9 de junio de 2011 | Concordia, Destacado.

Se aprobó el proyecto para poner en valor las ruinas de San Carlos

castillo-san-carlos-1-2-31383Se aprobó el proyecto para poner en valor las ruinas de San Carlos en Concordia. La propuesta, que demandará varios millones de pesos, será financiada por la Cafesg. En los próximos días se hará el llamado a licitación y se tendrá en cuenta la idea que resultó ganadora de un concurso que convocó el Colegio de Arquitectos y la Municipalidad de Concordia. La vieja casona fue construida a pedido de un industrial francés, en 1886.right »En cuestión de días, se llamará a licitación para las obras de puesta en valor del histórico Palacio San Carlos, en Concordia. Un proyecto ambicioso, de varios millones de pesos, por el que se pretende restaurar el castillo que cautivó y visitó en unas diez ocasiones el autor de El Principito, Antonie de Saint Exupéry.

Esa vieja casona, ubicada en cien hectáreas en la capital del citrus, fue construida, a pedido de un industrial francés, en 1886. Todo el material que se usó para levantar desde los cimientos hasta los techos fue importado de Europa. Ese edificio sufrió el saqueo y luego un incendio, dejándolo en ruinas.

Por el valor histórico que tiene el castillo, a pedido de la Municipalidad de Concordia, la Comisión Administradora de los Fondos Especiales de Salto Grande (Cafesg) financiará la restauración del edificio, adelantó en diálogo con EL DIARIO, el intendente de Concordia, Gustavo Bordet, quien aseguró que en «los próximos días se hará el llamado a licitación». «Este castillo es un edificio emblemático para los concordienses, por eso se decidió restaurarlo, revalorizar este palacio y así detener el deterioro que está teniendo», explicó el jefe comunal.

A través de un concurso convocado por la Comuna, la Cafesg y el Colegio de Arquitectos de la provincia, se seleccionó la propuesta de restauración. El proyecto de la puesta en valor de la ruinas de San Carlos, se desarrollará en tres etapas. La primera, demandará una inversión de 2,5 millones de pesos.

«El propósito de esta intervención es el de recuperar la memoria preservando lo construido lo que solo tiene sentido si el sitio puede ser recorrido por los visitantes, vecinos de la ciudad o turistas, incorporando a este último como el destinatario del resultado final de este proceso», se indicó en la propuesta ganadora de los arquitectos: María Alejandra Bruno; Jorge Manuel Lessa; Marcelo Leonardo Magadan y el ingeniero Florencio Esteban Bourren.

De la propuesta de restauración, se desprende que como el palacio posee dos niveles, el criterio de intervención es ofrecer a los visitantes «tres recorridos».

Uno de ellos, la planta a nivel de acceso, es la que se iniciará el paseo, tendrá un desarrollo de pasarelas, por el que se podrá recorrer todo el edificio: desde el patio delantero y la terraza al río. «Desde esa planta, y aprovechando su carácter superior, se podrá observar la totalidad de la planta semienterrada, sin necesidad de bajar a la misma», se indicó, al tiempo que se aclaró que «será totalmente accesible a las personas con dificultades motrices, desde donde visualizar internamente todo el conjunto».

La otra etapa se trabajará sobre «la planta semi enterrada, que se compone de dos alas laterales sin conexión física entre sí. Cada una de ellas tendrá su propio acceso y recorrido por pasarelas de similares características». «Los tres sistemas de recorridos podrán funcionar individualmente (se habilitarán parcialmente por etapas de construcción y/o disponibilidad presupuestaria para su funcionamiento) y podrán vincularse en un recorrido total e integrado verticalmente por las escaleras internas cuando el contexto de usos así lo requiera», se indicó.

«Lo que buscamos principalmente es detener el deterioro que está sufriendo el palacio. La idea, salvando las diferencias y las distancias que existen, este proyecto es similar al que se hizo con las ruinas de San Ignacio de Misiones. Tendrá vidrios, pasarelas y lugares intangibles para que no se siga deteriorando o no se hagan graffitis en las paredes», explicó Bordet.

La obra de puesta en valor también contempla que el palacio, una vez que se restaure, cuente con personal de seguridad y guías turísticos. «Es una inversión importante la que se va a disponer para estas obras, las que se hará en tres etapas. La primera de ella, demandará una inversión de 2,5 millones de pesos», explicó el jefe comunal.

Las ruinas de San Carlos pasaron a manos de la Municipalidad de Concordia, en 1929. En aquel año la comuna compró la mansión y los terrenos y lo alquiló a una familia francesa, de apellido Fachs Valón, que la tuvo durante muchos años.

Según se recuerda en los libros de la época, durante la estadía de los Fachs Valón, el aviador francés y autor de El Principito, debió aterrizar de emergencia en el parque por un desperfecto en la aeronave y encantado con el lugar, luego lo visitó unas diez veces.

Esa familia permaneció en el castillo hasta 1935 y luego la casona quedo abandonada, fue saqueada de todo el valor que contenía. Pero eso no fue todo, tres años después, un incendio produjo el mayor deterioro, quedando en ruinas, tal como se encuentra en la actualidad.

Por esa razón, teniendo en cuenta el estado de ruina, los autores del proyecto, hicieron hincapié en la necesidad de «recuperar los componentes originales subsistentes. Esto implica que la intervención sobre los elementos y partes primigenias estará destinada a salvaguardarlos, descartándose a priori cualquier tipo de completamiento en estilo que pueda crear un falso histórico en el edificio», se indicó.

Asimismo, se señaló que sobre las estructuras originales, «básicamente se buscará su consolidación. Esto implica la integración de los mampuestos fracturados o faltantes sólo en aquellos casos en que esté en peligro la integridad o estabilidad de los sectores ubicados por encima de los mismos. De ninguna manera se buscará completar muros en su altura o desarrollo horizontal».

Todas las tareas de restauración, según se indicó, «serán realizadas por restauradores entrenados y con experiencia en aplicación de las técnicas y procedimientos y las tareas serán establecidas y supervisadas durante toda la obra por el asesor en restauración».

En el proyecto se aconseja que una vez terminada la restauración se fije y se limiten las horas de visitas y recorrido interior de las ruinas. «Como se trata de un hito dentro de la historia regional, se propone resaltarlo como parte de un recorrido nocturno de la ciudad, para lo cual se lo dotará de un sistema de iluminación exterior e interior, que destaque los distintos puntos de interés del Palacio», se acotó.

Dada la magnitud de la obra que se propone, en la primera etapa se realizará: consolidación estructural integral del palacio; tareas de restauración; solución de todo tipo de problemas debido al acceso del agua proveniente de precipitaciones; ejecución de desagües y aislaciones; tareas de control del acceso al palacio, mediante la colocación de los cierres con las nuevas carpinterías; ejecución de pasarelas y rampas del nivel superior, de manera de estar en condiciones de lograr una habilitación con algunas restricciones de circulación».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota