10 de marzo de 2011 | Concordia, Destacado.

JORNADAS DE PREVENCIÓN DE VIOLENCIA FAMILIAR EN LA MUNICIPALIDAD

Con la organización del Centro de Fortalecimiento Social que dirige el Lic. Mario Sarli, y en el marco del día Internacional de la mario_sarli-8ff3dMujer, se realizó ayer en el Salón de actos de la Municipalidad, una jornada sobre violencia familiar. Contó con la presencia de funcionarios judiciales que atienden la problemática, docentes, profesionales que expusieron sus experiencias, relataron casos y debatieron en busca de soluciones que permitan modificar la realidad de quienes sufren el flagelo de la violencia familiar. Al hablar sobre los casos de violencia que se ven en el Centro los profesionales sostienen que es muy difícil que se llegue a la violencia física, si primero no hubo todo un proceso de violencia verbal y psicológica. Por eso es importante que si este tipo de situaciones se repiten, se hacen habituales, quienes son víctimas puedan recibir asistencia y evitar consecuencias mayores. “Por esta razón hay mujeres que muchas veces se acercan al centro buscando una escucha, buscando contención, donde no se la juzgue, ese espacio lo pueden encontrar en el centro de fortalecimiento”.

También destacaron que las personas deben acercarse más allá de cumplir el objetivo del mandato jurídico (al denunciar violencia en el juzgado éste las deriva a un proceso terapéutico). “Si sólo hay vocación de cumplir con lo legal el proceso terapéutico queda trunco y no se resuelve el problema de fondo. Las víctimas de la violencia familiar y los que la ejercen deben tener el deseo real de cambiar esa realidad, deben ser concientes del daño que se les hace y que hacen a los demás” destacó el Licenciado Mario Sarli.“Como trabajadores de la salud mental tenemos que propiciar esa escucha para cambiar el estado de situación de una persona, tarea fundamental y que da la razón de ser a este equipo” Los psicólogos y operadores sociales que integran el Centro renovaron el compromiso de seguir trabajando de manera integral con las instituciones que se ven involucradas.

“La extorsión, el insulto, la amenaza, el coscorrón, la bofetada, la paliza, el azote, el cuarto oscuro, la ducha helada, el ayuno obligatorio, la comida obligatoria, la prohibición de salir, la prohibición de decir lo que se piensa, la prohibición de hacer lo que se siente y la humillación pública. Son algunos de los métodos de penitencia y tortura tradicionales en la vida de familia. Para castigo de la desobediencia y escarmiento de la libertad, la tradición perpetúa una cultura del terror que humilla a la mujer, enseña a los hijos a mentir y contagia la peste del miedo…” Eduardo Galeano

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota