19 de diciembre de 2012 | Destacado, Provinciales.

El SMN emitió un alerta por lluvias y tormentas fuertes para Entre Ríos

18122012_tormentasEl Servicio Meteorológico Nacional (SMN) comunicó un alerta por lluvias y tormentas fuertes abarcando a Entre Ríos, Santa Fe, al este de Chaco, noreste de Córdoba, Corrientes y sur de Misiones.
El organismo explicó que una masa de aire cálido, húmedo e inestable domina la zona de cobertura. Sobre la misma se están generando áreas de lluvias y tormentas que afectan el norte del territorio entrerriano, norte santafesino y el sur de Corrientes. Por su parte, el climatólogo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), Norberto García, remarcó que “todo el mundo le hecha la culpa al Niño, aunque no es suficiente: si los océanos se calientan en otras regiones, también pueden producir problemas”.

Se prevé que el resto del área de cobertura entre lo que resta de este martes, mañana del miércoles será afectada por tormentas, algunas de las cuales pueden ser localmente fuertes y estar acompañadas de abundante caída de agua e intensa actividad eléctrica, ráfagas de viento y caída de granizo.

Mientras, García al explicar las situaciones climatológicas que estuvo atravesando la región estos últimos días consideró que, de acuerdo con los datos actuales, la oscilación de temperatura que se registra corresponde a un “Niño leve”, es decir, a un calentamiento del orden de 1ºC por sobre los valores promedio.

Para lograr dimensionarlo, el científico recordó que las grandes inundaciones sufridas por la vecina provincia en los años 1982/1983, 1992 y 1998 ocurrieron en fase Niño, con una diferencia de 5ºC, 6ºC y 7ºC con relación a la temperatura promedio.

“Todos preguntan actualmente qué pasa con El Niño y la verdad es que no pasa nada. Cuando el Niño es muy intenso nos afecta casi directamente y no hay duda, pero éste no es el caso”, desestimó.

Asimismo, recalcó que “en estos momentos, se está calentando el Pacífico Sur, por este motivo las tormentas que traen agua no vienen de la Amazonia -como ocurre cuando hay Niño- sino que provienen del suroeste. Y por eso hay tantas lluvias en Buenos Aires, La Pampa y el sur de Córdoba”.

En este caso, el problema no es una variación importante de temperatura sino la cantidad de agua que se encuentra afectada. Un enorme volumen de agua más caliente, desde Australia hasta Sudamérica, forma un corredor donde soplan los vientos del Oeste.

Si bien existe un consenso en la comunidad científica sobre las repercusiones que tienen los cambios de temperatura en el agua del Pacífico en el sistema climático, no es posible afirmar qué efecto específico tendrá cada variación en una zona particular de un océano tan vasto como el Pacífico. Por ello, afirmó que “no estamos en condiciones de decirlo, en cambio el Niño es más simple porque ocurre en una zona de gran tránsito de buques y permite su estudio”.

Finalmente, el océano Pacífico no es el único que influencia el clima que gobierna esta región del mundo. El Atlántico, a pesar de ocupar la mitad de superficie que el Pacífico, también afecta lo que ocurre en el continente. En esa línea, sostuvo que “los cambios son muy rápidos y a lo mejor una temperatura fuera de lo normal -supongamos un aumento de 1ºC ó 2ºC en el Atlántico, en dos meses desaparece, y en el Pacífico no”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota