14 de enero de 2010 | Deportes.

Federal: La violencia le gano al fútbol , el juez del partido termino hospitalizado

BOCHORNOSO FINAL LA VIOLENCIA LE GANÒ AL FÙTBOL Hubo piñas, patadas y 4 detenidos triste y lamentable lo ocurrido este domingo en cancha Las Flores. Tarde triste, lamentable, olvidable, la violencia, la intolerancia, el arrebato, la falta de sentido común las piñas, los golpes y patadas entre jugadores, la irracionalidad, la gresca dentro y fuera de la cancha, los ánimos exaltados, alterados, la ineptitud y falta de conocimiento del árbitro, la falta de respeto, los manoseos, los insultos, las agresiones y el bochornoso final que incluyó el ataque al árbitro Horacio Barrios (52) de Santa Elena.

GERMAN PONTNAU Radio 24 Fm 95.9

 3021mailEl choque entre vecinos de dos populares barrios federalenses y 4 detenidos por la Policía local, más el traslado del a la postre más agredido el juez, al Hospital Urquiza para hacerse placas y constatar lesiones, de ahí luego a la Jefatura para realizar una denuncia., son el saldo de un domingo absolutamente negro para el fútbol federalense.

 «Hoy perdimos Todos» dijo el Sub Jefe Alsina, y es un fiel reflejo de lo que fue esta circunstancia tan preocupante de violencia deportiva.

 La tarde pintaba de pelos de punta, la necesidad, la urgencia por lograr un resultado positivo, para nada justifica los medios con que se llegue a esa circunstancia, el fútbol es un permanente generador de pasiones, de ánimos exaltados, pero nada justifica lo que sucedió, inclusive sentirse alevosamente perjudicado por un árbitro, tampoco justifica reaccionar de manera violenta y los integrantes de ambos equipos lo hicieron especialmente entre sí, cuando ya a los 15 minutos del primer tiempo se empezaron a patear, con deslealtad, a jugar brusco, vehemente, y si bien para algunos escritores contemporáneos el fútbol es un juego ordinario, ruin despojado de toda belleza y que permanentemente refleja la condición del humano del viviente y nos espeja tal cual somos en esta sociedad castigada permanentemente por este tipo de situaciones, lo ocurrido es un hecho más de los tristes y lamentables que nos entrega el deprimido y pobre fútbol entrerriano.

  Los jugadores son culpables de lo sucedido, pero también la Federación Entrerriana, los dirigentes por avalar y enviar a formar parte de estos espectáculos deportivos a personas que no están preparadas, que no están a la altura de las circunstancias, que demuestran una falta total de conocimiento del reglamento, de personalidad, de estado físico, este domingo 10 de enero quedará marcado a fuego por un hecho absolutamente inusual y vergonzoso, además de lo ocurrido cuando decidió expulsar al delantero Sergio Luna de 25 de Mayo por una agresión con golpe a Sergio Duarte de Malvinas, Barrios realizó una puesta en escena que con sus gestos exagerados no hizo más que empezar a fogonear lo que después fue un verdadero incendio, lo acorralaron, lo empujaron, le gritaron lo insultaron, y solo se dejó prepotear, si algo faltaba para darnos cuenta que la bomba iba a estallar, fue a los 23 minutos del P.T.

 Detuvo el juego para que tomen agua, se refresquen, pero Barrios y sus Asistentes se retiraron del campo de juego y se fueron al vestuario y cerraron la puerta, dejando solos a los 22 protagonistas del partido y los suplentes, perdieron por completo el control del partido y de lo que allí ocurría por espacio de dos minutos, pudieron agredirse en ese momento que el juez no hubiera tenido la más absoluta idea de lo que hubiese ocurrido dentro del campo por que inconcebiblemente se fueron de la cancha, increíble, un disparate, como si hubiera terminado el p.t., es cierto la culpa no la tiene el chancho sino quien le da de comer, y por eso en este atropelló y falta de respeto a la gente que paga la entrada, no deberían designarse personas con tan menguada capacidad arbitral, quedamos atónitos, incrédulos, no podíamos siquiera imaginar que, lo que estábamos viendo fuese real, en fìn.., a partir de ahí vino el típico referato de la ley de la compensación, una para vos una para mí, y así cobró un penal muy dudoso de Jonathan Gonzàlez contra Exequiel Isais Soto, que Cesar Hereñu con remate certero se encargo de cambiar por gol, después vendría el gol de Asdrúbal Chaparro que según Barrios cuando el volante cayó en el área chica y marcó el segundo, empujo o tocó la pelota con la mano, siguió la jugada desde el medio campo, pero igual alcanzó a observar esa supuesta acciòn ilegal, jugarìa hasta el minuto 51 del P.T.

 Y por supuesto en un trámite áspero, de permanentes cachetazos y agarrones entre los protagonistas, fueron esos manotazos los que a los 10 del s.t., generaría que Sebastiàn Cardozo pegándole a Daniel Martìnez y de esa situación la incomprensible reacción del arquero Josè Marìa Lòpez, y la participación de no menos de 6 a 7 jugadores por equipo, vendrían las piñas, patadas, todo lo que se le ocurra pasó.

 Este hombre de negro solo expulsó para sacarse de encima el pleito de pugilato, a Cardozo y López, y siguió el partido, acto siguiente el penal de Calgaro a Taborda, (no cobrado) plancha al pecho, le quedaron marcados los tapones, y por último el gol de la mitad de la cancha que desató la gota que le faltaba al vaso para rebalsar, porque mientras tanto se vivieron actitudes neuróticas, histéricas, alteradas que dejaron en evidencia que Barrios y sus asistentes Elvio Holmos y Jorge Santamarina no sabían en realidad como manejar esta situación.

 Y si bien es cierto también que ellos no tienen la culpa de que Malvinas no tenga profundidad ofensiva, esquema de juego etc, y que nuevamente dilapidara una veintena de situaciones de gol muchas de ellas resueltas por un extraordinario Martìn Peñalba Calgaro, que tapò al menos 6 muy claras, su forma de llevar adelante las riendas del juego hicieron que los jugadores se atrevan a todo y que también desde las tribunas inadaptados arrojen piedras al terreno, lamentablemente el epilogo que llegó con un gol de otro partido, mitad de la cancha Hereñu la tirò al arco por elevaciòn y el Patito Rodriguez que habìa ingresado para reemplazar a López no alcanzò a desviarla, le pelota pico y saliò, pero el asistente se eyectó al medio marcando el gol que convalidó el àrbitro y a partir de allì se desatò la batalla, y la seguidilla de agresiones de los jugadores hacía el responsable de impartir justicia, golpeándolo incluso cuando estaba en el piso, pudo ser aún más grave, sino lo protejen desde la Policìa Federalense.

 El enfado se traslado a las calles y la conmociòn, la violencia se generò en la esquina de 25 de Mayo y Santa Fe, una verguenza, lamentable y muy triste para el fùtbol de Federal, todo lo ocurrido solo nos deja una sensaciòn de angustia y desazòn, de impotencia y frustraciòn, porque en el medio estàn quienes con esfuerzo y dedicaciòn han luchado y trabajado para que Federal vuelva a tener una participaciòn decorosa e importante dentro del fùtbol provincial, y ven como tanto sacrificio se derrumba en un par de minutos.

Lo que vendrà seràn las consecuencias, y habrà que observar ahora atentamente que decidiràn despuès de observar los informes las autoridades del Tribunal de Disciplina de la Federaciòn, que pasarà con Horacio Barrios..? y con Malvinas…? en este certamen que esta vez clavò un puñal a todos aquellos que van a la cancha para ver un partido de fútbol. FMCIENFEDERAL.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota