q
9 de agosto de 2012 | Concordia.

En Carretera La Cruz impera la ley de la selva

En un círculo marcado con un ladrillo en el suelo, se puede observar el plomo de uno de los proyectiles que habrían sido disparados contra el frente de la vivienda de los Ferreyra. Vecinos del barrio Carretera La Cruz denunciaron que son el blanco de ataques de malhechores que balean el frente de su vivienda, destruyen sus propiedades e incendian sus inmuebles.

Al respecto, el dirigente barrial Alejandro Ferreyra, señaló a nuestros cronistas que «alrededor de las 20 ó 21 Hs. del martes, estos malvivientes que hace rato que vienen haciéndonos daño, se presentaron acá enfrente (de su vivienda) y empezaron a disparar, como se puede apreciar por la cantidad de proyectiles que juntamos». Sobre este tema, destacó que «estamos cansados de hacer denuncias, la amenazan a mi nuera, vienen y tiran, no les importa que haya criaturas, son malvivientes, uno de ellos mató a otro, el otro estuvo preso y hace poco salió, la otra vez nos tirotearon en horas de la siesta y, ahora, en la casa de mi hermana rompieron todo, anoche (martes) hasta le prendieron fuego al local que tenía, un bolichito». En esa ocasión, agregó, «acá estaba el comisario de la Comisaría Primera y les dijimos que estaban prendiendo fuego y no nos hacía caso, parece que tienen miedo de cruzar para allá (señala al sector donde actuarían los malvivientes); pero, si tiene miedo, que se retire, porque ellos están para proteger a los ciudadanos». Por otra parte, dijo que «yo jamás tuve un problema con la justicia o con la policía, nunca robé, nunca maté, no ando golpeando a la gente como ellos que lo lastimaron a mi hijo, le pegaron dos tiros, para sacarle $ 200 que tenía». Mientras tanto, Karen Ferreyra, indicó que «anoche (martes) yo me iba para mi casa y me empezaron a gritar que me iban a matar a mi y a mi hijo, nos amenazaron con que iban a caer a mi casa y que iban a romper todo y hoy (por ayer) yo me iba temprano para la casa de mi papá y me volvieron a empezar a gritar, que iba a caer yo, que iba a caer mi hijo, y era el que supuestamente había sido baleado acá y nada que ver, estaba ahí como si nada». Luego, destacó que «el pool que incendiaron era mi negocio y tenemos miedo, tengo mucho miedo por mi hijo, que tiene un año y dos meses».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota