22 de junio de 2010 | Destacado, Nacionales.

El nuevo Canciller asumirá hoy y viajará a Nueva York para renovar el reclamo por Malvinas en la ONU

El designado canciller Héctor Timerman asumirá hoy su cargo en reemplazo del renunciante Jorge Taiana. Dos días después estrenará su nuevo rol en Naciones Unidas, donde renovará el reclamo argentino por la soberanía de las Islas durante la reunión anual del Comité de Descolonización.

El ex embajador de Argentina en Estados Unidos se pondrá desde mañana al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, en un acto que encabezará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a las 11.30, en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno.

Así, casi inmediatamente después de jurar, eTimermantresl flamante funcionario nacional tendrá dos escenarios internacionales relevantes para comenzar a trabajar en la nueva tarea asignada.

En el primero, la ONU, Timerman encabezará el jueves en Nueva York una nueva ofensiva diplomática por la soberanía de Malvinas, a la que en esta oportunidad se sumará la queja por la exploración petrolífera que iniciaron firmas inglesas a principio de año.

Luego, desde allí, partirá rumbo a Canadá, donde se sumará a la delegación oficial que acompañará a Cristina en su visita a ese país, en el marco de la cumbre del grupo de los 20 (G-20).

«El martes viajo, el miércoles estoy en el comité de descolonización de la ONU, por el tema Malvinas», dijo hoy Timerman.

Comentó que «estaba revisando los antecedentes y viendo lo que voy a decir» y en ese sentido sostuvo que «Argentina busca una solución pacífica del tema Malvinas» porque «llama la atención que estamos celebrando el Bicentenario y seguimos debatiendo un tema colonial».

«Seguimos debatiendo lo que debatieron nuestros héroes, los padres fundadores. Es anacrónico que todavía haya potencias coloniales en el siglo XXI», dijo Timerman en declaraciones a Radio 10.

Remarcó que «la Argentina busca la solución pacífica del diferendo con Inglaterra sobre las Islas Malvinas» y señaló que «lo que sería más importante es que Inglaterra acepte sentarse a la mesa de las negociaciones. Ellos pueden decirnos a qué hora, qué día y créame que yo voy a estar allí para conversar».

No obstante advirtió que «hay algo que me preocupa más todavía, que es el lugar que ocupa la ONU en todo esto y que la ONU, que es el ejemplo del multilateralismo, tenga cinco países que son más importantes que todos los demás».

«Por qué la ONU le aplica a otros países la obligación de negociar, pero no la aplica a los miembros del Consejo de Seguridad donde está sentado Inglaterra?», se preguntó Timerman.

Advirtió además que el organismo, fundado en 1946, «refleja un mundo que ya no existe. Hay el triple de países que había en aquel momento. Y hay potencias que no existían en aquel momento».

Respecto a su designación como Canciller, quién fuera hasta ahora embajador en los Estados Unidos, sostuvo que «es para mí algo muy importante, me llega desde el punto de vista profesional, humano. Primero porque representar a la nación Argentina es uno de los sueños que debe tener cualquier argentino».

«Por otro lado -agregó- porque pertenezco a un gobierno con el que estoy totalmente consustanciado y creo que es un gobierno reformador de un país que venía en decadencia. De seguir adelante este proyecto, tendremos un país más justo, equitativo, un país con una sociedad con menos injusticias», indicó.

Apuntó que «en todo sentido, le digo que estoy muy orgulloso, muy emocionado y con el peso de la responsabilidad que he asumido.

El mundo nos ve como un país mediano, totalmente abocado a tener la resolución pacífica de los problemas».

En ese sentido manifestó que «somos un país que en algunas cosas somos un ejemplo. Por ejemplo, en el uso de la energía nuclear. La Argentina exporta tecnología nuclear, siempre para usos no bélicos. Por lo tanto, en este sentido, hemos jugado un rol importante».

Insistió en que «somos productores de alimentos en un mundo que cada vez más necesita alimentos y tenemos una presencia en América Latina de liderazgo».

Y puntualizó que «hay algo que me llena de orgullo y es el reconocimiento al proceso de democratización que tuvo lugar en la Argentina y a su compromiso con los derechos humanos. Así como Sudáfrica debe ser en el tema del racismo y la lucha contra la discriminación, la Argentina es líder en el tema de la defensa de los DDHH».

Timerman se refirió además a la situación derivada del corte del acceso al puente que une Gualeguaychú con la ciudad uruguaya de Fray Bentos, que fuera levantado recientemente por el término de 60 días por decisión de la Asamblea de Gualeguaychú.

«Hay una rispidez, pero la relación que tiene la Argentina con el Uruguay y que tiene este canciller con el pueblo uruguayo, créame que vamos a resolverlo de una manera que sea innovadora y que esté a la altura de las democracias que estamos viviendo», señaló.

Alegó que «queremos que el control ambiental del río esté a la altura de los países más avanzados en el tema ambiental. De esto no le quepa la menor duda, porque vamos a trabajar con los hermanos uruguayos para dar un ejemplo al mundo de lo que es el control ambiental».

Timerman hizo mención por último a las relaciones con Estados Unidos acotando que «la Argentina es muy amigo de los Estados Unidos y creo que los Estados Unidos son muy amigos de la Argentina. Diferimos en muchos temas, pero nos respetamos».

«Tenemos -dijo- intereses que confluyen e intereses que no confluyen, dejemos de hablar de las amistades entre los pueblos. Eso me hace acordar a la Unión Soviética. Es un tema antiguo, tenemos intereses que confluyen y otros que no. En este momento tenemos muchos intereses que confluyen, entre ellos la seguridad nuclear, la lucha contra el terrorismo, el combate contra la droga y el tráfico humano».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota