q
29 de julio de 2010 | Destacado, Nacionales.

Timerman se reúne con sus pares de Unasur para tratar crisis entre Bogotá y Caracas

El canciller mantendrá hoy en Ecuador una cumbre con los diplomáticos de la región para buscar una salida al diferendo entre Venezuela y Colombia tras la ruptura de las relaciones bilaterales. Por el mismo tema, ya dialogó con el reemplazante de Uribe, Juan Manuel Santos, y con su par bolivariano, Nicolás Maduro.

El Canciller, Héctor Timerman está viajando a Quito para analizar junto a sus pares de la Unasur el conflicto entre Colombia y Venezuela luego de que ambos Estados rompieran sus relaciones bilaterales. Sobre el mismo tema, esta semana mantuvo encuentros con el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, y con el canciller venezolano, Nicolás Maduro.
timerman_1_camciller
Será una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, al que llamó Ecuador en su condición de presidente pro-témpore del bloque, y al que ya confirmaron asistencia los 12 países del cuerpo regional.

Entre los asistentes confirmados, están los cancilleres de los dos países con relaciones rotas, el colombiano Jaime Bermúdez y el venezolano Nicolás Maduro, cada uno con una propuesta para superar el diferendo.

Maduro continuó hoy con su recorrida por países de la región para presentar la «propuesta de paz», que ayer le llevó al canciller peruano, José García Belaúnde, a Lima; y al presidente y canciller de Bolivia, Evo Morales y David Choquehuanca, respectivamente, a La Paz.

«Bogotá, al acusar falsamente a Venezuela de cobijar a insurgentes colombianos, amenaza a la soberanía y la seguridad venezolanas, buscando justificar su fracaso en la solución del conflicto interno», advirtió Maduro en Lima.

De cualquier manera, Colombia ya rechazó el martes esa iniciativa -de la que, en verdad, no se conocen detalles- a través del canciller Bermúdez, quien consideró que «un verdadero plan de paz arranca por la no intervención en asuntos internos», e implica también «no permitir que existan los criminales en ningún lugar del mundo, que no tengan ningún espacio físico ni político».

A esta postura, que parece preanunciar algo de lo que puede ocurrir mañana en Quito, se sumó el propio presidente Alvaro Uribe, al afirmar que si Venezuela quiere superar el conflicto por el que atraviesan ambos países debería pedirle «a la guerrilla que está allá que se desmovilice».

Uribe insiste de esa manera en su denuncia de que hay insurgentes de las FARC y el ELN en territorio venezolano, con la anuencia de Caracas.

Fue esa denuncia, lanzada hace 10 días y presentada ante la OEA el jueves pasado, la que empujó a la ruptura de relaciones por parte del gobierno de Hugo Chávez.

Los vínculos ya estaban «congelados» por Chávez desde hace un año, a raíz del acuerdo Bogotá-Washington para el uso de bases militares. «Si en Venezuela quieren ayudar a que se supere el problema guerrillero, que entonces le digan a la guerrilla que está allá que se desmovilice, que los fiscales de Colombia van por ellos y los traen aquí, sometidos a todas las garantías de la Ley de Justicia y Paz», aseguró Uribe, según la página web de la presidencia de Colombia.

Las deliberaciones de mañana empezarán a las 15 de Quito (las 16 de Buenos Aires), serán cerradas a la prensa y tendrán como sede la Cancillería ecuatoriana.

Se estima que, aunque lateralmente, también esté en el debate el papel de la OEA en la crisis, por su decisión de convocar al Consejo Permanente que pidió Colombia sin antes dar el habitual paso de consultas a los gobiernos involucrados.

Ecuador fue el primero en quejarse del organismo regional y de su secretario general, el chileno José Miguel Insulza, a través del presidente Rafael Correa, y de su canciller, Ricardo Patiño.

La reunión de mañana se hace, raramente, sin documento previo y con el conflicto colombo-venezolano como único tema. Se estima que los cancilleres expondrán sus puntos de vista y luego buscarán adoptar una resolución con base en las propuestas que podrían surgir en el curso de las deliberaciones.

Fuera de Colombia y Venezuela, el resto de los países llega a la cumbre con un fuerte ánimo de favorecer los acercamientos.

A las ya conocidas posturas mediadoras de Argentina, Brasil y Uruguay, hoy se sumó Perú y hasta hubo expresiones en favor de superar el diferendo de parte del nicaragüense Daniel Ortega.

Tras este encuentro a nivel de cancilleres Ecuador tiene previsto convocar a una cumbre de presidentes, pero esa convocatoria será hecha luego de que Juan Manuel Santos asuma la presidencia de Colombia, el próximo 7 de agosto, en reemplazo de Alvaro Uribe.

La UNASUR está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

El Argentino

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota