20 de octubre de 2009 | Provinciales.

Gastarán 70 millones en autódromos y nuevo edificio de Economía

La provincia se endeudará por casi 1.000 millones para realizar obras. “Ya tomó un crédito del Banco Nación para pagar salarios”, dijo Casaretto. Con el presupuesto 2010 se proyecta “la inercia del déficit, sin aumento salarial”

casareto

Marcelo Casaretto

El miércoles pasado, el Poder Ejecutivo provincial firmó el proyecto de ley de Presupuesto 2010, que esta semana tomará estado parlamentario.
Marcelo Casaretto, ex Ministro de Economía de Entre Ríos, dijo a Noticiauno que está “siguiendo permanentemente los números de la provincia” y que ve “de qué manera las decisiones que se toman, desacertadas, van teniendo consecuencias para el conjunto de los entrerrianos”.

“Cuando se hicieron estimaciones de ingresos excesivas, en el año 2008 y en el año 2009, nosotros lo apuntamos”. “Partiendo de la base de que iban a tener de altos ingresos, instalaron altos gastos”, y “cuando los ingresos no de produjeron, finalmente la provincia ya había instalado los gastos”, describió.

Casaretto afirmó que la provincia “fue instalando un déficit creciente que al inicio del 2008 no existía”. “Se fue ampliando hasta terminar el año 2008 con 300 millones de pesos (déficit en las rentas generales), y se fue ampliando más en el 2009, hacia los 600 millones anuales”, detalló.

Recordó que eso fue “desmentido” primero por el Gobierno y “finalmente” fue reconocido “en cuotas”.

Ahora, el Poder Ejecutivo, “en la presentación del Presupuesto 2010 solicita una autorización para convalidar un déficit de 580 millones, en el artículo 6º de la Ley de Presupuesto”.

“Así que después de tanto revuelo que se armó, con declaraciones del Gobernador, el Ministro de Economía, dos o tres meses después, terminan reconociendo que lo que yo planteé era estrictamente lo que estaba pasando”, insistió.

Casaretto advirtió a Noticiauno que “puede ver que esta dificultad de la provincia se sigue pronunciando”. “No sabemos si a fin de diciembre no vamos a estar en un monto superior, arrastrándose una situación complicada para el año 2010, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de los escalafones llevan más de un año de congelamiento salarial”, dijo. “Hay reclamos del sector docente, de empleados públicos, de los sectores de salud y demás” para que “por lo menos se le compense parte de la inflación”.

Dado que “la inflación oficial del INDEC está en torno al 9 por ciento”, para el economista “por lo menos debiera aumentarse (los salarios) en esa dimensión”.

“Los convenios privados nacionales que homologó el Ministerio del Interior están entre el 15 y el 19 por ciento”; ese “sería otro parámetro razonable”, indicó.

“La Presidenta aumentó un 15 por ciento los salarios a los empleados nacionales” y algunas consultoras ubican “la inflación real por encima del 20 por ciento anual”, detalló.

Con “cualquiera de los parámetros”, la provincia “debiera haber ajustado los salarios o debiera hacerlo en los próximos meses”, señaló.
Y “si hay una situación de desfinanciamiento, todos los aumentos adicionales vendrían a engrosar el nivel de déficit de la provincia de Entre Ríos”. Entonces “el asunto es si hay (o no) financiamiento”.

“Financiamiento hay” -dijo-, pero “hay una decisión del Gobierno de orientarlo hacia obras”. “Eso se puede ver en lo que es el plan del Gobierno hasta hoy y también en lo que se proyecta para el 2010”.

“En vez de pensar en mejorar los servicios públicos y mejorar la situación de los trabajadores y los jubilados, se sigue pensando en hacer más obras, algunas necesarias, otras no tanto, y eso es una dificultad que el Gobierno tiene”.

Consultado sobre si el Presupuesto Nacional 2010 genera alguna expectativa para las provincias, Casaretto dijo que el presupuesto enviado al Congreso por el Ejecutivo Nacional, que “normalmente allí se discute y se hacen cambios”, “en este caso no ocurrió, se aprovechó el revuelo que se generó por la Ley de Medios y se metieron la leyes económicas y se aprobaron a libro cerrado”. Además, “junto con el Presupuesto se metieron la prórroga de los impuestos y la suspensión de la Ley de Responsabilidad Fiscal”, dijo.

Al vencer los impuestos que se prorrogaron en Diputados y requerir una nueva Ley “era una gran oportunidad para discutir los recursos para las provincias”.
Pero “no se discutió nada y se aprobó el impuesto al cheque con una prórroga de dos años, hasta el 2011 y el impuesto a las ganancias y los otros impuestos por diez años, hasta el 2019”, lamentó.

Por lo tanto “hasta fin de este Gobierno no va a haber un solo peso adicional”, sentenció.

Por otra parte, “al plantear diez años de prórroga, está trascendiendo este periodo de Gobierno, o sea que estamos consolidado una situación en la cual las provincias continúan cediendo millonarios recursos en favor del gobierno nacional”.

Casaretto explicó que “se incluyeron dos artículos en el Presupuesto (nacional) 2010, el 73 y 74, en los cuales el Congreso faculta al Poder Ejecutivo”, de manera “totalmente discrecional” para “atender la situación de las provincias en caso de déficit o de problemas para pagos salariales o servicios públicos esenciales”. Esto implica que el Gobierno nacional “pueda hacerlo con unas provincias sí y con otras no, en la dimensión que lo estime necesario y en el momento que lo crea conveniente”.

“Pero de ninguna manera se asegura el financiamiento de la provincias y el cumplimiento de los pagos esenciales”, advirtió.

Además, “en el 74 se incluye una facultad para que el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Economía, “pueda” renegociar las deudas provinciales”. En el caso de Entre Ríos, “estamos con vencimientos por 460 millones de pesos”. Entonces la Nación “puede” condonar esa deuda, “puede” refinanciarla, “puede” condonar la mitad, “puede” decidir “que este año no se pague nada, que el año que viene tampoco o que por 10 años no se pague”. “Es totalmente discrecional la decisión que va a tener el Ejecutivo Nacional acerca de las deudas provinciales”, criticó.

“Concentramos los recursos por un lado, y concentramos el poder de decisión en cuanto al manejo de esos recursos, lo cual lleva a que uno no pueda ver el horizonte posible para la provincia de Entre Ríos”.

Sobre la suspensión de algunos artículos de la Ley de Responsabilidad Fiscal, aprobada también por la Cámara de Diputados de la Nación, Casaretto manifestó que “de esta manera, al no tener recursos, se está facultando a que las provincias puedan endeudarse, aún para pagar gastos corrientes, por lo que creo -dijo- que la solución era darle más recursos a las provincias en forma automática, sin pasar por la discrecionalidad del Ejecutivo, y no esta solución, que es autorizarle a endeudarse”, reiteró.

Para el ex titular de Economía, lo que está viendo, es que “la provincia está aumentando su endeudamiento en una forma notable”.

Con preocupación, Casaretto recordó que “hoy los bancos tienen prohibido prestarle a las provincias, a no ser que tengan una autorización especial del Ministerio de Economía y del Banco Central” y que “Entre Ríos ya tomó un crédito del Banco Nación el mes pasado para pagar los salarios”.

En el proyecto de presupuesto provincial 2010 firmado por Urribarri, “hay financiamiento orientado hacia las obras”. “Entonces, uno mira lo que se está haciendo en el 2009, muchos anuncios de obras con financiamiento nacional, pero que (en realidad) son créditos que la Nación le da a la provincia con garantía de coparticipación y que hay que devolver a lo largo de los años”, apuntó.

“No es plata que viene sin cargo”.

“Si miramos el Presupuesto provincial 2010 que entró a la Legislatura”, hay “gran cantidad de obras anunciadas que se plantean hacer con endeudamiento”, sostuvo.

“La Nación le va a prestar la plata a la provincia de Entre Ríos, que en esta gestión y en las gestiones que vienen tendrán que devolver”.

Casaretto puntualizó que en el presupuesto provincial enviado a la Cámara baja, hay “una autorización en el artículo 6, de 580 millones de pesos de endeudamiento, para (cubrir) el déficit de este año (2009)”; “después, en el artículo 7, autoriza a tomar fondos de Organismos, que (hasta ahora) se podían tomar transitoriamente, pero que había que devolver; y ahora (en el proyecto para 2010) plantea que se puedan reintegrar en futuros ejercicios fiscales”.

Esto significa que “también se va generando una bola que se va pasando de año en año y que va a trascender para el próximo gobierno”.

En cuanto al endeudamiento que prevé contraer la provincia para el año próximo, según el proyecto de presupuesto, Casaretto afirmó que existe “una autorización para una deuda de 100 millones de pesos para caminos agrícolas provinciales, otro endeudamiento de 25 millones de pesos para el Acceso por Oro Verde, otro de 40 millones para el Acceso a Villa Paranacito, otro endeudamiento de 100 millones para el Acceso a Ibicuy, otro de 35 millones más para el Acceso Ibicuy, uno de 100 millones más para la Ruta 23 (entre Villa Elisa y Caseros), otro endeudamiento de 35 millones más para el camino entre Sola y Maciá, otros 140 millones para un nuevo Hospital en Paraná, 40 millones más de endeudamiento para un Colector en Gualeguaychú, otros 13 millones para un Colector en un barrio de Paraná”, etc.

Es llamativo, en el contexto económico actual alegado desde el Gobierno, que el Presupuesto 2010 firmado por el Ejecutivo contemple “35 millones de pesos (vía endeudamiento) para construir un nuevo edificio para el Ministerio de Economía de la provincia” y 17 millones de pesos (que también sumará más deuda), para el Autódromo de la ciudad de Paraná y otro de “17 millones para el Autódromo de Concordia”.

A todo lo anterior “tenemos que sumarle del artículo 10”, que fija otros “395 millones de pesos” de endeudamiento más para otras obras “adicionales”, dijo.

Es decir que en 2010 la Provincia tiene previsto contraer deuda, garantizada con la coparticipación, por casi 1.000 millones de pesos, para obras.

Luego del análisis pormenorizado de los números para 2010, definió “que es un plan de gobierno que consagra un déficit en las cuentas públicas, no contempla recursos para incrementos salariales para el año que viene y tampoco para los jubilados en ninguno de los escalafones, y se plantea hacer obras sobre la base de endeudamiento”.

“Esto marca una preocupación”, reiteró.

“Cerramos este año con 600 millones de pesos de déficit y no sabemos el año que viene lo que va a pasar si se consagra esta política de aumentar el endeudamiento provincial”.

Con el presupuesto 2010 se proyecta “la inercia de déficit” “sin aumento salarial” y “si hubiera aumentos, habría un desfinanciamiento adicional” y “si se concretan estos endeudamientos solicitados para hacer más obras, la deuda crecería fuertemente”.

Concretamente, “en las mismas proyecciones que el Gobierno hace (para 2010), producto de este plan de obras, plantea un exceso de gastos totales de 848 millones de pesos, frente a los ingresos totales de la provincia”, anticipó.

Es como si “un padre de familia va y pide un crédito para ampliar la casa, cuando no puede pagar la cuenta del supermercado, de la farmacia y del almacén”, graficó.

El economista coincidió en que es difícil avizorar el futuro de la gestión Urribarri en números. Planteó que habrá que analizar “las decisiones que se vayan tomando”. “Si la provincia en diciembre del año pasado obtuvo un financiamiento extra de 140 millones, en abril de 180 millones, ahora en agosto tuvo un crédito del Banco Nación como endeudamiento adicional, si va teniendo ese financiamiento y se le autoriza a tomar los fondos afectados de otros organismos, posiblemente pueda seguir pagando los salarios sin mayores atrasos”, dijo.

“Pero está dependiendo siempre de la discrecionalidad del Ejecutivo Nacional”. Además, el endeudamiento provincial “se paga a lo largo del tiempo”.

Actualmente “hay un límite (de endeudamiento) que establece la Ley de Responsabilidad Fiscal, que hasta hoy se está cumpliendo”.

Pero “al suspenderse la Ley de Responsabilidad Fiscal” (medida que sancionará finalmente el Congreso esta semana) “se abre una puerta como para que pueda dejar de cumplirse” y “endeudarse más para hacer algunas obras”.

“Tal vez en una relación privilegiada con la Nación”, se pueda decir “no vamos a dejar que la sangre llegue al río y vamos a atender la situación de Entre Ríos este mes, el mes que viene y el que viene, pero, ¿cuánto tiempo más?”, se preguntó.

“Uno como entrerriano tiene que plantearse un esquema sustentable para el futuro, sin depender de la “gracia o no gracia” que tenga el Gobierno nacional respecto de los gobernantes, porque hay más de 70 mil personas entre empleados públicos y contratados y hay más de 30 mil jubilados”, cuyos ingresos “dependen de las decisiones que el Gobierno tome”, enfatizó.

Casaretto aclaró que “no es que uno está de acuerdo o no con la decisión que toma el gobernador (Urribarri)”, lo que pasa es que “las decisiones que se toman inciden sobre muchísimos entrerrianos, tal vez un 30 por ciento de la población entrerriana tiene una relación casi directa con el Estado y otra porción importante de manera indirecta se vincula con las decisiones que se toman en relación a la administración de la cosa pública”, afirmó.

Finalmente sugirió que el Gobernador “tendría que plantearse primero manejar las cosas que son de responsabilidad directa”, que es “mantener el equilibrio fiscal y mantener una prioridad en cuanto a la situación de los trabajadores y los jubilados provinciales”, que incluye “pagarle los salarios y aumentárselos por lo menos en una relación directa con el aumento de los precios”.

“Si después tiene financiamiento para hacer una ruta más, dos autódromos más o un edificio para el Ministerio de Economía, que lo haga”.

“Pero si a miles de docentes, enfermeros, empleados y jubilados se les dice “no hay dinero”, y se proyectan este tipo de obras, es que evidentemente “las prioridades están alteradas”, concluyó. Noticiauno

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota