q
23 de marzo de 2022 | Nacionales.

Tras dos años de pandemia, retorna la marcha a Plaza de Mayo a 46 años del golpe genocida

Día de la Memoria: La Plaza del reencuentro, de la memoria, la verdad y la justicia

Reencuentro. Esa es la palabra que se repite una y otra vez, que unifica las expectativas de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, de H.I.J.O.S, hermanos y nietos de víctimas y sobrevivientes de la última dictadura cívico militar que desde hace semanas vienen preparándose para un momento que desearon con ansias los últimos dos años y que finalmente llegó hoy, a 46 años de la última dictadura cívico militar eclesiástica: poder llenar la Plaza de Mayo “y todas las plazas del país” en el Día nacional de la Memoria.

Taty Almeida está “exultante, ansiosa, feliz, pero ¿cómo no estarlo?”, dice y asegura, en los últimos días, no habló de otra cosa más que de la “marcha del 24” que vuelve a las calles de todo el país esta tarde. Es la primera vez desde que se declaró la pandemia de coronavirus que las Madres de Plaza de Mayo de la Línea Fundadora así como el resto de los organismos que integran la Mesa Nacional de Derechos Humanos convocan a la tradicional y multitudinaria movilización que cada 24 culmina en la Plaza de Mayo con la lectura de su documento consensuado en torno de la memoria por los 30 mil detenides desaparecides, el reclamo por Justicia en torno de los crímenes de lesa humanidad de los que fueron víctimas y la reinvidicación por la verdad sobre el terrorismo de Estado.

Durante los dos últimos años, hubo campañas que convocaron a decenas de miles de argentinos a ejercitar la memoria cada uno desde su lugar y con su grupo de pertenencia (familia, amigues, compañeres) y que luego regaron las redes sociales. Pañuelos blancos colgados en balcones y rejas, puertas y ventanas, calles, plazas fue el resultado de la consigna que reemplazó el encuentro cuerpo a cuerpo en 2020. Fotos y videos de árboles recién plantados en casas, plazas y parques, lugares de trabajo, en macetas en balcones y terrazas fue la cosecha de la campaña “Plantamos memoria”, el año pasado.

Pero “nada reemplazó a la calle”, remarcó Almeida, que se prepara para encontrarse al mediodía, con otras madres y “amigos, compañeros”, en la sede que las “viejas” tienen en Piedras 153 primero A, y de allí partir “en sillas de ruedas o caminando, según cada una pueda” hasta la avenida de Mayo donde tomarán de sus manos la bandera azul con el rostro de sus hijes desaparecides y la llevarán hasta la Plaza. “Este año tenemos que reventar la Plaza de Mayo y todas las plazas del país”, convocó.

“Volver a la Plaza otra vez es algo maravilloso, es lo máximo”, aseguró Buscarita Roa, Abuela de Plaza de Mayo, que se prepara para caminar al lado de la misma bandera, con la tranquilidad de saber que “a pesar de que la pandemia nos afectó mucho a los organismos ya que nosotros siempre estuvimos en las calles, sabemos que la gente no se olvida de una lucha cuando es legítima”. “Una lucha que lleva tantos años, que es genuina y que pide por algo que es genuino: saber en donde están nuestros hijos, nuestros nietos. A nuestros hijos los asesinaron y desaparecieron sus cuerpos, a nuestros nietos nos los robaron y no sabemos dónde están. Reclamos así no se olvidan”, subrayó, en relación a uno de los ejes del espíritu conmemorativo de la marcha de hoy: el reclamo por saber “dónde están” los restos de los 30 mil.

De hecho, “¿Dónde están?”, “Son 30mil”, “nunca Más”, son las consignas que los organismos proponen a quienes se sumen a la manifestación para que repliquen en sus barbijos, porque la convocatoria es a marchar usando el tapabocas como principal método de cuidado frente a la circulación del virus que sigue todavía mantiene presencia en el país y en el mundo. “Por favor, no se olviden de traer barbijo y de escribir en ellos las consignas por nuestros 30 mil”, recordó Almeida en diálogo con este diario. Y si llueve, a los barbijos habrá que sumar paraguas o pilotos ya que la manifestación no se suspenderá por lluvia.

Como ella, Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, también está “ansiosa” y “feliz” por “el reencuentro en las calles, con los carteles y las banderas de tantos y tantas que hacen memoria después de no poder hacerlo durante tanto tiempo”. Para Lita, la clave de tantos años de lucha colectiva es “la memoria”: “Mantener la memoria de los 30 mil desaparecidos, de los miles de presos políticos y miles de asesinados de la última dictadura es lo que nos unió, nos une y nos unirá siempre”.

La primera post cuarentena y post Macri
La cuarentena para evitar la circulación del coronavirus fue una de las primeras medidas que se vio obligado a tomar el entonces flamante presidente Alberto Fernández, el 20 marzo de 2020 y producto de las políticas restrictivas de cuidado la marcha por el Día de la Memoria tuvo que ser suspendida.

Por eso, la movilización de esta tarde es no solo la primera post cuarentena, sino también la primera post gobierno de Cambiemos, que tan resistido fue por el movimiento de derechos humanos nacional. Es también un reencuentro en el marco del 45° aniversario de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, de los 50 años que transcurrieron de la Masacre de Trelew, los 45 que pasaron del secuestro del periodista y militante montonero Rodolfo Walsh y de las cuatro décadas de la Guerra de Malvinas. En ese sentido, la consigna que lanzaron los organismos engloba: “A 46 años del golpe genocida, reafirmamos la lucha. Memoria para defender la soberanía, Verdad por las y los 30 mil. Justicia para el pueblo”.

“Se mezclan la emoción del reencuentro, poder abrazarnos, homenajear a los y las 30.000, renovando el compromiso de seguir luchando para construir una patria soberana e igualitaria”, aportó Mabel Careaga, del colectivo de Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, quien espera que sean “muchas y muchos lxs que acompañen y muchos jóvenes que lo harán por primera vez, porque si hay algo que como pueblo sabemos, es transmitir la Memoria”.

Por su parte, Eduardo Tavani, presidente de la APDH, invitó “al pueblo” a acompañar a los organismos “en este regreso a la Plaza de Mayo y a tantas otras plazas del país”. “Estamos convencidos de que este reencuentro nos permitirá abrazarnos, reconocernos en esas banderas por la memoria, la verdad y la justicia que nuestras Madres y Abuelas han sabido sostener durante más de 45 años”, sostuvo.

Para Gabriela Alegre, de la Asociación Buena Memoria, “no caben dudas” de que será “una marcha multitudinaria”: “Cuando empezamos a publicar los flyers de convocatoria en las redes las respuestas fueron ‘qué suerte que volvemos’, ‘tantas ganas de volver a ahí’”. “Poder estar en la Plaza de Mayo es el lugar del mejor encuentro de todas y todos los argentinos”, concluyó.

La primera para les nietes
Para muches es, también, la primera marcha. Es el caso de les militantes de Nietes, la agrupación que reúne a jóvenes adolescentes y post adolescentes de todo el país desde agosto de 2019, quienes han marchado “muchas veces”, pero nunca lo han hecho de manera colectiva. “Esta marcha nos sirve para resignificar lo que es estar en una plaza desde lo colectivo. Muchos de nosotres marchamos desde chiquitos cada 24, pero nunca juntos aunados en Nietes y creo que a todes eso nos emociona”, apuntó Ana Ríos Brandana, referente de la agrupación.

En ese sentido, la expectativa que alberga es que sea una marcha multitudinaria, sobre todo en cuanto a las juventudes. “Nosotres tratamos de interpelar a las juventudes y dar cuenta de la importancia que tenemos en el sostenimiento y la construcción de la memoria, en exigir justicia, en levantar las consignas del nunca más”, sumó.

La hora de la verdad
Paula Donadío, de H.I.J.O.S. regional Capital, retomó la memoria de los 30.mil y aseguró que “Volver a marchar es volver a marchar con alegría por el país que ellos quisieron y que nosotros estamos armando”. “Nos volvemos a encontrar para volver a poner en relevancia a nuestros compañeros detenidos desaparecidos, a sus luchas y a lo que la dictadura hizo con ellos; para volver a reivindicar sus banderas y volver a insistir en las políticas de Memoria, verdad y Justicia que son las que condenan esos crímenes y reparan a todo el pueblo argentino”, amplió Donadío.

“Con Néstor logramos la Justicia, con Cristina la Memoria, ahora llegó el tiempo de tener la verdad”, reflexionaron desde H.I.J.O.S., la agrupación que prepara una columna temática para sumarse a la marcha de esta tarde con eje en uno de los pilares de la convocatoria, “¿Dónde están?”, y hace pie en el reclamo por los restos de les desaparecides, por el paradero de Jorge Julio López y la búsqueda de les 300 nietes apropiados durante el terrorismo de Estado que aún falta encontrar. “¿Dónde están? es la actualización del ‘Aparición con vida’. Ya no tenemos más tiempo, necesitamos que se empiezce a romper el pacto de silencio y la información sobre nuestros seres queridos que nos faltan tiene que empezar a llegar”, sostuvo Giselle tepper, referente del colectivo.

A reventar las plazas
En la Ciudad de Buenos Aires, las Madres y Abuelas avanzarán desde Piedras, pero la convocatoria formal de los organismos de la mesa nacional llama a concentrar desde las 13 en Avenida de Mayo y 9 de Julio para llegar a la Plaza de Mayo alrededor de las 17 y leer allí, en el escenario que siempre montan delante de la Pirámide, su documento consensuado.

Antes de marchar, Hebe de Bonafini y la Asociación Madres de Plaza de Mayo realizarán un acto en la puerta de su sede, la Casa de las Madres (Hipólito Yrigoyen 1584). Está previsto que sea a las 15.30. Antes, el entregarán el pañuelo blanco a la interventora de la AFI, Cristina Caamaño y luego partirán en una combi precedidas por un camión con jóvenes.

El encuentro Memoria, Verdad y Justicia, que el año pasado realizó un acto en la Plaza de Mayo a 45 años del golpe, adelantó su convocatoria este año y llamó a concentrar a las 12 en Avenida de Mayo y 9 de Julio para llegar a la Plaza de Mayo las 14 y leer allí su documento con fuerte anclaje en el repudio al acuerdo con el FMI.

En Rosario, los organismos de derechos humanos locales concentrarán desde las 15 en la Plaza San Martín y marcharán luego hacia los tribunales federales. En Córdoba capital, la movilización convocada por Abuelas de Plaza de Mayo parte a las 17 desde Colón y Cañada. En Jujuy habrá concentraciones en Libertador General San Martín –la ciudad donde está emplazado el ingenio Ledesma– y la plaza central de la capital provincial.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota