el policía.

En el frente de la casa de Schepens comenzaron a impactar huevos, en momentos en que los familiares de los asesinados Darío Ferrer y Ortiz pedían tranquilidad. Fue antes de que la protesta llegara hasta la casa del ex intendente y actual diputado provincial, Marcelo Bisogni, a quien exigían que “dé la cara”, lo que no sucedió.

Allí fue donde culminó una nueva movilización, pasada la 1 de la madrugada. Pero para este martes desde las 20, en la Plaza Ramírez, está convocada una nueva marcha.

Rumor

En medio del reclamo, en el que se escuchaban pedidos comprensibles pero ilógicos (e ilegales) para la vida en sociedad, desde algún lugar se deslizó la versión de que había una nueva muerte en ocasión de robo en la ciudad.

La paranoia reinante hizo que la ‘noticia’ corriera como reguero de pólvora. El rumor decía que a una joven habían intentado robarle la moto y la habían asesinado, tal como había ocurrido con Ortiz y Ferrer.

Aunque cientos lo repetían, incluso luego por las redes sociales, esto no había ocurrido.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota