16 de diciembre de 2009 | Provinciales.

Por la muerte de un paciente, procesaron tres médicos de Paraná

Los facultativos del Sanatorio Rawson fueron encontrados responsables del delito penal de homicidio culposo. Por Javier Aragón, de la redacción de UNO

La jueza de Instrucción Patricia Yedro, a cargo del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Paraná, decidió dictar el procesamiento de tres médicos del sanatorio Rawson que en el año 2007 fueron denunciados por el delito de Homicidio culposo. La magistrada investigará la responsabilidad de los facultativos por el deceso del trabajador público Jorge Jesús Ríos de 48 años, muerto luego de una operación quirúrgica de vesícula.

Se conoció que la magistrada durante todo este tiempo necesitó varios informes médicos, forenses y de peritos, como así merituar las declaraciones de los familiares de Ríos, y también de los imputados. Luego de varias idas y venidas, finalmente esta semana, Yedro dispuso el procesamiento de Julio Centurión, Santiago Etchemendigaray y Oscar De Carlo, a quienes también se les fijó una inhibición de 500 pesos a cada uno.

En este sentido, el abogado querellante Guillermo Mulet, comentó a UNO que “todo se inició con una operación programada de tipo laparoscópica, sin ningún tipo de estudio previo y prequirúrgico, lo que llevó a que la víctima sufriera un paro cardiorespiratorio que le quitó la vida. Por esta situación la jueza avaló nuestro planteo y procesó a los tres médicos que intervinieron por el delito de Homicidio culposo”.
Recordó que “la intervención se realizó en el Sanatorio Rawson de calle Carbó de la capital entrrerriana”.

Producido el deceso del trabajador público, la familia, “solidaria, realizó la donación de los órganos de Ríos y tras un tiempo prudencial avanzó con la demanda muy compleja, ya que había pocas evidencias en el arranque de la causa. Sin embargo con el paso del tiempo se logró establecer la causa del deceso”.

“Por esta situación es que en términos penales, estamos frente a una culpa, basada en un comportamiento negligente en el cuidado del paciente por parte del equipo médico que no tuvo en cuenta que el paciente era de riesgo, ya que era obeso, fumador y padecía otras dolencias, pero esto no importó y se avanzó con la operación programada sin los recaudos del caso”, explicó.

A criterio del letrado, “los médicos procesados ahora tienen 10 días para apelar la resolución, que si queda firme determinará el envío de la causa a juicio”.

Ríos era chofer del Consejo General de Educación y la muerte no sólo tomó por sorpresa a su familia, sino también a sus compañeros.

Demanda civil. En este sentido, Mulet adelantó que se iniciará en forma paralela una demanda civil a los médicos y al sanatorio, “no sólo por el fallecimiento, cuestión penal que se decidirá en el ámbito que corresponda, sino también tal comportamiento debe tener una sanción económica”.

“El sanatorio en cuestión no contaba con una Terapia intensiva, por lo que se intentó estabilizar al paciente crítico en otro nosocomio. Lamentablemente Ríos falleció en el trayecto entre los dos sanatorios”, recalcó el abogado querellante de la familia.

Dolor y desazón de una familia destruida

María Trinidad Ibáñez, una empleada pública, es la viuda que reclamó desde un principio que el hecho se aclarara.
La mujer, en su momento, llegó desesperada a UNO para señalar que en setiembre de 2007 se quedó sola con cuatro hijos. La mujer de 43 años reclamó en distintas instancias para que la Justicia aclare la forma en que murió su esposo, que un día ingresó al quirófano para que se le practique una operación de vesícula y a las pocas horas le entregaron su cuerpo sin vida envuelto en una sábana.

“Mi marido se internó el 22 de setiembre de 2007 en el sanatorio Rawson, para que, a través de la cirugía laparoscópica, le extrajeran la vesícula. Sin embargo a las pocas horas de la operación se desmejoró y fue trasladado a la Terapia de otro sanatorio”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota