20 de agosto de 2013 | Provinciales.

Entre Ríos busca un pediatra oncólogo.

Si bien el cargo está creado, no hay especialistas que quieran trabajar en la Provincia. Hoy los niños con cánceres sólidos deben viajar a otras provincias para tratar su enfermedad. El Ministerio de Salud está haciendo gestiones para emplear un especialista.
La situación empezó a tomar estado público en noviembre del año pasado, cuando la presidenta de la Fundación de Ayuda al Enfermo Hematooncológico de Entre Ríos (Faeher), Alicia Benítez, expresó la preocupación de la entidad por la falta de un pediatra oncólogo que pueda atender a los niños con cánceres sólidos en la provincia.

Luego, este año, en mayo, desde la Fundación Crisálida se volvió sobre el tema. La entidad que tiene a cargo la gestión de la sala de cuidados paliativos del Hospital Materno Infantil San Roque informó que estaba trabajando para conseguir un pediatra oncólogo para el San Roque.

Sucede que hoy en la Provincia se tratan en niños sólo leucemias; los niños con tumores sólidos deben viajar a los centros públicos especializados en niños de otras provincias, como el Hospital Garrahan de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con las grandes dificultades para el niño y la familia que esto acarrea, como desarraigo y escasos medios económicos para subsistir en otra ciudad.

Desde el Ministerio. Hoy el Ministerio de Salud está trabajando en esta situación, según informó la presidenta de Faeher. Concretamente, se ha creado un cargo para emplear a un especialista para el San Roque, pero el recurso humano no aparece. Es decir, no hay pediatras oncólogos en la provincia. “Son pocos los especialistas en el país, y los que hay están en Buenos Aires, Córdoba o Rosario, donde pueden trabajar en cinco lugares a la vez”, graficó una fuente del Ministerio. Y por ahora, no se ha logrado interesar a ningún especialista para que venga a atender los niños con cáncer de la provincia de Entre Ríos, sin que ellos deban movilizarse cientos de kilómetros para tratar su enfermedad.

Otra posibilidad que se barajaba era tentar a algún pediatra joven con una beca de formación en la especialidad, y la propuesta de un empleo en la provincia al finalizar la carrera. De todos modos, hasta el mes de mayo, no se había logrado interesar a ningún profesional. Y ahora el Ministerio tiene la mira puesta en contratar un médico ya titulado en oncología pediátrica.

El nombramiento está, falta el recurso. Se está buscando el oncólogo pediatra pero no hay nadie que quiera venir a trabajar a la provincia, están la mayoría en Buenos Aires, o en los grandes centros urbanos. Hay muy pocos pediatras oncólogos y los que hay están tapados de trabajo. Tampoco se consiguió alguien que viaje a Entre Ríos, porque los vuelos son espaciados y complica la distancia”, se explicó desde Salud. En cuanto a la posibilidad de incentivar a los profesionales a que se formen, desde el Ministerio se aclaró que “son especialidades largas y lo que se busca es a alguien ya recibido”.

La presidenta de Faeher, Alicia Benítez, informó oportunamente a EL DIARIO que la entidad estaba “trabajando con el Ministerio de Salud en torno a la posibilidad de conseguir un pediatra oncológico”, señaló y agregó: “Hoy en Entre Ríos no se están atendiendo los cánceres sólidos en los chicos, sí en los adultos. Queremos conseguir un profesional que esté en el Hospital de Niños porque que hoy el pacientito se tiene que ir de la provincia. Sufre así un doble desarraigo, de la provincia y de la familia, no hay especialistas que puedan tratar a los niños en la parte pública”, dijo Benítez. Consultada días atrás por la misma situación, Benítez señaló que el Ministerio había encauzado la búsqueda a través del Instituto Provincial del Cáncer, que funciona en Villaguay.
“Si bien está el espacio en el San Roque, no está el pediatra oncólogo. Se trata de un profesional con una formación muy específica”, dijo Benítez y consideró que hay que “formarlos, así como se formaron las enfermeras profesionales”. Informó acerca de este tema que “dentro de los hospitales las distintas asociaciones, como Otro Mundo y Crisálida están en el mismo empeño de conseguir que venga un profesional con este perfil para el hospital”.

La Fundación Crisálida –para cuidados paliativos del Hospital San Roque–, se ha dado también a la tarea de conseguir un oncólogo pediatra que atienda a los niños con cánceres sólidos en la provincia. Remarcaron las dificultades que debe sortear la familia que tiene que trasladarse a otra ciudad para que se le realice el tratamiento al chico.

La Fundación ha gestionado becas, una de ellas ante el Instituto Nacional del Cáncer, para enviar a un profesional a formarse de modo que luego venga a atender a la provincia. Sin embargo, dada la sensibilidad del tema, Crisálida aún no ha logrado interesar a ningún pediatra para que trate a los niños con tumores. (APFDigital)

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota