18 de agosto de 2010 | Provinciales.

Este mes se licitan más de 450 viviendas en la provincia

De este modo, además de brindar techo a 457 familias, el Estado destinará entre el 45 y el 50 por ciento del presupuesto al pago de mano de obra, con lo cual inyectan en forma directa al mercado más de 18 millones de pesos, tanto en las comunidades en las que se construyen las cabarrio-2-fed34sas como en zonas aledañas. Por su parte, el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Seccional Paraná, Walter Doronzoro, aseguró que, con la construcción de viviendas, “el impacto es muy positivo porque es una continuidad del trabajo digno y decente que tanto anhelamos los trabajadores y las organizaciones”.

“Es decir, persiste la política del gobernador Sergio Urribarri de considerar que la actividad de la construcción tiene un impacto interesante en la comunidad. Es un ordenador social el concepto de construir viviendas, porque es una actividad interesante para el desarrollo de una provincia y de una nación”, aseguró el dirigente gremial.

“Vemos que el país va tomando un ritmo –después de la crisis del año pasado- que tiene un gran impacto en la obra pública, y también en la actividad privada que ha hecho muchas inversiones”, acotó.

“Vemos con mucho agrado estas decisiones políticas, porque la construcción de vivienda da respuesta al déficit habitacional, que no es de ahora, sino que existe en las ciudades chicas y grandes. Felizmente se están ejecutando en toda la provincia viviendas con la impronta de este gobierno que es tan importante”, insistió el dirigente gremial.

En ese sentido, el secretario general de la UOCRA- Seccional Paraná estimó que “no hay que desacelerar este proceso porque es también trabajo para el sector de la construcción. Bienvenido sean estos anuncios, porque mejoran la calidad de vida y hay trabajo para todos”, remarcó.

Más adelante, Donzoro comentó que “técnicamente hay un estimativo que establece que por cada casa que se ejecuta se requiere un obrero y medio o dos. Nuestra actividad es progresiva porque empieza, tiene un pico y luego decae, por lo cual tiene un efecto multiplicador para todos”, insistió.

Es decir, “con estas decisiones se está dando vivienda a una familia y salarios a dos familias, por un plazo de ocho a 10 meses. Esta situación involucra varios factores porque detrás de una vivienda hay un beneficiario, pero también están los sectores beneficiados a la hora de equipar o ejecutar la infraestructura. La construcción es un ordenador social y este gobierno lo está llevando adelante, junto con la presidencia”, subrayó Danzoro.

En ese marco, el sindicalista brindó cifras para dimensionar el crecimiento del sector. “La actividad tuvo un recupero muy importante que está en el orden del 14 por ciento de trabajadores en el mismo mes del año pasado, además de un crecimiento de inscripciones en el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC) con registro de 19 empresas. Esto significa que se está trabajando, hay crecimiento y posibilidades de revertir el trabajo informal. Se están dando muchas cosas que hacen bien al crecimiento de la Nación y la provincia, y se advierte que hay realmente un interés de seguir creciendo”, reiteró.

“En la crisis del 2001, la UOCRA tenía 70.000 trabajadores y hoy tenemos cerca de 500.000. Esto demuestra que ha habido políticas de fuerte impacto que han beneficiado a nuestra actividad. El sindicato tiene afiliados 7.800 trabajadores en actividad en la provincia, y a esto hay que agregar otras obras en las que los obreros no están registrados en el gremio”, remarcó.

Dentro del Programa Federal Plurianual Reconvertido de Construcción de Viviendas, el Ministerio de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios de la Nación financiará obras que el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda de la provincia licitará y luego ejecutará por 36.749.784,86 pesos.

En rigor, las viviendas de Colonia Elías se licitarán el 24 de agosto, el Estado invertirá 1.094.668 pesos para que en siete meses 10 familias tengan su casa. El mismo día se conocerán las ofertas para 10 que se realizarán en el mismo plazo en Los Charrúas, por 1.026.480 pesos, y para las otras 10 que se harán La Criolla , en siete meses y con una inversión de 1.039.064 pesos.

En nueve meses está previsto que se ejecuten las viviendas a las que accederán 23 familias de Villa Paranacito a partir de la inversión que hará el Estado en el orden de los 2.353.954 pesos. En Villaguay se destinarán 5.821.852,60 pesos para construir en 10 meses casas para 56 familias.

En el caso de Urdinarrain, habrá casas que se construirán en ocho meses para 20 familias de docentes y para 15 familias de empleados municipales. En el primer caso, la inversión será 2.081.337 pesos; en el segundo la inversión superará los 1,5 millones de pesos.

Serán 4.958.115,80 pesos lo que el Estado invertirá en Gualeguay para que 48 familias tengan su propia casa en 10 meses; y 1.432.989,16 pesos destinarán para que 13 familias de Villa Urquiza accedan al mismo beneficio, pero en ocho meses.

En Victoria serán 103 las familias que tendrán su casa en 10 meses porque el Estado invertirá en dos tramos 10.706.686,30 pesos; y en ocho meses habrá 20 familias de Larroque que accederán a una vivienda a raíz de la inversión de 1.974.862,5 pesos que se destinará para tal fin.

Por último, se construirán 16 viviendas en Seguí. Será en ocho meses y la inversión superará al 1,6 millón de pesos.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota