5 de agosto de 2014 | Concordia, Destacado.

Los ribereños del río Uruguay valoran positivamente el manejo de Salto Grande en la última creciente

ctm12Después de cada inundación los propietarios de campos, plantaciones y tierras ubicadas en las zonas ribereñas inician una serie de acciones destinadas a sobrellevar los perjuicios que puedan haber sufrido sus propiedades. Esta evaluación de daños y su resarcimiento forman parte de un proceso claramente determinado en el Manual de Procedimiento y Metodología para la Evaluación y Pago de los Daños Ocasionados por la Operación de la Represa de Salto Grande Durante Crecientes Extraordinarias, que la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande elaboró con este fin.

Hoy, cuando las aguas ya bajaron, los ribereños analizan lo ocurrido en la más reciente inundación, destacando el papel desempeñado por el complejo binacional Salto Grande. “Hubo un buen manejo de la gente de la CTM (Comisión Técnica Mixta de Salto Grande), lo que redujo el área de tierras inundadas aguas arriba de la presa y minimizó daños a particulares, los que fueron menos en la parte de Entre Ríos y más en Corrientes, por lo que vamos a elevar los reclamos correspondientes, como está establecido en la reglamentación vigente”, informó desde Mocoretá el presidente de la Asociación de Ribereños del Ríos Uruguay (ARRU), Bautista Dal Molín.

“La postura de los ribereños siempre ha sido que se priorice la situación de la gente por encima de cualquier daño que pueda haber a las tierras, las plantas o animales. Comprendemos que vale más los problemas que pueda tener una familia en Concordia, por ejemplo, que cualquier otro perjuicio que ocasione la creciente a los ribereños de aguas arriba de Salto Grande”, aunque claro está que este sacrificio debe ser indemnizado como corresponde y a la mayor brevedad posible, remarcó Dal Molín.

“Por eso nos parece muy bien la manera en que se manejó desde CTM esta creciente, ahora nos queda determinar y resolver los daños padecidos por este nuevo evento y retomar el tema de la Servidumbre de Ocupación Temporaria de Tierra por las aguas, establecido por el Dec. Nº172/05, como un modo de solución definitiva a esta vieja problemática que se viene dando desde la creación de la represa”, agregó.

En cuanto al procedimiento que permite a los ribereños recuperar los daños sufridos por las inundaciones, Dal Molín detalló que “la gente ya sabe lo que tiene que hacer y cómo hacerlo. Se trabajó por muchos años para llegar a definir todos los pasos de un proceso en el que intervienen la Secretaría de Energía de la Nación, la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y el Tribunal de Tasaciones de la Nación; todas instituciones del Estado que garantizan la transparencia de todo esto. Los ribereños están conformes porque se nos escuchó y se pudo establecer una buena forma de trabajo”.

Trabajo en equipo y diálogo permanente

Dal Molín destacó además que cuando Juan Carlos Cresto asumió la presidencia de la Delegación Argentina ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande se abrió un canal de diálogo que posibilitó grandes avances. “Cresto nos recibe y nos escucha; eso permitió que hayamos podido gestar una buena relación. Hay un trabajo en conjunto con CTM que hace posible que los problemas se vayan solucionando”.

“Él nos ayudó mucho porque pudimos llegar al Tribunal de Tasaciones y expresar nuestros argumentos. Se nos explicaba y pudimos dar un punto de vista. También con su intermediación pudimos hablar con un representante de la SIGEN, todo esto fue importante para la institución; pero una de las medidas más relevantes que adoptó Cresto fue haberle dado la responsabilidad a gente de su equipo de atendernos y siempre mantener el diálogo con nosotros, que para nuestra institución es algo muy positivo”, detalló Dal Molín.

En cuanto a las soluciones a las que se refiere el presidente de ARRU, es importante destacar que a poco de llegar Cresto a la CTM se destrabaron los pagos de indemnizaciones que durante muchos años fueron postergados y se avanzó en la confección del reglamento que actualmente se utiliza para cuantificar los daños por crecientes extraordinarias, con el cual se están tramitando numerosos reclamos de las inundaciones 2009, 2012/13, tal como también se hará con los provocados por la reciente de julio próximo pasado

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota