18 de octubre de 2010 | Provinciales.

Semana de definiciones para la elección provincial

El miércoles vence el plazo para convocar a las elecciones en marzo. Hay discrepancias en la forma de programarlas para octubre. El gobierno estudia una fecha intermedia.

Si para el miércoles el gobernador Sergio Urribarri no emite el decreto de convocatoria a las elecciones, éstas no podrán realizarse en la fecha que prevé la ley electoral vigente en la provincia. La Ley Nº 2.988 de Elecciones Provinciales -sancionada en 1934- establece que la elecciones provinciales se realicen el tercer domingo de marzo, que en 2011 cae el 20, pero por los plazos previstos en la Ley N° 9.659 (más conocida como Ley Castrillón) la fecha más cercana a su realización en la que puede iniciarse el proceso, convocando a las elecciones internas, es el 20 de octubre.

Esas internas, abiertas y simultáneas que deben realizar todos los partidos políticos, en las categorías electorales donde haya más de una lista de candidatos, tienen que concretarse “con una antelación no menor a 60 días corridos del acto eleccionario general y no mayor a 90 días corridos”; y la convocatoria a esas elecciones internas debe realizarse, de acuerdo al artículo 3 de la Ley Castrillón, “con una antelación no mayor a 120 días y no menor a 90 días de la fecha de realización de la misma”.

Es decir que, contando los plazos mínimos, se requiere de cinco meses de antelación para la convocatoria, lo que determina el límite del 20 de marzo.

Consultado en su momento el secretario electoral de la Provincia, Carlos Vela, señaló: “Si la elección no fuera simultánea con la nacional, sería el tercer domingo de marzo, como dispone la legislación vigente y, en este caso, el gobernador tendría plazo hasta el 20 de octubre para hacer la convocatoria correspondiente”, indicó a comienzos de setiembre, en declaraciones al programa El Pulso de LT 14.

Si para esa fecha no hay convocatoria, “se cae la posibilidad de que los comicios se realicen en marzo” y, en tal sentido podrían hacerse “directamente en octubre, junto con los nacionales, o la Legislatura podría fijar una fecha”, agregó el funcionario.

En ese momento Vela sostuvo que suponiendo que el Poder Ejecutivo no quiera realizar las elecciones en marzo, no es necesario que elabore un decreto donde manifieste su interés de que las elecciones provinciales se concreten simultáneamente en octubre con las nacionales. “Con no decir absolutamente nada, ya queda tácitamente la cuestión para octubre”.

Esta situación se desprende de lo que establece la Ley N° 4.414, -sancionada el 13 noviembre de 1961- que agregó a la redacción original del artículo 94 de la 2.988 la posibilidad de que el Poder Ejecutivo decida realizar las elecciones en forma conjunta con las nacionales.

Si el mecanismo es el que señala Vela, no habría inconvenientes iniciales para hacer las dos elecciones en octubre. Pero si, por el contrario, se entiende que es necesaria una ley, habrá problemas dado que el Senado ya rechazó este año un proyecto de unificación de las elecciones y el artículo 128 de la Constitución provincial indica: “Ningún proyecto de ley desechado totalmente por una de las Cámaras podrá repetirse en las sesiones de aquel año, sino cuando vuelva a presentarse y fuera apoyado por dos tercios de votos de los miembros presentes de la cámara que lo rechazó”.

Lo que tampoco pudo preverse en 1961, y aparece hoy como una cuestión que genera polémica, es qué sucede con las elecciones internas, ya que mientras la ley vigente en Entre Ríos establece un mecanismo de elecciones abiertas y simultáneas, obligatorias para los partidos políticos -salvo que haya lista única- pero no para los ciudadanos, la más reciente reforma electoral nacional establece un sistema de elecciones primarias donde es obligatorio que los partidos hagan la elección interna -aún los que tengan lista única- y también es obligatorio que concurran todos los ciudadanos a votar.

La tercera opción
La tercera alternativa -que después del miércoles sería la segunda- es que la Legislatura fije otra fecha, diferente de octubre. Eso resolvería las diferencias entre los mecanismos previstos para realizar las internas, ya que ambas convocatorias serían anteriores a octubre.

Si bien es cierto que en el oficialismo se especula con que las elecciones provinciales podrían realizarse en agosto, con internas partidarias durante la segunda quincena de junio; los 14 intendentes urribarristas que concurrirán a fin de mes a la Justicia para pedir que se los habilite para presentarse por un nuevo mandato (el tercero consecutivo) entienden que los comicios serán en octubre, junto con los nacionales, y por eso sostienen que “hay tiempo suficiente para que la Justicia se expida” respecto de su pretensión.

Planteo de intendentes
Se concretaría antes de fin de mes la presentación judicial de 14 intendentes justicialistas en contra de la prohibición constitucional para buscar un tercer mandato consecutivo, sobre la base de considerar como el primero al que se desarrollaba al momento de la reforma de la Constitución.

La decisión se tomó en una reunión de la Liga de Intendentes realizada el 24 de setiembre en Nogoyá. Allí, se fijó el plazo de un mes, próximo a cumplirse, para interponer en el Juzgado de Primera Instancia la presentación.

“Los constituyentes se han excedido en las atribuciones que tenían en relación a las autonomías municipales”, dijo a APF el intendente de Chajarí, Juan García.

A falta de definiciones, especulaciones
La discusión en los medios de comunicación sobre la fecha de la elección de 2011 arrancó allá por febrero. En líneas generales, tras ocho meses de especulaciones, no se han sumado nuevos elementos y la decisión sigue en manos del gobernador de la Provincia.

Antes de viajar a Estados Unidos-a fines de setiembre- Urribarri anunció que a su regreso confirmaría la fechas, pero hasta ahora no lo ha hecho. Si bien el transcurso del tiempo va camino de dejar de lado la del 20 de marzo, la indefinición electoral es una de las características del panorama político de esta provincia, pero también de otras provincias.

Uno de los pocos motivos que aparece para esta dilación, es la indefinición sobre el candidato que llevará el kirchnerismo para la Nación y, a partir de allí, las diferentes expectativas que se generen en la provincia respecto de jugar la suerte del oficialismo provincial en octubre, o anticipar la decisión.

Esto es así porque, si bien puede considerarse razonable desechar la fecha de marzo porque significa elegir al próximo gobernador nueve meses antes de la conclusión del mandato, y especular con realizarla dos o tres meses antes del 10 de diciembre, no se conoce una definición del oficialismo -y menos un proyecto legislativo- que plantee una nueva fecha.

Esa indefinición da pie a muchas otras especulaciones, como la que indica que desde el kirchnerismo no se descarta sugerirle a Urribarri que intente sacar una ley que permita votar en junio, de modo que una eventual victoria en la provincia sirva para compensar una posible derrota del kirchnerismo en la vecina provincia de Santa Fe, donde se votará el 19 de junio.

El optimismo del oficialismo se asienta en encuestas como las que difundió el ex presidente Néstor Kirchner en Concordia el 30 de setiembre, cuando afirmó que Urribarri se imponía en la provincia por 11 puntos.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota