29 de septiembre de 2010 | Provinciales.

Posible reinstauración del servicio militar: Legisladores de Entre Ríos no están de acuerdo

Un proyecto propone la vuelta de la colimba obligatoria, mientras que en el otro será rentado para jóvenes que hayan abandonado los estudios o estén desempleados. Legisladores de Entre Ríos “no están de acuerdo”, pero apuestan al debate.

Inyectar algo de disciplina castrense a los jóvenes parece ser el eje sobre el que pivotean los proyectos presentados en el Congreso de la Nación, que proponen el regreso del Servicio Militar, ya sea obligatorio o Cívico Voluntario.

Las iniciativas son parte del paquete de leyes que pretenden prevenir el delito, en especial en Buenos Aires, luego de la fatal salidera bancaria que padeció Carolina Píparo. La propuesta más light es autoría del vicepresidente Julio Cobos, quien pretende utilizar las instalaciones militares ociosas para formar a jóvenes que “hayan abandonado sus estudios o estén desempleados”. Mientras que la más severa pertenece al diputado salteño Alfredo Olmedo, quien la presenta como una herramienta para “bajar los índices de inseguridad y revalorizar a la familia como eje de la sociedad”.
Siete diputados y dos senadores nacionales de Entre Ríos dijeron que “no están de acuerdo con la obligatoriedad” del Servicio Militar.

Los proyectos

Olmedo, conocido en Salta como El Rey de la Soja propone instrucción militar obligatoria para todos los que cumplan 18 años, sin excepción y sin número bajo”, que duraría de “seis meses” a un año. Una de las principales modificaciones que tendría el retorno de la conscripción que se suspendió en 1994 es que se pagaría un salario al ingresante. Además se organizaría en una formación militar y una civil, en la cual se enseñarían oficios. También se dispone que toda persona de 28 años que “no haya terminados los estudios universitario o terciarios” deberá realizar la colimba. Otra reforma tiene que ver con las prórrogas por estudios. El proyecto avala la extensión por cinco años, pero en el momento de ser incorporado, si el soldado tiene un título profesional, será tomado como oficial en comisión, con las prerrogativas y el pago correspondiente al primer grado de oficiales de las Fuerzas Armadas.
Por su parte, Cobos propone crear el Servicio Cívico Voluntario (SCV), para que en las instalaciones militares ociosas se forme a jóvenes que “hayan abandonado sus estudios o estén desempleados”.
El vicepresidente contó la experiencia de un servicio de similares características que instauró durante su mandato como gobernador de Mendoza (2003-2007). El SCV contempla el pago de una beca entre los 100 y los 200 pesos.
En Mendoza, la instrucción no estaba a cargo de los militares, sino de docentes designados por el gobierno. En la provincia cuyana sólo se usaron los talleres de la Fuerza Aérea para dictar cursos de carpintería, tapicería, talabartería y electricidad del automóvil. Este proyecto que hoy se debatirá en el Senado establece un año de duración, aunque se podría ampliar en el caso de aquellos oficios que requieran un mayor tiempo de preparación.

Legisladores de Entre Ríos “no están de acuerdo”, pero apuestan al “debate”

Nueve legisladores entrerrianos dieron su opinión personal acerca de los proyectos que pronto tendrán debate en las cámaras Baja y Alta (hoy en el Senado).
El radical Jorge Chemes opinó que “no podemos mezclar el tema seguridad con la conscripción, ya que la seguridad se hace mejorando la educación y la situación general del país”. Su correligionario, Gustavo Cusinato, sostuvo que “pretender resolver problemas de seguridad y educación a través del servicio militar es algo incoherente”, y aseveró: “No me niego a analizarlo, pero no apoyo volver al viejo servicio”. El ex candidato a gobernador afirmó que “el trabajo debe ser genuino con políticas de desarrollo”, y aclaró que “la seguridad va de la mano de la educación”. Por su parte, el radical Atilio Benedetti pidió centrarse en temas más importantes como la educación y rechazó la obligatoriedad de la colimba.
A su vez, el diputado por el Frente para la Victoria (FPV), Raúl Barrandeguy, señaló que no está de acuerdo con que “sea obligatorio”, pero aclaró: “Hay que estudiar los proyecto”. El reconocido abogado, indicó que “la formación desde una perspectiva militar no debe ser obligatoria”. El diputado del FPV, Antonio Alizegui consideró que “debe seguir siendo optativo”. Sin embargo, el actual secretario general de los camioneros entrerrianos precisó que no le parece mal como salida laboral. El socialista Lisandro Viale rechazó la obligatoriedad, ya que estimó que “la inseguridad se genera por la exclusión y la pobreza. Hay que hablar de inclusión social”, y agregó: “Hay una crisis de reparto de lo que genera el país”. Gustavo Zavallo del Peronismo Federal (PF) resaltó que “en el Congreso se debe muchos debates que están más avanzados que el tema del servicio militar comunitario, como lo son la inflación, el funcionamiento correcto de la ONCCA, la distribución de Publicidad Oficial o el mismo Presupuesto Nacional”. Si bien, Zavallo sostuvo que al momento de tratar el proyecto analizarán los pro y los contra aseguró que “en lo personal, no me parece muy relevante” .
La senadora Blanca Osuna dijo que no cree que la propuesta prospere, y mencionó: “Me parece que las razones por las cuales dejó de existir se mantienen aún. No he tenido oportunidad de discutir ningún proyecto, pero hay otros temas que hay que abordar a fondo”. Por su parte, Guillermo Gustavino aclaró a diario Uno que “no comparte volver al servicio obligatorio”, pero aseveró que “no está cerrado al debate”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota