q
15 de septiembre de 2010 | Nacionales.

Disminuyó el consumo de tabaco, pero creció la obesidad y la inactividad física

El Ministerio de Salud informó que, según los resultados de una encuesta en todo el país, disminuyó el consumo de tabaco, pero creció la obesidad al 53,4 % y la inactividad física al 54,9 %. Afirman que hay mayor acceso a los servicios de salud. El secretario de Políticas, Regulación e Institutos, Gabriel Yedlin, presentó la Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2009 (ENFR), que realizó la cartera sanitaria nacional. Mediante ese relevamiento se detectó que, si bien disminuyó el tabaquismo, más de la mitad de la población sufre obesidad o sobrepeso.

Los índices de inactividad física pasaron de un 46,2 por ciento en 2005 a un 54,9 % en 2009. Además el 53,4 % de la población tiene sobrepeso y el 18 % sufre de obesidad, es decir que subió casi un cuatro por ciento en cinco años.

Respecto de la alimentación, los resultados tampoco fueron alentadores. El muestreo indica que sólo el 4,8 % consume diariamente una porción de frutas y verduras, mientras que el 25,4 % agrega siempre sal a las comidas.

A la encuesta la realiza la cartera sanitaria nacional, y es un relevamiento de «la evolución de los principales factores de riesgo que desencadenan afecciones crónicas como diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres, conocidas como Enfermedades No Trasmisibles», señalan en el comunicado de Salud.

Aunque se incrementaron la obesidad y la inactividad física de los argentinos, la encuesta mostró que cayeron el consumo de tabaco y la exposición al humo ajeno.

El muestreo indicó además un notable aumento del acceso a los servicios de Salud, evidenciado en el incremento de los controles de presión arterial, colesterol, glucemia, mamografías y papanicolaou.

Yedlin señaló que “el muestreo sirve a una estrategia de trabajo que lleva un tiempo en las Américas, y es impulsada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la cartera que lleva adelante el ministro Juan Manzur, que tiende a generar estilos de vida saludables”.

“Esta política hace hincapié en tres aspectos: que la gente haga más actividad física, consuma menos tabaco, y que se alimente saludablemente, consumiendo más frutas y verduras y menos sal”, precisó.

Explicó Yedlin la importancia de la prevensión y el conocimiento de estas situaciones porque se podrían «prevenir el 40 % de los cánceres, de pulmón y de laringe si no se fuma; de colon, a partir de la alimentación y se aumenta la actividad física y de piel si se evita la exposición de los niños al sol».

También señaló como prevenibles la diabetes, los infartos y los accidentes cardiovasculares.

Respecto de los datos arrojados por la encuesta, Yedlin destacó que “hay un porcentaje más importante de gente que tiene cobertura de Salud, y explicó que la mayor cantidad de obesos deben ser entendidos “en el contexto de la epidemia mundial de sedentarismo y obesidad”.

El funcionario recordó que “la Salud es una construcción colectiva que depende de lo que hacemos todos los días. Si todos los días optamos por ir caminando al trabajo, subir una escalera en vez de en ascensor, no fumar, vamos a estar más sanos”.

Por su parte, el director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Trasmisibles, Sebastián Laspiur, destacó que “es la primera vez que tenemos en nuestro país una tendencia en lo vinculado a obesidad, sedentarismo y principales factores de riesgo, lo que nos moviliza para desarrollar y profundizar políticas públicas en todos los niveles para corregir estas tendencias”.

Enfatizó que “el aumento de más de un punto por año en la obesidad podría atribuirse a factores de índole cultural y del entorno físico y social entre los que se puede objetivar el incremento del sedentarismo del 46 al 54 % de la población; como así también a una disminución en el consumo de frutas y verduras, si consideramos que sólo uno de cada 20 argentinos consume cinco porciones de frutas y verduras diarias, como recomienda la Organización Mundial de la Salud”.

Entre los datos más importantes, la encuesta reveló que el consumo de tabaco se redujo del 29,70 % en 2005 al 27,1 por ciento en 2009, mientras que la exposición al humo de tabaco ajeno disminuyó del 52 % al 40,4 %, especialmente en las provincias donde rigen leyes de ambientes 100 % libres de humo.

La encuesta arrojó además que hay un mayor acceso a los servicios de salud, de acuerdo a los controles que los entrevistados dicen haberse realizado en 2009.

El 81,4 % de la población adulta se controló la presión arterial en los últimos dos años, pero el 35,4 % manifestó haber tenido presión arterial elevada.

El control del colesterol subió al 76,6 % –en varones mayores de 35 años y mujeres mayores de 45 años–, de los cuales el 29,1 % dijo tener colesterol alto.

Las mediciones de glucemia –nivel de azúcar en sangre– se incrementaron al 75,7 %, mientras que la prevalencia de diabetes lo hizo en 9,6 %.

La muestra nacional se desarrolló conjuntamente entre la cartera sanitaria y el Indec. Se relevó 35.000 personas mayores de 18 años, que viven en ciudades de más de 5.000 habitantes en todo el territorio nacional. La encuesta utilizó una metodología validada en 2005, ocasión en que se realizó la primera muestra, lo que permite comparar los datos obtenidos con la situación anterior.

De la presentación, que se realizó en el contexto del III Encuentro Nacional de Vigilancia, Prevención y Control de Enfermedades Crónicas No transmisibles participaron además la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgo, Marina Kosacoff; el director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Trasmisibles, Sebastián Laspiur y el coordinador de la ENFR, Daniel Ferrante.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota