q
17 de febrero de 2010 | Destacado, Nacionales.

Vamos a seguir trabajando incansablemente por nuestros derechos en las Islas Malvinas”

cristina_decretomalvinasLa Presidenta se refirió al decreto que dispone que los buques que quieran transportar mercadería en las inmediaciones de las Islas Malvinas deberán solicitar autorización al gobierno argentino Y recalcó que “una y mil veces vamos a insistir en esta vocación que tenemos de respeto irrestricto e irrenunciable al derecho internacional y exigimos que se cumplan resoluciones de la ONU”. Fue al firmar el contrato para la ampliación de la Autopista del Buen Ayre en Merlo.La presidenta Cristina Fernández de Kirchner sostuvo hoy que «vamos a seguir trabajando por nuestros derechos en las Islas Malvinas» y remarcó que todos los países deben cumplir con las resoluciones de las Naciones Unidas y ajustarse al derecho internacional, en alusión a la negativa de Gran Bretaña a reanudar conversaciones con Argentina sobre la soberanía en las islas.

La Presidenta se refirió así al decreto que firmó esta mañana por el cual se dispuso que todo buque que navegue por las Islas Malvinas e islas del Atlántico Sur deberá ser autorizado por el gobierno argentino.

El decreto presidencial dispone que todo buque que quiera transitar entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y puertos en Malvinas e islas del Atlántico Sur deberá solicitar autorización previa expedida por autoridad competente.

La decisión del gobierno surge en momentos en que empresas petroleras británicas anunciaron el inicio de las actividades de exploración de hidrocarburos en la zona en disputa.

Durante un acto en la localidad bonaerense de Merlo, donde se anunció la construcción de la autopista Parque Presidente Perón, la presidenta dijo que «hay numerosas resoluciones de Naciones Unidas en las cuales se pide a ambos países (Argentina y Gran Bretaña) que reanuden las conversaciones para arribar a un acuerdo de soberanía y que ninguna de las partes tome acciones unilaterales en la zona».

«Estas resoluciones fueron desoídas sistemáticamente por el Reino Unido que se niega a sentarse a discutir como ordena Naciones Unidas», agregó.

En ese sentido, subrayó que «estoy hablando de derecho internacional que tiene que ver con la posibilidad de un mundo con reglas diferentes a la fuerza, a la guerra, a la imposición de los más fuertes».

Al respecto, señaló que los grandes países «declaman» sobre las resoluciones de Naciones Unidas, pero «éstas se ponen en marcha cuando los obligados son los países más débiles».

«Es importante reafirmar nuestra denuncia en materia de soberanía y la obligación de resolver de acuerdo al derecho internacional nuestras cuestiones con Gran Bretaña», afirmó.

«Una y mil veces vamos a insistir en esta vocación de respeto irrestricto al derecho internacional. Hay tensión a nivel global y se exige que se cumplan otras resoluciones en cuanto armamento nuclear para contribuir a la paz mundial», dijo.

En esa línea, indicó que «estas resoluciones las deben cumplir todos los países, porque es la única manera sensata, seria, de convencer a toda la humanidad que hay un derecho internacional al que todos debemos sujetarnos.

Desde los más grandes a los más pequeños que rotamos en el Consejo de Seguridad». La Presidenta sostuvo también que «no se hace fuerte a un país comprando armas, sino brindando educación, seguridad, salud y vivienda».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota