5 de enero de 2010 | Nacionales.

Murió Roberto Sánchez pero Sandro es una leyenda

A los 64 años el ícono de la música popular argentina dejó la vida para pasar a ser mito. Fue sometido a un doble trasplante cardiopulmonar pero la práctica no fue suficiente. Su salud venía deteriorada desde hace años. Su figura, su baile, su magia, su carisma, sus nenas, son parte de la historia cultural de este país que a meses de cumplir 200 años de libertad llora a un símbolo.( FOTO DE SANDRO CON SUSANA GIMENEZ)

El popular cantante Sandro murió anoche a las 20:40 en Mendoza, donde no logró recuperarse de un doble trasplante de corazón y pulmón al que fue sometido hace 45

días en el Hospital Italiano de esta ciudad a causa de una grave afección respiratoria.

 sandro-y-susana-grandeEl doctor Claudio Burgos, uno de los médicos que lo atendían, confirmó el deceso del artista, de 64 años, en medio de profundas muestras de dolor de parte de seguidoras que se habían acercado hasta la puerta del sanatorio para brindar su respaldo al «Sandro

de América» en el momento más difícil de su vida.

 El estado de salud de Sandro era «muy crítico» este lunes después de sufrir un «shock séptico generalizado» y de ser intervenido en dos ocasiones en un mismo día, para sumar cinco operaciones en total desde que recibió el doble trasplante de corazón y pulmón, el 20 de noviembre pasado.

 Los restos de Roberto Sánchez, como se llamaba en realidad, serán trasladados hasta la ciudad de Buenos Aires, donde está previsto llevar adelante el velatorio en el Congreso de la Nación, donde el presidente de la Cámara de diputados, Eduardo Fellner, firmó la autorización correspondiente.

 La confirmación de la muerte de Sandro fue recibida también con desconsuelo y llantos en la localidad bonaerense de Banfield, donde decenas de seguidores del cantante se habían reunido frente a su casa para darle apoyo, dejarle cartas y flores, antes de levantar un pequeño santuario en su honor.

 El estado de salud del «Gitano» se había tornado gravísimo en las últimas horas, cuando debió ser operado de urgencia dos veces como consecuencia de un «shock séptico generalizado» que le afectó la zona bronquial y se le expandió a la sangre.

 «La situación puede o no ser reversible», advirtió el propio Burgos pasadas las 19:00, al informar sobre la «situación crítica» en la que había ingresado el ídolo.

«Todo dependerá de su respuesta a la terapéutica instituida», dijo el médico, que graficó que Sandro se encontraba esta tarde en su «peor momento» desde que se le realizó el trasplante cardiopulmonar debido a una enfisema pulmonar crónica generada por

su adicción al cigarrillo.

Los pronósticos sobre el estado de salud de Sandro no eran para nada alentadores al caer la tarde, ya que la recuperación que venía evidenciando en los últimos días quedó trunca por culpa de un germen.

 La primera intervención del día tuvo como objetivo colocarle un «stent traqueal bifurcado», para poder hacer frente a un orificio de 0,7 centímetros en la zona bronquial izquierda.

 Por la tarde, y cuando nada lo hacía prever, el cantante fue sometido a una nueva operación al experimentar problemas en la zona bronquial, según indicaron fuentes médicas del hospital Italiano de Mendoza.

 Se le hizo un drenaje pleural», explicó Burgos, a la vez que señaló que también se llama a esa intervención como «broncoscopía».

 En esta ocasión se le realizó una laparoscopia para poder determinar si había un coágulo en la zona, pero los médicos reconocieron que el germen en el organismo de Sandro complicaba y mucho su estado de salud.

 En tanto, el cardiólogo Sergio Perrone explicó que desde la primera perforación bronquial, la salud de Sandro corría alto riesgo: «Y ya lleva cuatro», dijo.

 «Estamos haciendo todo lo que podemos hacer», indicó Perrone sin ocultar su preocupación. Los doctores del Hospital Italiano se habían comprometido a

hacer «todo lo posible para salvarlo», luego de reconocer en uno de los últimos partes médicos que Sandro presentaba «una mala irrigación, desnutrición, asistencia respiratoria prolongada».

 El intérprete había sido operado por última vez el 22 de diciembre pasado, cuando presentó complicaciones en la tráquea.

 «Yo me lo merezco, yo me lo busqué», había expresado el propio «Gitano» mientras esperaba la aparición de un donante y lamentaba su adicción al cigarrillo.

 Sandro no logró finalmente recuperarse de su doble trasplante y dejó de existir este lunes 4 de enero, acompañado por su esposa, Olga y después de luchar por su vida durante dos meses y medio después del doble trasplante y a lo largo de varios años antes de la compleja operación a la que fue sometido en Mendoza.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota