5 de noviembre de 2009 | Provinciales, Ultimas Noticias.

Federación: “Los gremialistas responsabilizan, a los ediles por inminentes medidas de fuerza”

escudoNadie hubiese imaginado la magnitud del conflicto que se suscitó este lunes en el Concejo Deliberante, cuando todo indicaba que la visita del Secretario de Turismo, se encuadraba dentro de lo que se conceptúa como un procedimiento normal. El trámite parecía simple. La Presidencia Municipal le había encomendado su concurrencia al recinto, con la misión de gestionar la ratificación del convenio de pago firmado por el Departamento Ejecutivo con la Caja de Jubilaciones así lo indica DiaUnoConcordia.

 Sin embargo nada de lo que sucedió fue simple. De inmediato los concejales demostraron que no estaban dispuestos a firmarlo,  aunque sin interponer una razón de fondo ni tampoco poner sobre el tapete alguna propuesta alternativa.

 Palabras van, palabras vienen, pronto comenzaron a caldearse los ánimos, especialmente cuando el Secretario de Turismo les imploró que trataran y aprobaran las numerosas Ordenanzas que el Ejecutivo viene girando, que los concejales no sólo no resuelven, sino que directamente ni se molestan en tratar.

 Un empleado administrativo del Concejo dijo en su defensa que era entendible, ya que con tanto calor y justo después de cobrar, la preocupación de la mayoría de ellos estaba esencialmente direccionada a constatar si era cierto que Punta del Este estaba más barato que Florianópolis o Torre, por causa de la suba del Real.   

Y si algo faltaba para caldear en mayor medida el ambiente y hacerlos anhelar aún más el próximo periodo de receso legislativo, se produjo precisamente en este punto. Fue  cuando  irrumpieron varios integrantes de la conducción de uno de los gremios municipales. Se dice que en determinado momento se cerraron las puertas del recinto, lo cual no impidió que se escucharan las voces in crescendo y las acusaciones a nuestros honorables y dedicados ediles de “haraganes” e “irresponsables”, debido a que tenían “cajoneados por inoperancia”, varios proyectos que perjudicaban directamente al personal municipal.      

 Cabe referir que mientras esto sucedía, le corría la transpiración al benemérito señor Secretario de Turismo. No sólo por el calor reinante, sino porque por propia iniciativa y aludiendo a sus “buenas relaciones” con ambos bloques, se había comprometido ante el Intendente a destrabar las referidas Ordenanzas sin sanción. En cambio ante el giro de los acontecimientos esto ya era impensable, pues había sido relegado al margen de la escena y no imaginaba la forma de retomar el espacio perdido, ni conseguir que alguien le  prestase atención.    

 Finalmente y sin obtener un asomo de respuesta concreta, los gremialistas abandonaron el recinto con el ánimo máscaldeado que antes y con la formal amenaza de llevar el asunto hasta las últimas consecuencias, así consistieran éstas en paralizar el funcionamiento de las termas, manifestando a viva voz que si eso sucedía, la responsabilidad sería del Concejo Deliberante, ya que la voluntad del Ejecutivo de llegar a un acuerdo se ve paralizada por las actitudes personales y por cuestiones políticas, donde los señores ediles toman el Concejo como si estuvieran en una Unidad Básica. “Pero en fin –dijo uno- serán ellos los que se deberán hacer cargo frente a la ciudadanía, cuando ya no podamos contener a nuestros afiliados”.

 

 “Total a estos ñoquis qué les importa lo poco que ganan los empleados públicos municipales, si hace un año que se duplicaron la dieta”, dijo uno de ellos una vez concluido el encuentro, sin poder ocultar su indignación.

 Terminada la reunión, tratamos sin éxito en estos días de localizar al Secretario de Turismo –que desapareció como por arte de magia- para ver cómo sigue esta novela, que parece más una de las obras de ficción de Spielberg, ya que la ficción supera a la realidad..

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota