27 de enero de 2010 | Provinciales.

Urribarri manifestó que en febrero “el tren unirá Concordia y Salto para que sea un área metropolitana única”.

El gobepato32-30-562f2rnador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, adelantó este lunes que en febrero “cruzarán” en tren de Concordia a Salto para “unir” ambas ciudades y, luego, transformar la zona en “un área metropolitana única”, en el marco del encuentro que mantuvo con el futuro presidente de Uruguay, José Mujica. En ese sentido, informó que luego de la asunción del mandatario, enviaría a dos de sus ministros a visitar la provincia.

Por otra parte, volvió a reafirmar que la opinión de los asambleístas de Gualeguaychú no representa a toda la ciudad. En ese marco dijo que en la reunión con Mujica “se recuperó un clima de diálogo y coincidencia”, por lo que dijo que “estamos en el camino que va a solucionar” el conflicto de Botnia. Este fin de semana se concretó un encuentro esperado entre el presidente electo de Uruguay, José Mujica, y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

El mismo se desarrolló en el balneario Iporá, cerca de Tacuarembó: 380 kilómetros al norte de Montevideo. Sorprendió el lugar porque originalmente iba a ser en la chacra de Mujica, en Montevideo. Pero el futuro jefe de Estado se encontraba en Tacuarembó para participar de la presentación de un proyecto para la recuperación del ferrocarril en el norte del país.

El encuentro se desarrolló de forma muy distendida; duró cerca de una hora y media y después el presidente electo dijo a los periodistas presentes que fue una reunión que se había generado para dar señal de descentralización y de acercamiento entre Uruguay y Entre Ríos.

En diálogo con el periodista Juan Andrés Elhordoy (JAE) en el programa En Perspectiva (Radio El Espectador, de Montevideo), al que accedió ANALISIS DIGITAL, el gobernador habló el lunes sobre la reunión con Mujica, la unión de la provincia y Uruguay a través del tren y del conflicto por la pastera Botnia.

JAE – Este encuentro se generó y se concretó a raíz de una solicitud de entrevista que el gobernador de Entre Ríos había realizado hace una semana. Estamos con Sergio Urribarri. ¿Dónde lo encontramos? Sergio Urribarri (SU): En Concordia, para salir a Paraná a la tarde. Ocurre que lamentablemente perdimos un amigo ayer –domingo-, el decano del turismo deportivo aquí en Concordia, un hombre muy conocido también en la costa del Uruguay -Héctor Heraldo Bradanini-; un periodista de un afecto muy grande. Vamos a despedirlo ahora en la mañana –lunes-.

JAE – ¿Vino a Uruguay específicamente para el encuentro con Mujica? SU – Sí, por supuesto. Yo le había pedido a los tres, cuatro días, y a las 48 horas el presidente electo me respondió positivamente. El primer gesto que hizo Pepe fue recibirme en Tacuarembó, así no tuve que manejar tanto… porque si era en Montevideo, iba a tener que hacer el doble de kilómetros. Fue muy positiva…

JAE – …¿Por qué solicitó usted esta reunión con Mujica? SU – Primero, los argentinos, en general, y los entrerrianos, en particular, tenemos una historia en común con los uruguayos. Pero también tenemos un futuro en común.

Entendí, y cada vez estoy más convencido, que ese futuro en común que buscamos necesita de gestos y hechos concretos, no palabrerío; entonces pedí la audiencia para hablar de esas cosas: de lo que viene en nuestra nueva o mejor relación, que no tengo la más mínima duda va a existir con el gobierno de Uruguay y el país. Y ha sido muy positiva, recuperamos definitivamente un clima de diálogo y coincidencia.

JAE – ¿Es un diálogo que implica solamente palabras? Porque después del encuentro del sábado se habló de una propuesta que usted habría entregado a Mujica para solucionar o destrabar el conflicto. ¿Fue así? SU – Por supuesto; más allá de que hablamos un ratito de fútbol, de las cosas nuestras, de nuestra historia, de nuestros orígenes, también estuvimos hablando casi dos horas a calzón quitado, mate por medio, sin traje ni corbata, como amigos.

JAE – ¿Pero hay una propuesta concreta arriba de la mesa? SU – Hay una propuesta concreta de varios temas.

JAE – Pero en el caso de Botnia–UPM, ¿hay una propuesta concreta que usted entregó? SU – Hay ideas, pero usted imagínese este tema se está resolviendo nada menos que en la Corte Internacional de Justicia -la máxima instancia judicial que hay en el planeta- de La Haya. Yo no voy a ponerme a hablar por los medios livianamente de una cuestión que debe resolverse ahí. Por supuesto que hay de parte de Pepe Mujica y de Sergio Urribarri la intención bien clara de cuanto antes liberar ese paso. Y por supuesto que también los dos tenemos alguna idea, pero si algo tiene el presidente electo, es que es un hombre muy responsable, y yo trato de serlo también. Así que hay cuestiones que no son parte de la agenda pública.

JAE – Está claro que yo si le pregunto cuál es la propuesta, no me la va a decir porque es lógico en la etapa en la que se encuentra. El asunto es si hay una idea arriba de la mesa o un posible camino de solución, más allá del resultado que pueda surgir del juicio en La Haya. SU – Es que justamente, para no cometer el error, en base a prejuicios, de hacer propuestas, uno es muy mesurado, muy cuidadoso, hasta tanto se dé ese fallo en la Corte Internacional de Justicia.

JAE – ¿Por qué se da este encuentro ahora? ¿Por qué no se hizo un encuentro con el presidente actual, Tabaré Vázquez? SU – Sinceramente, hay personas que a uno le generan expectativa. A mí este hombre me genera una expectativa enorme de poder desarrollar, seria y definitivamente, el corredor del Río Uruguay. Yo tengo cifradas esperanzas, como la tienen muchos entrerrianos. La frontera argentina con Uruguay es Entre Ríos, es nuestra provincia, y ahí sí que hay siete u ocho temas que yo le propuse al presidente (electo) y él me tiró otros tantos, en los cuales podemos desarrollar potencial enorme que hay en las dos costas. Así de sencillo, porque me genera muy buenas expectativas.

JAE – Uno podría decir: si había alguna propuesta o idea de acercamiento de parte de Entre Ríos, se pudo haber perdido tiempo en estos años al no haberse producido ningún acercamiento. SU – Lo que pasa es que la tensión que existió alrededor de este tema también dificultaba esto. Problemas en Argentina, luego hubo otro problema en el Uruguay; nosotros tuvimos un año muy jodido de este lado, con muchas adversidades, calamidades, todas juntas: dengue, gripe A, conflicto con el campo, crisis financiera, inundaciones… es tan largo. Entonces, arrancamos el año con cosas que estoy absolutamente convencido que son positivas: desde el ferrocarril, el tema puertos, el tema universidad binacional, polo de biotecnología. En febrero, le puedo asegurar que vamos a estar cruzando el puente con una de las formaciones de los trenes nuevos que nos han fabricado para Entre Ríos. Vamos a cruzar a Salto con residentes uruguayos que están aquí en Concordia, vamos a invitar al intendente de Salto y al intendente de Concordia. Vamos a estar tratando de generar hechos concretos que testimonien esto que yo le estoy diciendo.

JAE – ¿Y eso qué implica lo del tren? SU – Nosotros estamos en un proceso de recuperación ferroviaria muy fuerte…

JAE – …Igual que Uruguay. SU – Sí.

JAE – ¿Y entonces? SU – Tenemos un diamante, que es nuestra represa con la red de vías hacia arriba, que no lo utilizamos; es imperdonable que no utilicemos esto para el intercambio comercial, turístico, de servicios, salud, de tanta cosa. Esto puede unir ese puente entre Concordia y Salto. Tarde o temprano se va a transformar en un área metropolitana única y nosotros tenemos que empezar a dar los pasos que den señales concretas.

JAE – ¿Es una posibilidad que se formalice un intercambio comercial a través del tren, por la Represa de Salto Grande? SU – Por supuesto.

JAE – Esa posibilidad está. SU – No tenga la más mínima duda.

JAE – Y a propósito del tema Botnia, después de la reunión, Mujica dijo que el deseo de ustedes es avanzar no en la problemática, sino en consultas. Quedaron específicamente con alguna tarea cada uno para buscar acercar posiciones con respecto a este conflicto? SU – Sí, por supuesto que está en la cabeza de cada uno y es responsabilidad de cada uno tratar de ir arrimando posiciones. Estamos definitivamente en el camino que va a solucionar esto. No da para más esta situación.

JAE – El asunto es qué dicen los piqueteros a propósito de… SU – …Hay que ir despacio. Creo que en Entre Ríos, puntualmente en Gualeguaychú, hay un espíritu creciente y cada vez más importante de la sociedad, que ve el prejuicio enorme que se produce con este corte.

JAE – ¿Qué es lo más importante para usted? Porque usted ha señalado, por ejemplo, que la lucha de Gualeguaychú marcó un antes y un después en la defensa del medio ambiente, que no hay en el mundo una sociedad tan valiente que, con firmeza y convicción, instaló la necesidad de vivir en un medio ambiente sano. Y agregó que el corte perjudica al desarrollo. SU – Todo es importante…

JAE – …¿Es tolerable el corte por más tiempo? SU – No, por supuesto que no se puede continuar con esta situación. Cuando yo era precandidato a gobernador, allá por setiembre u octubre de 2006, como me gusta a mí -un día en mi auto, con mi señora, sin avisar a nadie- llegamos al corte y se mostraron sorprendidos. Ese día ya les dije que yo valoraba de manera real, sincera y reconocía la valentía de esa gente de instalar esta cuestión de vivir en un ambiente sano, que no es tan común en el mundo -a veces hasta los países más importantes son los que más desastre hacen en este aspecto-, pero también les dije que no coincidía para nada con el corte…

JAE – …Por ejemplo Juan Veronesi, integrante de la Asamblea de Gualeguaychú, dijo: “Si los jueces de La Haya dicen que Botnia puede continuar, mantendremos eternamente el corte, porque es el Estado quien debe obedecer al tribunal, no nosotros”. SU – Repito: yo no voy a estar haciendo comentarios sobre un probable fallo, ni mucho menos sobre afirmaciones de un ciudadano de Gualeguaychú. Soy gobernador de todos los entrerrianos y, por lo tanto, debo hacer extremadamente respetuoso en afirmaciones o en mis dichos.

JAE – ¿Es probable que La Haya diga que Botnia puede continuar? SU – No lo sé.

JAE – No, en función de lo que dijo se lo pregunto porque me pareció entenderle que decía eso. SU – No, no, yo no dije; a usted no le parezca nada, usted tome lo que yo digo.

JAE – Por eso, pero como usted dijo “el probable fallo de La Haya”, yo se lo pregunto para ver si respondía a esto. SU – No, no.

JAE – ¿Cómo se sale de esta situación? Por ejemplo, hay algún grupo de ciudadanos de Gualeguaychú que ha iniciado la recolección de firmas. De hecho, se ha comentado que se han recolectado 5.000 firmas para promover el levantamiento del corte. SU – A eso me refería cuando decía que era un proceso cada vez más creciente. Miles de ciudadanos en Gualeguaychú ven el perjuicio que se produce con ese corte. Entonces es muy dinámico todo esto. Por eso no creo para nada que la opinión de una persona pueda dictar el destino de ese corte.

JAE – ¿Para usted, una posible salida es que sea el pueblo entero de Gualeguaychú que defina si seguir o no con el corte? SU – Puede ser, cómo no.

JAE – Y con relación al rol del Estado, Entre Ríos también tiene responsabilidad. Veronesi dice “es el Estado quien debe obedecer al tribunal, no nosotros”. SU – Pero le repito: es muy poco serio que el gobernador haga comentarios u opiniones sobre los dichos de un ciudadano de Gualeguaychú, no puedo, ni debo, ni quiero caer en eso.

JAE – ¿No es representativo? SU – No, no hablamos de representatividad; no me corresponde.

JAE – ¿Pero la opinión de los asambleístas representa el sentir de los pobladores de Gualeguaychú? SU – Representa a un sector de Gualeguaychú. No hay ninguna ciencia que demuestre con precisión el sentir de una comunidad de una sociedad. Es evidente que todavía hay un sector de la ciudad -que no sé bien cuántos son- que quieren tener el puente cortado. Y también hay una expresión cada vez más importante, creciente, de un sector de la comunidad que quiere que el corte se termine. Esta es la realidad. Ahora, ponerle puntaje a eso es, como dijo Landriscina, “semana de la Eulalia” (SIC), imposible definir.

JAE – ¿Pero si la Asamblea queda en minoría frente a la posición de los pobladores de Gualeguaychú, quién garantiza que lo que dice la mayoría se cumple? SU – Lo ideal en cada hecho, conflicto o diferendo es que la comunidad o la ciudadanía sea soberana. Y el proceso en Gualeguaychú apunta a que la resolución sea una decisión soberana de sus habitantes.

JAE – Y en caso de perder, ¿la Asamblea estaría dispuesta a levantar el corte? SU – Usted me hace cada pregunta… No es fácil, en ese tipo de Asamblea tan horizontales, leer lo que piensan o lo que van a decidir.

JAE – Porque es un brete, ¿no? SU – Son ámbitos muy horizontales, que uno no sabe nunca cuál es la opinión que pesa más.

JAE – ¿Cómo sigue este contacto que iniciaron el sábado entre usted y Mujica? SU – Primero, el contacto formal va a ser en su asunción, a la cual voy a concurrir con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Luego me dijo que va a enviar a dos ministros a Entre Ríos. Además, me dijo que él quiere venir a Entre Ríos. Y creo que esta agenda de trabajo, con temas concretos, incluso antes que el presidente Pepe Mujica, puede también ir marcando el camino. Desde el gobierno de la provincia de Entre Ríos queremos ir dando gestos concretos, de integración real.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota