q
1 de marzo de 2010 | Provinciales.

Decomisan hasta 500 kilos de comida en mal estado por mes en Paraná

1 ALIMENTOS-64453Son alimentos vencidos que no cumplen con la cadena de frío o no tienen rotulación son los más comunes

La Municipalidad de Paraná cuenta con un departamento de Seguridad Alimentaria que controla periódicamente lo que ocurre en la cocina de cada local comercial. Según informó Mario Gastaldi, director del área Seguridad Alimentaria, todos los comercios que se dedican a vender productos comestibles o comidas preparadas son controlados. En la capital provincial se decomisan unos 500 kilos de mercadería por mes. El dato hace referencia a la cantidad de productos que se hallan en almacenes, hipermercados, supermercados, kioscos y otros locales dedicados al rubro. Alimentos vencidos, que no cumplen con la cadena de frío o no tienen rotulación son los más comunes.

En los restaurantes y rotiserías, además de esas faltas, la más común es la presencia de cucarachas o roedores. “En estos casos se labra el acta de infracción y se ordena la fumigación inmediata”, dijo. El especialista no supo precisar qué monto tiene esta infracción porque eso lo dispone el Juzgado de Faltas, pero aseguró que los montos son elevados.

El objetivo de los controles que se realizan en los comercios es verificar la habilitación y su vencimiento, la libreta sanitaria y las condiciones higiénicas. Además se realiza el control de los alimentos crudos y cocidos. “Si bien no pueden revisarse todos, controlamos que estén tapados, bien guardados, que cumplan con el PH y la cadena de frío. Tenemos termómetros especialidades para cumplir con este propósito. Si hay salsas, que estén cubiertas con un papel especial o en un recipiente con tapa. Si hay quesos o lácteos que estén guardados y cumplan con la cadena de frío, lo mismo con los fiambres”, ejemplificó.

En los supermercados hay otras formas para tener en cuenta si cumplen o no con las medidas de seguridad. “La gente sabe que si toca una manteca y está blanda, es porque las heladeras estuvieron apagadas. En cambio la situación en las rotiserías y comedores es más complicada”, dijo, y agregó: “Estamos trabajando para que todos los negocios que son inspeccionados por la comuna tengan una oblea que los identifique como habilitados y en regla”, dijo el inspector.

Además recomendó a la gente que verifique antes de comprar. Si es un alimento de heladera, que controlen fechas y temperaturas. En el caso particular de heladeras abiertas, comúnmente utilizadas en supermercados y autoservicios, se aconseja que el resto del ambiente se encuentre también refrigerado para evitar pérdidas de frío. La temperatura necesaria depende del producto que se pretende refrigerar, que pueden ser frescos (5º C), congelados (-5º C) o supercongelados (-18º C), publicó diario Uno.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota