7 de noviembre de 2009 | Nacionales.

Hola, habla Néstor, con Cristina no tenemos rencores

El ex presidente Néstor Kirchner llamó por teléfono a un productor de Federación Agraria Argentina. En plena reunión con el ministro de Agricultura, Manuel Förster, un chacarero de 38 años, de Stroeder, recibió el llamado

El ex presidente llamó a un miembro de Federación Agraria y le prometió fondos. Además, le dijo que él y la presidenta no le tienen rencores al sector que se convirtió en una piedra en sus zapatos. Los ruralistas no saben si creer que se trata de un verdadero acercamiento o una maniobra para dividir a las entidades, que no quedaron conformes con que la FAA se haya «cortado sola».

Ayer el ex presidente Néstor Kirchner llamó por teléfono a un productor de Federación Agraria Argentina. En plena reunión con el ministro de Agricultura, Manuel Förster, un chacarero de 38 años, de Stroeder, una pequeña localidad castigada del sur bonaerense, recibió la llamada poco esperada.

En la charla sorpresiva, el marido de la presidenta le prometió un subsidio de cinco millones de pesos para los productores arruinados por una sequía de tormentas de arena que ya lleva dos años en el partido de Patagones. Con la promesa de que los fondos serán manejados por la filial de FAA.

Además, Néstor le aseguró que «con la Presidenta no les guardamos ningún rencor”.

Según publicó Crítica Digital, la jugada del Gobierno, que desconcertó a todos en la Mesa de Enlace, empezó con un llamado que Eduardo Buzzi, titularde la Federación Agraria Argentina, recibió justo antes de una conferencia de prensa en el Congreso de la Nación para relatar las urgencias de los chacareros de las zonas más perjudicadas de la región central.

El titular de Agricultura, Julián Domínguez le propuso escuchar los reclamos en su despacho. Y Buzzi, a pesar de que las entidades habían dado por caídas las negociaciones con el Ejecutivo, no pudo decir que no. “Nos dieron soluciones. Haber ido no nos transforma en oficialistas. Los productores se fueron con promesas para resolver sus problemas. Y le dejamos claro que las políticas generales se discuten con la Mesa de Enlace”, explicó el presidente de FAA.

En ese encuentro, Domínguez les habló de hechos y no promesas: les dijo que la presidenta le había ordenado a Mercedes Marcó del Pont (presidenta del Banco Nación) parar los remates de campos en todo el país. A los entrerrianos, encabezados por Alfredo De Angeli, los alentó para que pidieran la emergencia hídrica de la provincia para que, entonces, el Ministerio pueda ayudar a los ruralistas que tienen que sacar ganado de las islas del Delta por la crecida del Paraná.

Además, el funcionario se comprometió a sacar del actual sistema de cartas de porte, la exigencia del código de trazabilidad en el flete corto (el tramo que va desde los campos hasta los acopiadores). Y el grupo de productores del norte santafesino, a su vez, se llevó un compromiso de los funcionarios para mediar ante Salta y Santiago del Estero para que dejen correr agua hacia el departamento de Nueve de Julio donde la sequía es atroz.

Este acercamiento entre el Gobierno y la Federación Agraria generó polémica entre las otras tres entidades agropecuarias que conforman la Mesa de Enlace. Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas y la Sociedad Rural Argentina no quedaron demasiados contentos con que sólo FAA haya estado presente el Ministerio de Agricultura.

“Cuando tenés un triunfo no lo podés vivir con culpa”, analizó ayer Buzzi. Que, igual, tuvo que explicarles a Hugo Biolcati, Mario Llambías y Carlos Garetto la situación. Y aprovechó para decirles que Domínguez insistió, de mil formas, con que sería bueno retomar las negociaciones.

En Sociedad Rural le restaron importancia al encuentro. “Sólo se trataron temas puntualenestors”, dijeron. En CRA, sin embargo, la visita de Buzzi los sorprendió. “Hubiésemos preferido acompañar, que no vayan solos, pero Federación Agraria es una de las cuatro entidades y decidió ir sola. Hay que entender que los reclamos no son sólo de los productores federados, sino de todos. Por eso sacamos un comunicados exigiéndole al Gobierno que reglamente la ley de emergencia agropecuaria, que fue lo que prometió Domínguez en la última reunión”, se quejó Javier Jayo Ordoqui, secretario de CRA. Aunque Carlos Garetto, de Coninagro, se mostró comprensivo.

“El encuentro no modifica la unidad, cada una de las entidades tiene su propia identidad y tiene que resolver sus problemas”, justificó Garetto.

“Lo primero que le aclaramos a Domínguez fue que todos los intentos por dividir a la Mesa de Enlace no habían funcionado. Y que tampoco van a funcionar”, justificó Pedro Peretti, director de Federación Agraria.

Después del largo encuentro en el Ministerio, algunos dirigentes se ilusionaron con la posibilidad de que el Gobierno esté tratando de recomponer. “En una de ésas Néstor se dio cuenta de que el conflicto no le conviene”, se entusiasmó un dirigente de la conducción de FAA. Pero no descartaron la posibilidad de que la simpatía repentina del ex presidente, los subsidios y promesas, formaran parte de un intento más de los Kirchner para dividir y seguir reinando.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota