2 de marzo de 2010 | Provinciales.

Cuatro años de cárcel por facilitar la prostitución

TRIBUNALES . El fiscal Almada había pedido un año más de pena, en lo que fue su último juicio 1 CARCEL-11-5b3a1

El tribunal halló culpable al procesado, quien deberá cumplir la condena en la Unidad Penal 1 de Paraná. Fue porque permitió que dos chicas, de 15 y 17 años, actúen como alternadoras. El tribunal de la Sala Primera de la Cámara del Crímen hizo conocer ayer al mediodía, a través de su presidente, el vocal José María Chemez, el adelanto de sentencia condenatoria a cuatro años de prisión, que recayó sobre Aldo Gainza, un vecino de El Pingo, quien arrastra una acusación desde abril de 2005, cuando se lo imputó del delito de “Facilitación de la Prostitución”. La imputación le cayó tras un allanamiento en un prostíbulo ubicado en ruta 12, entre Cerrito y El Pingo, que funcionaba bajo el nombre de “La Posta del Camionero”.

El fiscal de Cámara, Juan Carlos Almada –quien dejó de cumplir sus funciones como tal ayer, tras acogerse a su jubilación– no dudó, en el último juicio oral del que participó como magistrado, en calificar a Gainza, a quien se lo conocía como mecánico en El Pingo, como el que regenteaba y obtenía las ganancias de este local nocturno con alternadoras. En esa época resultó también procesada una mujer de apellido Da Silva, quien actuaba como la “madama” del lugar, pero que no pudo ser ubicada para este juicio, de modo que su situación legal se encuadra en el de “rebeldía”. Por este motivo pidió que se lo condene a cinco años de prisión, tomando en cuenta que facilitó el ámbito para que dos adolescentes provenientes de Santa Fe, una de 15 años y otra de 17 ejercieran de prostitutas en abril de 2005. El fiscal Almada resaltó que si bien el lugar donde se encontraba enclavado el prostíbulo “La Posta del Camionero”, era propiedad de alguien a quien Gainza se lo había alquilado, el negocio con el que lucraba a través del ejercicio de la prostitución de terceras personas le pertenecía a él y no a Da Silva, como se quiso mostrar, planteando a través de una situación “armada”, un subalquiler de Gainza a Da Silva.

COARTADA. Existieron testigos como una alternadora, de apellido Cersofio y un amigo del imputado, de apellido Gómez, quienes estuvieron seriamente advertidos que se encontraban al filo del falso testimonio, en su afán de ayudar a la situación de Gainza. Incluso haciendo creer Cersofio que el encargado era un tal Jorge Bustos, quien a la postre de la investigación resultó ser quien hacía la limpieza del lugar. En ese marco, el fiscal recordó que apenas fue detenido Gainza, cinco años atrás, y en el momento en que irrumpió la policía en el local, apuntando a Da Silva como la propietaria, fue él quien se colocó adelante y admitió ser el dueño y que lamentaba lo de las menores, aduciendo que no creyó que tenían esa edad. “En ese momento, Gainza era defendido por el doctor José Iparraguirre. Resulta llamativo, que 20 días después de haber reconocido todo, cambió de abogado, recayendo la responsabilidad en el actual defensor y cambió toda su versión y hacen aparecer la historia del subcontrato. Además, consta la declaración del oficial Walter Ziegler, quien al ingresar en ese allanamiento deja constancia que las dos menores rescatadas resaltaban entre las demás por sus caras de nena y que era evidente que estaban delante de chicas menores, por más que ellas quisieran mentir su edad”. Finalmente, el abogado Rubio Pérez solicitó la absolución de su cliente, mostrando como responsables de facilitar la prostitución a las otras alternadoras que presentaron a las chicas, engañando a los regentes del lugar. Cabe destacar que quien maneja un negocio de estas características tiene la obligación de exigir el documento o de pedir a la Policía, previamente que averigüe los datos de la alternadora que ingresa a trabajar. En la sentencia de ayer ya tomó posición y fue presentado oficialmente por la Secretaria de Cámara, el nuevo fiscal, doctor Leandro Ríos –yerno del reconocido abogado del foro local y ex constitucionalista, doctor Julio Federik e hijo del ex juez federal Aníbal Ríos–, el que de aquí en mas desempeñará como magistrado la responsabilidad del Ministerio Público Fiscal. Antes de retirarse, Gainza fue informado que gozará de libertad ambulatoria hasta el momento en que la sentencia quede firme, mientras tanto deberá presentarse semanalmente en la comisaría de El Pingo. (EL DIARIO)

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota