14 de julio de 2010 | Destacado, Nacionales.

Miles de personas manifestaron el rechazo al matrimonio gay

14_marcha Buenos Aires, (NA) — Frente al Congreso nacional, unas 50 mil personas convocadas por las iglesias católica y evangélica manifestaron anoche su rechazo al proyecto que hoy debate el Senado para instaurar el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Se trató de la primera demostración coordinada en contra del enlace gay, que despertó un fuerte lobby de la Iglesia católica, encabezada por el cardenal Jorge Bergoglio, y que se replicó con igual intensidad en Córdoba, Rosario, Mendoza, entre otras ciudades del interior del país.
Los asistentes, quienes se manifestaron con cánticos y banderas a favor de la unión entre «hombre y mujer», también exhibieron el apoyo explícito de Bergoglio, quien envió una carta leída por altavoces en la que afirmó que la aprobación del proyecto «es un retroceso antropológico».
«Distinguir no es discriminar», enfatizó Bergoglio en su carta, leída en el palco montado frente al Congreso de la Nación y despertó los aplausos más calientes en la fría noche.
En simultáneo, en otros diez puntos de la Ciudad de Buenos Aires, con epicentro en el Obelisco, los militantes a favor de la iniciativa organizaron un «Ruidazo por la Igualdad», para apoyar la sanción definitiva de la ley que modifica el Código Civil para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Esa iniciativa tuvo el acompañamiento del INADI, que distribuyó material de «sensibilización acerca de la necesidad de lograr los mismos derechos con los mismos nombres».
En tanto, según afirmaron los organizadores de la marcha en contra del casamiento gay, la iniciativa convocó a «200 mil personas», aunque efectivos de la Policía Federal consideraron que los asistentes no llegaron a tanto, pero no arrojaron una cifra específica que superaría las 40 mil personas.
Los concurrentes ocuparon toda la avenida Entre Ríos-Callao a lo largo de unos 150 metros y también hubo gente reunida sobre la Avenida de Mayo y sobre Hipólito Yrigoyen.
También hubo marchas importantes en el interior de país, donde se siente el más fuerte rechazo a la iniciativa, expresado en capitales como Córdoba, Mendoza, Corrientes y Salta.
Un día antes de la discusión en el recinto del Senado, que será decisiva para la suerte del proyecto que ya tuvo la sanción de Diputados, los manifestantes elevaron su reclamo bajo el lema: «Los niños tienen derecho a una mamá y un papá; sí al matrimonio entre varón y mujer».
En otra carta, las autoridades de la iglesia evangélica pidieron a los legisladores que «obren de acuerdo al pueblo que los representa». «¿Cómo puede ser que nos traten de fundamentalistas?», enfatizaron los referentes evangélicos, y añadieron: «¿Qué es eso del avasallo de las mayoría de parte de las minorías».
A la vez, señalaron que los medios de comunicación «apuntan a cambiar el paradigma», y se quejaron porque «se escuchan declaraciones intolerantes.
«A los senadores que todavía piensan en votar a favor les pedimos que piensen en cómo será la educación de esos niños», recalcaron, y subrayaron que «Dios no está de acuerdo con la relación homosexual».
En el encuentro se pasó un video con las «marchas en contra que se hicieron en el interior del país», y también tocaron bandas de rock cristianas.
«Tengo derecho a un papá y a una mamá», «Madre hay una sola y padre también», fueron algunas de las inscripciones que se imprimieron en las banderas y camisetas que portaron los manifestantes frente al Congreso.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota