16 de julio de 2010 | Concordia.

LA POLICÍA SECUESTRÓ MEDIO KILO DE MARIHUANA Y 250 GRAMOS DE COCAÍNA EN UN CONTROL DE RUTINA

Es el cuarto operativo en el que se descubren sustancias prohibidas en nada menos que siete días. Ayer por la mañana en un control de rutina en la rotonda de Villa Adela, se secuestraron cerca de 250 gramos de cocaína discriminada en cebollines y cerca de 300 gramos de marihuana, y cigarriDROGA_INCAUTADA-53371llos armados, que habrían sido aventados en un terreno, desde un colectivo que transportaba personal de la zafra, para evitar ser descubiertos por los canes. En el lugar también se encontraron 6 armas blancas y, minutos después, se detuvo a un remisero de Chajarí que llevaba en el automóvil alrededor de 250 gramos de marihuana.

Como están las cosas, ya ni siquiera hacen falta grandes tareas investigativas para detectar estas cantidades de droga, sino que a través de controles de rutina, o sorpresa, al azar, se logran incautar cantidades importantes de estas sustancias prohibidas, tanto en las fronteras con el Uruguay como en las vías provinciales y en el interior de la ciudad. En los últimos siete días, se han detectado importantes cantidades en, al menos, cuatro operativos de rutina, a transportadores de estas dos sustancias. En el seno de las fuerzas encargadas de orden, comienza a germinar sin duda, la preocupación de que en Concordia funcione una verdadera cocina narco, ya que a menudo se comprueba que la droga sale de la ciudad hacia otro punto, y si a ello se le suma hace pocos meses se detectó una depósito de barriles que contenían los componentes para preparar el clorhidrato de cocaína, la hipótesis va cobrando más fuerza.

SE LAS SABEN TODAS En la mañana de ayer, mientras la Dirección de Toxicología realizaba un operativo de rutina, en conjunto con la Guardia Especial de la Jefatura, los funcionarios policiales detectaron una anomalía. Un colectivo, que transportaba personal de la zafra, se detuvo 300 metros antes de llevar al puesto y, luego, continuó su recorrido. Los canes adiestrados recorrieron el vehículo sin hallar nada; pero, de todas maneras, la anomalía antes mencionada motivo a los funcionarios a tomar la precaución de identificar a los ocupantes del colectivo. Seguidamente, una comisión de Tóxicos realizó un rastrillaje en el terreno en cuestión, y se logró secuestrar cerca de 250 gramos de clorhidrato de cocaína discriminados en al menos 15 envoltorios de polietileno, denominados comúnmente como “cebollines”, y alrededor de 300 gramos de Marihuana (Cannabis Sativa) en piedra y cigarrillos armados con la misma sustancia vegetal, junto con 6 cuchillos, que habrían sido aventados desde el colectivo para evitar la detección policial. Más allá de que se haya podido secuestrar la droga e identificar a los ocupantes del vehículo, el hecho de que la carga haya sido arrojada del colectivo dificulta seriamente la labor policial ya que no se le puede adjudicar le tenencia a ninguno de los pasajeros, a menos que alguno decida romper el voto de silencio. OTRO POCO EN UN REMÍS Minutos después de ese descubrimiento, la división de Tóxicos detuvo al azar un automóvil remís de la empresa José, color bordó, proveniente de la localidad de Chajarí, en el que los perros adiestrados detectaron la presencia de 250 gramos de marihuana, por lo que se dispuso el secuestro de la sustancia ilegal y la detención del conductor del rodado.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota