1 de enero de 2013 | Destacado, Internacionales.

El peso argentino perdió un tercio de su poder de compra en Uruguay

30122012_puntaPor la fuerte devaluación que en 12 meses experimentó la moneda argentina en Uruguay, los turistas argentinos tienen un tercio menos para gastar que en la temporada pasada. Esto se debe a que el dólar en Argentina subió mientras que en Uruguay bajó. Un turista argentino que por cada 1.000 pesos argentinos recibía 3.500 pesos a fin del año pasado, hoy recibiría 2.350 pesos, según la cotización a la que compra el Banco República (BROU) esa divisa. Esto equivale a 1.150 pesos menos para gastar en sus vacaciones en Uruguay. Desde la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, a fines de noviembre ya habían previsto que recibirían 5,9 por ciento menos de turistas argentinos entre enero y marzo de 2013.
La moneda argentina experimentó una fuerte devaluación en Uruguay. A raíz de ello los turistas tendrán 1.150 pesos menos para gastar en sus vacaciones. Con dicha situación se prevé que menos argentinos elijan al país oriental como destino.

Solo el jueves último, el peso argentino se devaluó 20 centésimos frente al uruguayo. En esta caída del peso argentino incide que desde comienzos de este año el BROU toma la cotización del dólar paralelo o blue (el que se consigue en los «arbolitos») para hacer el arbitraje entre monedas. Según fuentes del BROU este dólar es más «realista» con la situación porque el oficial es de muy difícil acceso, asegura el diario El País de Montevideo.

Como el dólar blue subió fuerte en el último año mientras que en Uruguay la moneda estadounidense lleva una baja de 3,3 por ciento en el mismo período, al hacer el arbitraje se genera esa caída de 32,8 por ciento de la moneda argentina en el país.

Las restricciones cambiarias establecidas en Argentina llevan a que sea difícil acceder al dólar oficial (aunque en las últimas semanas se ha flexibilizado) que cotizó el jueves a 4,92 pesos argentinos. Por eso, muchos turistas deben contentarse con comprar dólares en el mercado paralelo, pero allí valía 6,78 pesos argentinos, es decir 37,8 por ciento más caro.

Aún con estas restricciones, el gobierno uruguayo espera por eso un «impacto limitado» en la llegada de argentinos en esta temporada. El jefe de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Andrés Masoller, había dicho a fines de noviembre que vendrán 5,9 por ciento menos turistas argentinos entre enero y marzo de 2013 respecto a igual lapso de 2012, lo que calificó como «leve caída». A su vez, los turistas argentinos que lleguen al país gastarán 3,4 por ciento menos en la temporada, indicó. En el período enero-marzo Economía estima ingresos totales por turismo de cerca de 1.000 millones de dólares. En 2012 habían sido1.025 millones de dólares.

Flexible

La fuerte devaluación del peso argentino en Uruguay hace que muchos viajantes intenten obtener divisas en Argentina realizando el trámite formal a través de la AFIP para obtenerlas al tipo de cambio oficial (4,92 pesos argentinos por dólar).

Según expuso en una nota el diario argentino El Cronista citando una tradicional casa de cambio del microcentro porteño, el volumen de operaciones se duplicó en los últimos días de diciembre y señaló que de acuerdo a otra casa de compra y venta de divisas extranjeras «la semana pasada se produjo una gran demanda de pesos uruguayos y de reales brasileños por parte del público, al punto que llegaron a liderar el ranking de las monedas más pedidas, si se toma en cuenta la cantidad de operaciones y hasta debieron importar importantes cantidades de billetes».

Esto se debe a que en las últimas semanas de cara a la época estival la AFIP y el BCRA flexibilizaron algunas limitaciones como por ejemplo que la adquisición debía realizarse sólo de forma electrónica y a través de transferencia o débito de una cuenta bancaria -por lo que los interesados preferían realizar el cambio directamente en el banco en donde tenían su propia cuenta- y ahora se puede adquirir yendo directamente con efectivo. «Una vez que te autorizó la AFIP y nosotros validamos esa autorización en el local, hay dos modalidades para que vendamos divisa extranjera: una es traer la plata en efectivo para la compra y la otra es que en un cajero se deposite en nuestra cuenta el monto a cambiar, con el comprobante le damos al cliente la divisa extranjera», explicaron a El País desde una casa de cambios del microcentro porteño.

Asimismo, según la información provista por El Cronista, actualmente «en la mayoría de los casos se autoriza la compra de más de 100 dólares por día por persona en lugar del promedio que había antes de entre 30 y 50 dólares diarios» y desde las casas cambiarias aseguraron que hay mayor probabilidad de obtener un permiso de adquisición de venta de moneda extranjera si el viaje se realiza a un país limítrofe. «Vemos que la mayor cantidad de permisos que se autorizan tiene que ver con viajes a Uruguay, Chile o Brasil y en cambio los viajes a otros destinos son más complejos de conseguir, señalaron las fuentes a ese diario argentino.

La consultora Poliarquía presentó un estudio en el que prevé que hay, por lo menos, un millón menos de argentinos planificando viajar al exterior este verano. El estudio señala que el 4 por ciento de la población argentina manifiesta que saldrá de vacaciones al exterior, lo cual implica a 1,7 millones de argentinos. Según cifras oficiales 2.707.318 de turistas visitaron el exterior en el primer trimestre de 2012, por lo que el número de turistas que viajen al extranjero se reduciría en aproximadamente un millón este verano. Según Poliarquía, ese desestímulo responde al desdoblamiento del tipo de cambio, la devaluación sufrida por el peso, las restricciones a la compra de dólares y el mayor monitoreo de la AFIP, combinados con un año de menor crecimiento económico.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota