9 de abril de 2010 | Concordia.

La pediculosis encuentra en el arranque del ciclo lectivo un momento ideal para su proliferación. El Ministerio de Salud asegura que la plaga afecta al 80% de los niños. Los contagios se multiplican en clases. Advierten sobre riesgos para los chicos que se rascan en exceso.

1 piojoLa pediculosis afecta a ocho de cada 10 chicos en edad escolar, según un trabajo reciente del Ministerio de Salud de la Nación. En Paraná las consultas por pediculosis son frecuentes en las áreas de pediatría y dermatología de hospìtales y centros de salud desde que empezaron las clases. Los médicos advierten que rascarse provoca heridas en el cuero cabelludo que facilitan el ingreso de bacterias y el riesgo de infecciones. También alertan sobre el riesgo de intoxicaciones por automedicación.

La dermatóloga Analía Balzola trabaja en el hospital de niños San Roque donde las consultas son frecuentes. Destacó que la prevención es fundamental. Manifestó que si todos los padres le pasaran el peine fino a los chicos todos los días, la pediculosis disminuiría notablemente.

Pero tener piojos no es el problema mayor desde el punto de vista médico sino más bien el enérgico rascado que se proporcionan quienes sufren de los repulsivos visitantes. “El rascado desesperado de los chicos les provoca eccemas, microheridas en el cuero cabelludo que pueden generar infecciones”, dijo la especialista. En estos casos los chicos tienen que hacer un tratamiento médico a base de permetrina que será aconsejado por dermatólogos y pediatras.

En el aula Con el comienzo de las clases, la pediculosis parece que toma más fuerza. Es una postal muy frecuentes ver a niños y adolescentes rascarse sus cabezas sin parar, tratando de aquietar una picazón incesante. Son los piojos, los compañeros más persistentes que los chicos puedan tener en la escuela.

Las aulas son lugares ideales para la proliferación de este parásito, por eso se requiere el compromiso de todos los papás: limpiar el cabello y pasar el peine fino a diario parece ser el requisito fundamental. Los piojos deben buscarse, sobre todo, detrás de las orejas y en la zona posterior de la cabeza. El mejor consejo consiste en que las mamás se tomen un rato todos los días para revisar a los chicos y, de este modo, tratar de que entre al hogar el menor número posible de estos parásitos, según entendió la dermatóloga.

¿Cómo se contagia la pediculosis? Se produce por contacto directo de una persona infectada con otra, o bien por compartir elementos que pueden tener piojos, como peines, cepillos, el sombrero del compañero, las fundas de almohadas, toallas y hebillas. En este sentido la especialita recomendó evitar usar los elementos de los compañeros y lavar con agua caliente todos aquellos que estén en contacto con el niño que tiene pediculosis. “Después de pasar el peine fino hay que dejarlo en agua caliente al menos durante 10 minutos. También hay que lavar las sábanas y fundas con agua caliente”.

A la hora de quitar las liendres hay algunas técnicas caseras que ayudan a despegarlas para sacarlas con facilidad. Se trata de una técnica antigua y efectiva. La especialsita indicó que hay que colocar una medida de vinagre en dos de agua. aplicar este preparado y dejarlo actuar un rato antes del enjuague. El vinagre cierra las cutículas y así la liendre sale más fácil. Si el niño no tiene aún piojos, además del paso del peine, puede ayudar la colocación de spray repelentes que se consiguen en el mercado. “Pasarlo detrás de las orejas y el cuello que son los lugares más calientes del cuerpo”, dijo la dermatóloga.

En el mercado hay varios productos destinados a prevenir y tratar los piojos y liendres (ver aparte). De todos modos la profesional indicó que si hay infección el tratamiento debe ser indicado por un profesional porque la mayoría de los productos son tóxicos y no se pueden colocar todos los días. Manifestó que en el hospital San Roque en caso de detectar un caso se entrega un desenredante a base de permetrina que es muy efectivo. Está claro que, como en la mayoría de las enfermedades y males, los métodos de prevención resultan los más eficaces. Aplicados a tiempo y en forma constante le evitarían a los niños algunos de los muy serios problemas que manifiestan cuando sufren pediculosis, tales como dificultades de aprendizaje, vergüenza, distracción y otras consecuencias sociales desventajosas.

Características Los piojos son insectos que viven y se desarrollan exclusivamente en el ser humano, causa de la pediculosis, una enfermedad cutánea producida por la infección de estos parásitos.

Estos insectos se alimentan de restos de la piel, secreciones sebáceas y de la sangre que absorben directamente de una persona.

Se pueden desarrollar principalmente en la cabeza, el pubis o bien en todo el cuerpo.

Los parásitos se propagan principalmente en la edad escolar, miden de dos a tres milímetros de longitud, son de color grisáceo, tienen una vida promedio de tres semanas en las que pueden reproducir de 100 a 300 huevesillos, también llamados liendres. El síntoma principal de la pediculosis es la picazón del cuero cabelludo, ocasionado por la irritación de la saliva que el insecto deposita en la pequeña herida de la picadura. La irritación puede ser tan intensa que, al rascarse, se pueden producir rasguños en la piel e infecciones bacterianas.

Un diagnóstico de piojos se da cuando directamente se observa al parásito o a sus huevos en el cabello, muy similares a la caspa.

Recomendaciones ► Usar el pelo corto o recogido. ► Lavarse la cabeza con la mayor frecuencia posible. ► Revisar diariamente el cabello y el cuero cabelludo. Pasar el peine fino todos los días por el pelo. ► Evitar compartir sombreros, broches con los compañeros. ► En caso de pediculosis, lavar peine, sábanas y fundas con agua caliente. ► En caso de contagio, dar aviso a los lugares de concurrencia habitual (escuela, jardines, oficinas) para controlar el foco.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota