20 de octubre de 2014 | Concordia, Destacado.

En vísperas de la temporada estival se refuerzan los trabajos de prevención para combatir el Dengue

_mosqEl clima cálido, los ambientes húmedos y las condiciones climáticas que presenta la temporada entrante, son propicios para el desarrollo y la propagación del mosquito Aedes aegypti, transmisor del Dengue. Por esta razón, desde el área de Epidemiología de la Municipalidad de Concordia comentaron que “los primeros días de octubre se colocaron 60 ovitrampas distribuidas en diversos lugares de la capital del citrus, las cuales se empiezan a chequear desde octubre, hasta mayo”.

En diálogo con Diario Río Uruguay, el titular del área de Epidemiología de la Municipalidad de Concordia, Julio Quintana comentó que “la ovitrampa es un dispositivo sencillo, es un frasco de plástico con una bolsita negra, se le pone agua hasta la mitad y se le pone el bajalengua, a los 7 días se recoge la bolsita con el bajalengua para no contaminar y que salgan los mosquitos y allí se hacen los estudios”.

Con estos dispositivos, “se mide el índice de densidad de huevos, no solo en qué lugar sino en la cantidad. Pero por los trabajos que hemos venido haciendo esto se mantiene parejo, es decir, no hay un gran problema con el mosquito en nuestra ciudad; por ahí han habidos picos de aparición que por lo general se da entre febrero, marzo y abril, debido a las temperaturas y la humedad que hay en esos meses”, puntualizó Quintana.

Bajo este contexto, el titular de Epidemiología local señaló que “los primeros días de octubre se colocaron 60 ovitrampas distribuidas en diversos lugares de la capital del citrus, las cuales se empiezan a chequear desde octubre hasta mayo, los meses donde recrudece la aparición del mosquito. En la temporada invernal difícilmente se vea la aparición de los mosquitos, ya que con temperaturas por debajo de los 10 grados no ponen sus huevos, por lo que no proliferan, de todas maneras las ovitrampas se mantiene todo el año”.

Por otra parte, “se hace un descacharrizado todo el año, donde se trata de concientizar a la gente para que saque los recipientes y eso se viene haciendo con CAFESG desde el 2010 y las ovitrampas se hacen con ellos y con el respaldo de la UBA. Es decir con el tema del mosquito tenemos un monitoreo continuo, después también está el método LIRA que es utilizado por la Provincia y la Nación, que hacen dos mediciones durante el año, generalmente cuando empieza y cuando termina”, manifestó el entrevistado.

Para concluir, Quintana reflexionó que “el mosquito esta, se lo mantiene controlado, pero es una lucha permanente porque al no haber gente enferma hay que estar insistiendo permanentemente para que no se olviden del tema y la gente tome conciencia”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota