q
13 de octubre de 2011 | Concordia, Destacado.

Denunciaron al chofer del tren “Gran Capitán” por discriminar a un discapacitado

el_gran_capitan_tren-d0627La pareja integrada por Luis Ressia y Blanca Di Claudio, que estaban de visita por Concordia el pasado fin de semana, denunciaron ante la delegación local de la Subsecretaría de Derechos Humanos un acto de discriminación vivido en la Estación Central del Ferrocarril. Los turistas relataron que se encontraban recorriendo el lugar cuando presencian que “el señor Raúl Paiz, pide autorización para poder viajar, con el certificado de discapacidad correspondiente, al Jefe de la Estación” quien lo autoriza. Minutos después cuando este señor ya estaba ubicado en su asiento “fue bajado violentamente por un ‘tal Damián’ quien se presentó como Jefe de la Formación”. Esta situación generó la reacción de los empleados y del Jefe de Estación quienes le pedían que lo llevara, obteniendo por respuesta: “El que manda arriba del tren soy yo, y si no lo quiero llevar, no lo llevo”, detallaron los turistas en su exposición.

Según describe el denunciante, al ver la manera “violenta” en la que era tratado Paiz, quien se conducía en una silla de ruedas, “me acerqué y me puse a mirar los papeles que tenía este señor”, y el mismo era “un certificado de discapacidad que le daba el derecho a viajar”. Añadiendo que tras eso, y luego de que el jefe de Estación con otro empleado fueran hablar con la persona que maltrató a Paiz, “me acerco y le digo que el hombre tiene un certificado y además había preguntado anteriormente”, detalló el turista en declaraciones efectuadas a Diario Río Uruguay.

Pero “me dice que no, que ahí él era el jefe y mandaba, y que de ninguna manera lo iba a llevar”. Ante esta respuesta, Ressia asegura haber contestado que si el chofer tomaba esa actitud iba a recibir una denuncia por discriminación efectuada por él mismo. Advertencia que no intimidó al jefe de Formación del Gran Capitán que le contestó “haga lo que quiera, que el que manda arriba del tren soy yo y si no lo quiero llevar, no lo llevo”.

Luego de la inesperada situación, el tren siguió su camino sin Paiz a bordo, entonces el visitante se ofreció para llevarlo hasta la comisaria 1ª para que le tomasen una exposición y se le diera curso legal.

“Allí hablamos con el subcomisario Moyano, quien nos atendió muy bien, y me dijo que estas cosas suelen suceder”, afirmó el visitante indignado. En la mañana siguiente, la pareja oriunda de Paso del Rey (Buenos Aires), se presentó ante la Subsecretaría de Derechos Humanos donde se les tomó la denuncia por discriminación, dándole curso para que interviniese el Inadi. ElOnce

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota