29 de marzo de 2010 | Nacionales.

El INDEC reconoce la inflación más alta en cuatro años

1 indec_diauno_concordiaSegún los cálculos del Gobierno, el costo de vida subió 1,2% en febrero. Es una cifra similar a las de enero y marzo de 2006. Los alimentos registraron las mayores alzas. Para los privados, la suba de los precios fue el doble que la oficial.

En febrero los bolsillos estuvieron sacudidos como nunca en los últimos 4 años. La medición oficial del propio INDEC, admitió que el mes pasado el Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue, además, el más alto de la gestión de la presidenta Cristina Kirchner.

Para el INDEC, el IPC de febrero fue de 1,2% respecto de enero de este mismo año. Pero esa cifra es la mitad que la estimación de las consultoras privadas para el mismo período.

Mirando las estimaciones del propio INDEC, desde el primer trimestre de 2006 que las mediciones oficiales no registraban un aumento tan alto del IPC. Esta medición dio igual que la de marzo de 2006 y poco menos que la de enero de aquel año, cuando el INDEC calculó aquel indicador en 1,3%. Todo eso antes de febrero de 2007, fecha en que el INDEC pasó a depender de la órbita del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

La suba de febrero de 2010 -según las cuentas del INDEC- se explicó porque los alimentos y las bebidas subieron casi un 3%. Y dentro de ese rubro, porque la carne aumentó en el mes un 8,7%. Ese fuerte incremento, claro, generó discusiones del sector con el Gobierno y faltantes en las góndolas. De acuerdo con los industriales del sector, por la suba de precios el consumo por habitante cayó desde 73,1 a 59 kilos por habitante en enero último.

Sin embargo, en febrero el INDEC también admitió que subieron las verduras (1,4%) y las frutas un 2,6%. El segundo rubro de mayor incremento fue la indumentaria, que se encareció un 0,9%. A la hora del esparcimiento, el lápiz del organismo oficial reconoció un aumento de 0,6%. Los juguetes y los servicios de esparcimiento aportaron lo suyo, porque aumentaron un 1,4% y un 1,7%, respectivamente.

Al ser los alimentos los que más suben, la inflación golpea más a los de menores ingresos, que son quienes dedican al rubro mayor parte de su ingreso. Así, la Canasta Básica, que mide el nivel de pobreza subió un 3,2%. Y la Canasta Básica Alimentaria, el límite de la indigencia, y que contempla los nutrientes básicos para sobrevivir, tuvo un alza del 4,7%.

Los cálculos de las consultoras privadas se despegaron del INDEC. Por ejemplo, el Centro de Iniciativas y Políticas del Socialismo para Buenos Aires (CIPSBA), calculó que la inflación fue de 2,85%. La consultora Ledesma y Asociados consideró que en febrero la inflación fue de 2,3% y que en el primer bimestre rozaría el 4,9%. Para Carlos Melconián, en febrero hubo un alza del 3%. Y para Citi Buenos Aires, 2,9%.

Este abismo en los cálculos no le preocupa a la cúpula del INDEC, que timonea Ana María Edwin, y donde ayer amagaron con hacer una conferencia de prensa que, finalmente, no se concretó.
Tanto Edwin como el director técnico del organismo, Norberto Itzcovich, enfatizaron que «el IPC no es sinónimo de inflación porque la inflación considera otras variables económicas y el IPC sólo mide la evolución de precios».

En cuanto a las brechas, Itzcovich remarcó que «el INDEC tiene una metodología robusta que es pública para medir IPC y las consultoras no dicen cómo miden la inflación».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota