6 de septiembre de 2010 | Concordia.

Murió mujer de 48 años aplastada por un colectivo

Una crisis pasional habría sido el motivo del accidente que causó la trágica muerte de ayer por la mañana en la esquina del Cementerio Nuevo de Concordia, donde Silvia Vallejo de 48 años, encontró la muerte bajo las ruedas de un colectivo de la línea 1, Cooperativa 1º de Mayo, dominio (EVLmujer_muerta_por_colectivo-377dd-983). Según habría indicado un testigo presencial en el lugar del hecho, la víctima era perseguida por una mujer de su misma edad y una menor, por calle las Heras en dirección al Cementerio, cuando al llegar a la esquina “la más grande” –según la declaración- la habría empujado, con el desgraciado efecto de que la occisa rodó escalones abajo hasta la calle y quedó bajo el colectivo, que estaba en marcha pero detenido por que el semáforo estaba en rojo. Vallejo, cayó entre los dos ejes del pesado vehículo y en ese preciso momento, por obra de la fortuita injusticia, el artefacto electrónico dio luz verde, y las ruedas traseras del colectivo acabaron con su vida.

TESTIGOS PRESENCIALES Según fuentes de la investigación, había más de tres personas en el lugar que advirtieron todo lo ocurrido, además, algunos pasajeros del colecti-vo que no tardaron en avisar a la Policía, que llegó al instante. Cuando los efectivos de la Policía Motorizada intervinieron en el hecho identificaron rápidamente a la agresora, una vecina de la zona, que no se habría resistido en ningún momento a la aprehensión. Se trataba de Carmen Ramírez de 47 años y esposa del ex campeón argentino de Boxeo Horacio Albers, que según informaron fuentes confidenciales, sospechaba una cierta relación entre su marido y la víctima, motivo por el que ella y su hija de 13 años decidieron seguirla cuando la vieron por el barrio. Casualmente Albers estaba trabajando en el Cementerio a la hora mencionada, y según se presume esa habría sido la confirmación de las sospechas de la despechada mujer, que en un acto impulsivo habría empujado a Vallejo al parecer sin otra intención más que tirarla al suelo, pero ésta habría trastabillado en las escalinatas del comercio de la esquina, y fue a parar debajo del micro. Como primera medida la policía aisló a la mujer y a su hija hasta que llegaron los fiscales de turno; Dr. Mario Guerrero y Dra. Mariana Elías, quienes dispusieron la detención de Ramírez y la pronta liberación de su hija, porque es menor de edad. Según pudo saberse, en ese preciso momento cuatro testigos voluntarios fueron a declarar a la Fiscalía, en tanto que unos 10 testigos adicionales dejaron sus datos para ser contactados más tarde. Estas primeras averiguaciones, dejaron prácticamente exonerado de toda culpa al conductor del colectivo, que ni siquiera se había percatado del accidente. (El Sol)

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota