23 de septiembre de 2010 | Concordia.

HOMICIDIO EN EL BAR “LA TOLA”

El imputado, Rafael P1 TRIBUNALES_CDIA-6-806adalacios está en libertad con medidas restrictivas, de este hecho ocurrió el domingo 11 de octubre de 2009, alrededor de las 4.00 de la madrugada; cuando a causa de una fuerte tormenta que azotaba la ciudad, la wiskería “La Tola”, ubicada en el acceso a Colonia Ayuí, quedó totalmente a oscuras tras un repentino corte de luz. Fue entonces cuando Edgardo Benítez, (34) fue apuñalado y muerto. Un testigo afirmó saber quien era el matador, un vecino de la víctima, con quien tenía problemas de vieja data.

En la mañana de ayer se confirmó la elevación a juicio del caso por el que se investiga la muerte de Edgardo Alberto Benítez, de 34 años, quien fuera apuñalado la madrugada del domingo 11 de octubre de 2009, en una Wiskería ubicada en el acceso a Colonia Ayuí. Esa madrugada, una fuerte tormenta cayó sobre Concordia y según precisaron los testigos, un corte de luz dejó el bar completamente a oscuras; en ese momento, Benítez sintió el calor del vil metal cortando la piel de su abdomen, y dejándolo con las vísceras expuestas para luego morir. El presunto asesino, Omar Rafael Palacios (23), fue detenido a las ocho de la noche del mismo día en la casa de su abuela, a media cuadra de donde se estaban velando los restos de la víctima. El arma fue encontrada una semana después en un terreno baldío contiguo a la vivienda donde fue capturado el acusado, que queda aproximadamente a unos 5 kilómetros del lugar del hecho y se presume que el acusado habría vuelto a pie. A poco de ser detenido, Palacio fue imputado por homicidio y se le dictó la prisión preventiva, debido a que por la cercanía de su vivienda con la de muchos de los testigos, se sospechaba que pudiera interferir con el proceso de justicia. Pasados tres meses de esa audiencia, la Fiscalía pidió una extensión de la preventiva alegando que faltaban recabar algunos elementos en la investigación, la que fue concedida; pero una vez concluido ese periodo, el Juez de Garantías entendió excesivo seguir privando la libertad del acusado, que fue puesto en libertad con medidas restrictivas. El Palacios se comprometió a cumplir con las medidas que había propuesto como paliativo, se mudó a la casa de su hermana en otro barrio y prometió bajo pena de prisión no acercarse a los familiares de la víctima ni a posibles testigos, y en estas circunstancias a permanecido hasta la fecha, a la espera del Juicio y compareciendo a Tribunales toda vez que se lo ha citado. Hace un par de semanas, los familiares de la víctima denunciaron que Palacios había violado la medida restrictiva, pero tras una audiencia pública se comprobó que trataba de un accidente; Palacios viajaba en colectivo urbano de la casa de su hermana al trabajo, cuando uno de los familiares abordó el micro y lo vio. La denuncia fue desestimada y el imputado permaneció en libertad. Ahora la causa fue elevada a la cámara del crimen, que deberá ponerle fecha al juicio oral y público en el que Palacios será acusado por el Fiscal Fernando Martínez Uncal y defendido por el Defensor Oficial Eduardo

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota