20 de octubre de 2009 | Nacionales, Ultimas Noticias.

Cristina se solidarizó con la embajadora de EE.UU y dijo: «Hay intolerantes en todas partes»

La Presidenta lamentó los incidentes que sufrió Vilma Martínez la semana última en Mendoza y elogió a la diplomática; gestos de apoyo tras el reclamo por Kraft

La presidenta Cristina Kirchner lamentó hoy los incidentes que sufrió la pasada semana la embajadora de Estados Unidos, Vilma Martínez, y señaló que «siempre hay intolerantes en todas partes».

La jefa del Estado se solidarizó con la diplomática norteamericana durante un breve diálogo que mantuvieron en la Casa de Gobierno durante el acto en el cual la representante de Barack Obama entregó sus cartas credenciales.

El encuentro entre la Presidenta y Martínez fue el primero desde la llegada de la embajadora a la Argentina y ocurrió pocas horas después de que se alcanzara un principio de acuerdo en el prolongado conflicto laboral de Kraft, empresa de capitales norteamericanos.

«Siempre hay intolerantes en todas partes», dijo Kirchner a la embajadora, según se pudo escuchar en esa ceremonia que por su carácter protolocolar mantiene a los funcionarios bastante alejados de la prensa.

Sin embargo, terminado el acto, la presidenta dialogó con los periodistas y elogió a la diplomática al considerar que es, reiteró, «una mujer comprometida con los derechos civiles, de las mujeres y de los trabajadores para que no sean discriminados».

Asimismo, la mandataria reveló que Vilma Martínez se mostró «muy contenta de haber conocido Mendoza, quiere volver». Y agregó: «Me contó que pronto llegan sus hijos, entonces le dije que los llevara a la Patagonia».

Contrariamente a lo que se esperaba, no hubo un encuentro privado en el despacho entre la jefa del Estado y la representante de Washington.

El jueves pasado, un grupo de militantes impidió que Martínez ofreciera una conferencia en la Universidad de Cuyo, Mendoza, en lo que iba a ser su primera presentación en el interior del país.

Aunque durante el fin de semana no se informó de una condena del gobierno por este «escrache», el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, aseguró hoy haberse comunicado el sábado con la embajadora para transmitirle el apoyo del Ejecutivo y calificó al hecho como «un bochorno».

Justificó que ese diálogo no haya trascendido a los medios al indicar: «Mis conversaciones con los embajadores no las publico». De todos modos, el funcionario censuró el hecho y señaló que «no tiene por qué existir lo que le sucedió, es un bochorno».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota