19 de agosto de 2014 | Concordia.

Padres tangueros, hijos milongueros

“Lo que se hereda no se roba” dice el refrán, y aunque algunos se rehúsen a creer, hay casos muy ciertos. Alejandra Moreira y Fabián Hajdinjak son prueba de ello. Por Valeria Robin.
Ambos son hijos de padres tangueros, de aquellos que iban a las milongas porteñas, a bailar y escuchar las orquestas.

“Nosotros disfrutábamos mucho escuchar tango. Íbamos a las milongas de Buenos Aires a acompañar a mamá” expresó Alejandra en diálogo con El Entre Ríos.

En sus gestos hay algo de melancolía. Ambos añoran aquellas viejas juntadas porteñas, donde se bailaba sin parar, y se compartía la pista con “los grandes del rubro”. A pesar de su apego, ambos emprendieron viaje a Colón, donde instalaron servicio de Bungallows, hace ya una década.

“Una vez que nos vinimos a Colón, fuimos a secretaría de turismo a averiguar qué cursos había para poder incluirnos en la sociedad, porque sino nos quedábamos en el circulo de las personas que tienen bungallows, codeándonos con quienes están en lo mismo que uno. Y así fue que empezamos con el tango en Colón” resumen.

Alejandra y Fabián son pareja, de baile y de vida. Compañeros de buenas y malas. Entre ellos hay química y complicidad. En la casa se respira armonía, buen trato. Nunca los vi bailar, pero me imagino qué sincronía tendrán.

Les pido que definan el Tango y no tardan en contestar. La pasión les salta por los poros.

“El tango es un baile de abrazo, de contacto físico. Es un baile social, tiene respeto, y muchos códigos” señala Alejandra.

Y Fabián agrega: “Uno de los códigos es la circulación en la pista (en sentido contrario a las agujas del reloj). Otro es no sobrepasar a la pareja. El respeto también se da cuando sacas a bailar alguien, para lo que se usa el cabeceo: de una mesa a otra la invitas a la chica a bailar en la pista, realizando un movimiento ligero con la cabeza. Y al terminar la tanda el caballero acompaña a la dama hasta la mesa, sin importar que se trate de un chico de 10 años frente a una señora de 60”.

A lo largo de la charla afloran sus primeras milongas porteñas, aquellas que seguramente gestaron la decisión de tomar el tango como un estilo de vida: “Nosotros íbamos a la milonga a mirar y llorábamos, nos traía recuerdos, nos imaginábamos nuestros abuelos bailando y nos aflojábamos. Y cuando vinimos acá, nos agarró la nostalgia, como el desarraigo de los inmigrantes, y empezamos… señaló Fabián, haciendo referencia a Milonga Amurados, el grupo de Amigos Tangueros que han creado en nuestra ciudad.

Milonga Amurados surge en 2011, cuando lo llaman a Fabián para musicalizar en la ciudad vecina de San José, en una despedida de año de un taller de Tango .Fue allí que se tendieron los primeros hilos del proyecto: una señora ofreció el local, que en aquella época se llamaba “Lola”, para hacer milongas cada 15 días. Aunque para los apasionados tangueros, cada 15 días resultó poco, y tan pronto como pudieron, pactaron realizar los encuentros una vez por semana.

¿Por qué Amurados?

La expresión Amurados trata de un homenaje a Eduardo Giovanelli, un referente y amigo.

“Para nosotros él es una referencia, porque hace años que está luchando con el tango. Lo promueve, sobretodo en su programa de radio que tiene en la biblioteca Fiat Lux, los miércoles. Musicaliza 24 horas seguidas de tango. Y le llamamos así porque cada vez que Giovanelli tenía oportunidad de cantar, se lucía con una canción que se llama Amurado.

Dos colonenses en el Mundial de Tango

En diciembre de 2009 el Tango fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, y desde 2010 tiene una sala oficial y exclusiva en la Ciudad de Buenos Aires, en el “Teatro de la Ribera”, ubicado en La Boca.

El mega encuentro de amigos tangueros comenzó el 13 de agosto y culmina el 26.

Alejandra y Fabián fueron muchas veces al mundial, pero nunca como bailarines. Y después de tantos años de participar como espectadores, ambos aseguran: “Creemos que llegó el momento de participar. Nos pasamos todos estos años tomando cursos. Vamos a Paraná, Buenos Aires, Rosario. Y también hemos traído a Colón profesores muy buenos, para que den seminarios, de técnicas de mujer, por ejemplo. Eso nos ayudó a adquirir la seguridad para poder presentarnos, porque en realidad no te exigen un titulo para participar. Pero sabemos que se presentan los mejores bailarines del mundo. Este año tenemos mucho entusiasmo, ganas de disfrutar, de verlo desde adentro. Mucha gente no se anima. No hay representantes de la ciudad. El hecho de ir es hacer conocer el lugar donde vivís”.

Colón tiene el honor de ser representados por Fabián y Alejandra, quienes son parte de las 700 parejas que fueron inscriptas, de las cuales 100 pasarán a la semifinal.

Con el número de inscripción 034, Milonga Amurados participará el lunes 18 y martes 19 de Tango Salón en la primera y segunda ronda.

El campeonato se divide en dos categorías: el tango salón y el tango escenario.

El Salón es el tango de pista, el que se baila socialmente, bien característico de las milongas. En este tipo de tango se respeta mucho el sentido de circulación.

El tango escenario es el que vemos en los shows, el que tiene trucos, con una coreografía establecida.

Es preciso señalar que el Mundial de Tango es un evento cultural totalmente gratis, tanto para los bailarines como para los espectadores. Entre las actividades que ofrece, se encuentran recitales, exhibiciones, clases, espectáculos y ferias de productos.

“Nosotros no vamos para ganar sino para sentir la experiencia desde adentro e incentivar a los chicos que vayan. Si nadie empieza a participar, no se anima el resto. En Colon hay chicos que bailen muy lindo y que deberían animarse”, señaló Alejandra en diálogo con El Entre Ríos.

A diferencia de lo que pensamos algunos, desde afuera (asumiendo escasos conocimientos), Alejandra nos regala una frases fabulosa, que ayuda a mirar el baile de otra manera: “El tango es algo muy personal, es una expresión de arte, por eso cada uno lo vive y baila de diferente manera, porque se baila lo que siente. Y a veces el mismo tango no despierta lo mismo en todas las personas. Cada uno baila el tango totalmente diferente. No hay dos parejas en el mundo que bailen igual”.

Y como cada pareja tiene su clima, su ritmo, su energía, y su propia complicidad, Alejandra y Fabián saldrán a la pista el 18 y 19 para dar lo mejor de sí. Para hacer realidad un sueño que traen desde que eran niños. Y aunque pareciera ser el fin de un ciclo, el camino recién comienza…

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota