8 de diciembre de 2009 | Provinciales.

Siete policías serán juzgados por el hurto de mercadería en el Promin

Estaban encargados de custodiar el galpón que se incendio en 2003, en Bajada Grande, en la ciudad de Paraná. Se habrían llevado en los patrulleros comida, zapatillas y ropa.

Siete efectivos de la Policía de Entre Ríos serán juzgados oralmente en 2010 por haber sustraídos alimentos, zapatillas y prendas de vestir del galpón del Programa Materno Infantil (Promin) que debían custodiar luego de un voraz incendio que afectó el depósito en 2003.

Se trata del comisario Reinaldo Levrand, Esteban Acevedo, Adelfi Franchessi, el cabo Francisco Chincuini, el subcomisario Alfredo Zapata y los agentes Ariel Achor y Danilo Salzman. Todos están procesados por Hurto calamitoso, delito que prevé una pena de uno a seis años.
El debate oral no tiene fecha aún, pero estará a cargo de la Justicia Correccional.

Según la acusación fiscal, los uniformados se habrían aprovechado del incendio que había ocurrido el 20 de noviembre de 2003 en el depósito del Promin, ubicado en Bajada Grande, para saquear la mercadería allí guardada y sustraerla para beneficio personales. Los uniformados habrían utilizados para trasladar la mercadería robada los móviles Nº 181 del Comando Radioeléctrico, el Nº 97 de comisaría quinta, el Nº 90 de la seccional 16º, el Nº 89 de la cuarta y el Nº 95 de la sexta. Según la requisitoria de elevación a juicio los funcionarios actuaron en forma separada, pero cuando se encontraban juntos custodiando el predio.

Comicios calientes

El incendio en el amplio galpón del Promin aconteció la noche del jueves 20 de noviembre de 2003, tres días antes de las elecciones generales para elegir al sucesor de Sergio Montiel.

El siniestro se dio en un contexto de denuncias por clientelismo político y atentados jamás aclarados por la Justicia entrerriana. La pericias establecieron que el foco ígneo se originó de forma intencional, ya que se encontraron restos de combustible en lugar.

En el incendio se perdieron toneladas de alimentos, ropa, medicamentos entre otros elementos que estaban almacenado en el depósito lindante a la ex escuela Nº 91 De la Baxada del Paraná. La pérdidas económicas fueron millonarias.

Las causas del incendio rozó a políticos importantes de Paraná, ya que se presume que el foco ígneo fue iniciado con el fin de ocultar el reparto de bolsones con mercadería presuntamente robada de los galpones del Ministerio de Acción Social para ser distribuidos entre punteros políticos y militantes que habrían sido afines al radicalismo.

La causa por el incendio recayó en el Juzgado de Instrucción Nº1, que en 2003 estaba a cargo de Ricardo González (hoy integrante de la Cámara del Crimen)–actualmente a bajo la órbita de Patricia Yedro–, pero hasta ayer no mostraba ningún avance la investigación.

La noche del supuesto hurto

Después de 13 horas de un arduo y loable trabajo de los bomberos Zapadores y Voluntarios de Paraná y zonas aledañas se dispuso que el lugar quedará custodiado por la Policía para evitar el robos de la mercadería, ya que un 30 % estaba destruida y el 70 % restante había sido afectada por las altas temperaturas que superaron los 700 grados.

El principal temor era el ingreso de vecinos al lugar a retirar, yerba, azúcar y otros elementos comestibles que están guardados en el lugar. Al parecer en esa circunstancia ocurrieron los hechos. Según la acusación fiscal todo sucedió la noche del viernes 21 de noviembre de 2003 y la madrugada del sábado 22. Las acusaciones son individuales, ya que cada efectivo habría sustraído elementos para su comisaría.

El más conocido de los imputados es el comisario Reinaldo Levrand, quien hasta hace muy poco tiempo estuvo a cargo de la comisaría de la ciudad de María Grande, pero fue desplazado luego de la dudosa muerte de Diego Poletti. La acusación contra Levrand, que al momento del hecho comandaba la seccional sexta de Paraná es haber cargado comestibles, prendas de vestir y calzado en el móvil Nº 95 de esa dependencia.

En tanto a Acevedo y Franchessi los acusan de haber cargado con comida, ropa y zapatillas el móvil 89 afectado a la comisaría cuarta. Por su parte, Chincuini habría sustraídos artículos en el móvil 90 de la comisaría 16º; Zapata habría cargado el móvil 97 de la comisaría quinta y Achor el patrullero Nº 181 del Comando Radioeléctrico.

La primera denunciante fue una mujer que era encargada del depósito del Promin, dependiente de Acción Social de la provincia. Luego se sumaron otros policías que tendrán que declarar en el debate oral y público.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota