31 de marzo de 2015 | Concordia, Destacado.

Desde Bromatología difunden medidas de prevención a la hora de comprar pescados para la Semana Santa

pescadoLa Dirección de Bromatología municipal difundió una serie de recomendaciones al momento de adquirir pescado fresco, sobretodo ante el inminente inicio de Semana Santa. Enfatizan en que los consumidores observen que los frutos de río y mar tengan suficiente hielo, un color rosado en las branquias y un color brilloso. Las pescaderías deben tener el aval de la Dirección de Inspección Veterinaria.

Rubén Arguello, titular del área de Bromatología explicó que las recomendaciones que brindan desde esa repartición municipal es que los consumidores compren alimentos en las pescaderías, “donde se ven las condiciones en la que se vende, es decir el estado” y especificó que los mismos “tienen que reunir las condiciones bromatológicas en esos lugares donde se venden y estén las fichas de inspección con la cruz verde, que es sinónimo de que hemos aprobado las condiciones para la venta”.

En diálogo con Diario Río Uruguay, el ingeniero detalló que es necesario saber que el pescado “esté en conservación y con el hielo correspondiente. Que las temperaturas sean las más frías posibles para que puedan mantenerse en condiciones”.

En cuanto a los vendedores ambulantes que recorren la ciudad llevando el fruto extraído del río, Arguello explicó que los controles con ellos “se complican un poco y por ahí hacemos las actuaciones porque en cierta forma no nos garantizan que sean suficientemente frescos, y vemos que no tienen las mínimas condiciones de conservación de frío, y más aún cuando es la hora del mediodía y andan con sus palancas ofreciendo”.

En cuanto a las recomendaciones al momento de la compra, se sugirió que los pescados “tengan los ojos hundidos y el color de las branquias sea el rosado, sino es sinónimo de descomposición” y ampliaron que la textura y el olor también son indicadores a tener en cuenta. “Aparte del color brilloso, la escama tiene que estar firme y adherida”, dijo Arguello, ampliando que las pescaderías deben tener el certificado de Inspección Veterinaria municipal, “con certificados que aprueban o no su comercialización”.

“Los supermercados traen pescado de mar y lo colocan en freezers, pero ese frío también debe tener la característica de un frigorífico. Está claro que el “boom” del consumo es en estos días y quizás en otra época no”, consideró el titular de Bromatología, añadiendo que este fruto mar por lo general es traído desde Mar del Plata, “es decir que vienen condicionados”, dijo.

Sobre el final, Arguello apuntó que el pescado debe descongelarse en las heladeras o en agua y después ser consumido, no pudiendo volver a congelarse. “El pescado es la carne más peligrosa, más que la bobina o la vacuna, por eso el cuidado que hay que tener con estos productos” explicó.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota