28 de junio de 2010 | Destacado, Provinciales.

Varisco debe de cuando era diputado y Vera por su cargo de senador

Firmaron un plan de pago pero continúan retrasándose en sus cuotas. Hay irritación en los empleados de la UCR, que vienen cobrando sus sueldos con demoras y sin aportes patronales. Afirman además que el partido “se cae a pedazos” por falta de recursos. Por carta orgánica, los legisladores nacionales de la UCR están obligados a efectuar un aporte al partido del 5 por ciento sobre su dieta. Pero el ex diputado Sergio Varisco y el actual senador Arturo Vera han sido poco aplicados con esa obligación militante.

Ambos son hoy los dos únicos morosos, los casos más notables –porque ambos tienen aspiraciones políticas- y los que generan mayor fastidio entre los empleados de la UCR que se enfrentan con dificultades para cobrar sus sueldos en tiempo y forma y ven como el partido carece de recursos indispensables para su normal funcionamiento.

Según pudo saber Página Política, para regularizar su situación Vera suscribió un plan de pagos de 9 cuotas de 2.200 pesos y Varisco uno de 18 cuotas de 850 pesos. El dirigente de Federal está debiendo la cuota de este mes y el de Paraná todavía no abonó ninguna de las dos cuotas del convenio que debió empezar a cumplir en mayo.

“Nos vienen poniendo mil excusas, nos toman el pelo; con decirle que la secretaria de Vera nos dijo que el doctor no andaba ahora con plata y primero tenía que vender unas vaquitas”, contó una fuente de la UCR, que prefirió mantener en reserva su identidad. “El partido no tiene un peso. No tenemos los aportes hechos porque no se ha pagado la AFIP”, agregó.

En total son ocho los empleados de la UCR, con un sueldo promedio de tres mil pesos. Seis son del Comité Provincial y dos que “nos dejó el Comité Capital porque los concejales se hacen también bastante los pelotudos con este tema. Aportan sobre el básico pelado y no les importa si se caen a pedazos las seccionales y el partido”.

“No sólo son los sueldos, es el desfinanciamieucr_dia_uno_con_cordianto del partido, no podemos estar dependiendo pura y exclusivamente de lo que te mande a cuenta gotas la Nación. Acá hay una carta orgánica y se tiene que respetar”, planteó la fuente.

Otros recursos  Por fuera de los aportes de funcionarios políticos, al partido ingresan de la Nación “13 mil pesos cada tres meses”, según se indicó.

En la lista de los obligados a efectuar los aportes hay una docena de personas de la Legislatura provincial, entre los seis diputados, el senador y los secretarios, indicaron en la administración de la UCR. Aquí no hay morosos, aunque si –como con los concejales- desconfianza de los empleados sobre los reales montos liquidados.

El malestar está centrado en Vera y Varisco porque, además de tratarse de dirigentes de la primera línea, son “los más incobrables”, dado que hubo otros morosos a los que “se los intimó y empezaron a aportar”.

Pero el reclamo es más amplio. “Si todos aportaran prolija y correctamente se podrían pagar los sueldos, los aportes patronales a la Afip, más los gastos fijos de luz, gas, teléfono. No podemos sacar una fotocopia, imprimir un padrón como corresponde, no tenemos salida a celular, es una vergüenza”, evaluó la fuente.

Los empleados afirman que su molestia no tiene motivaciones políticas internas y sí, en cambio, una preocupación por la suerte del partido, más allá de su situación personal. También rescatan al Tesorero, el diputado Marcelo López. “Entiende nuestro reclamo y cuida bien la plata, pero marche preso: no puede hacer nada, este Comité hace tres meses que no funciona”, se quejan.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota