2 de marzo de 2010 | Nacionales.

Cristina, en el Congreso: «Derogué el decreto del Fondo del Bicentenario»

La Presidenta anunció la firma de otro decreto para abonar deuda e impulsará que el Congreso “vigile y controle cada uno de los pagos con reservas”. También destacó que el «crecimiento ayudó a disminuir la pobreza» durante la crisis económica y renovó sus críticas a Gran Bretaña por Malvinas. 1banco_central_diauno_concordiaLa presidenta Cristina Kirchner anunció anunció que dio de baja el Fondo del Bicentenario, pero ratificó que pagará la deuda pública de 2010 por decreto y con reservas del Banco Central, en medio de fuertes críticas a la oposición y a los medios de comunicación.

 En un extenso discurso en el que dejó inauguradas las sesiones ordinarias del Congreso, la Presidenta dijo que hay «un país real» donde se baten «récords» económicos y un «país virtual o mediático» en el cual «suceden cosas horribles, en donde nada está bien, en donde todo está mal».

 Al pronunciar su alocución sin leer, como lo hace en forma habitual, la mandataria exhortó a la oposición a que no «obstruyan» la gestión del Ejecutivo porque, según consideró, así no les «va a ir mejor» en las elecciones.

 «No vayan a creer que por querer obstruir algo les va a ir mejor en las elecciones, esto nunca fue así», enfatizó en el tramo final de su discurso de más de una hora y media frente a la Asamblea Legislativa.

 La mandataria subrayó: «Las elecciones no se ganan por ponerle palos en la rueda al otro. Las elecciones se ganan cuando vos sos mejor que el otro, cuando tenemos un proyecto mejor, más creíble».

 La Presidenta le advirtió también a la oposición que no es cierto que «tanto peor, tanto mejor».

 «Tanto peor es siempre mucho peor», dijo y pidió que «ayudemos a la República Argentina.

Al realizar el principal anuncio de su discurso, la jefa de Estado explicó que decidió reorganizar su estrategia para pagar la deuda pública de 2010, aunque, en los hechos, ratificó que lo hará por decreto y mediante el uso de las reservas del Banco Central.

 La iniciativa fue al instante muy mal recibida por la oposición, que salió a criticar en bloque el hecho de no recurrir al Congreso para enfrentar el tema de la deuda.

Primero, la Presidenta señaló que derogó el decreto de necesidad y urgencia por el que creó el Fondo del Bicentenario porque -según dijo- se había desvirtuado a través de presentaciones judiciales de la oposición, a las que fustigó.

 Luego, señaló que firmó un «decreto simple» para pagar con reservas del Central los vencimientos con los organismos de

crédito multilaterales, que rondan los 2.200 millones de dólares.

 Y, por último, destacó que emitió otro decreto de necesidad y urgencia para pagar la deuda pública de 2010 también con fondos del Central -habló de 4.187 millones de dólares-: según dijo, allí se especifica qué vencimientos de qué tipo de bonos se paga en cada caso.

 Además, señaló que ese decreto crea una comisión bicameral con «ocho senadores y ocho diputados» para que realicen un seguimiento de esos pagos.

 Cristina Kirchner dijo que decidió dar de baja el Fondo del Bicentenario porque «el grado de judicialización alcanzado había desnaturalizado facultades que son propias del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo».

 En ese marco, fustigó a los legisladores que recurrieron a la Justicia para bloquear el decreto de necesidad y urgencia que lo creó.

 Y señaló que «nunca» recurrió a un juez en sus épocas de legisladora.

 Por otra parte, destacó que el control de los pagos de la deuda lo tendrán los legisladores y se preguntó «¿alguien piensa que se pueden sacar reservas del Banco Central y llevárselas a la casa?».

 En su discurso, la mandataria criticó en varias oportunidades a los sectores que hablan, según dijo, de un «país virtual» en el que todo está «mal», defendió la marcha de su gestión y lo

realizado por su esposo, Néstor Kirchner entre 2003 y 2007.

 Los dardos que lanzó estuvieron dirigidos a los diarios Clarín y La Nación, a los que mencionó, y además apuntó en varias oportunidades, sin nombrarla, a la UCR.

 La jefa de Estado dijo que si hay partidos débiles se fortalecen «sectores económicos corporativos que medran sobre nuestras pequeñas debilidades y ambiciones para después quebrarnos la voluntad».

 «Así terminan humillando a partidos centenarios que terminan haciendo mamarrachos», enfatizó, en referencia velada a la UCR.

 A los radicales, también les recriminó no haber votado a favor de la estatización de los fondos de las AFJP y evaluó: «son cosas de la política o de lo pequeño».

 En cuanto a la inflación, la única referencia que realizó se limitó a una exhortación a «quebrar esa lógica histórica»

empresaria de «mantener o aumentar rentabilidad vía precios» ypidió «un aumento de la oferta, vía volumen».

 No abordó el tema del manejo del INDEC, siempre esgrimido por la oposición.

 Pero eligió un camino paralelo para referirse al tema: utilizó cifras de la oficina santafesina del INDEC -que habitualmente ofrece un índice de inflación superior al nacional- para asegurar que el Gran Rosario vivió entre 2003 y 2009 una baja dramática de la pobreza y la indigencia.

 Sobre la cuestión de la seguridad, anunció que dará a conocer «un plan» para mejorar los índices en esa materia y señaló que está dispuesta a discutir una reforma judicial.

 En ese contexto, lanzó duras críticas al Poder Judicial: «necesitamos jueces que fallen no de acuerdo a la tapa de Clarín sino a la del Código Civil y del Código Penal».

 Pidió «jueces que condenen a los responsables de lo que sucedió en LAPA y no a un mecánico, a tres años» del hecho, y magistrados que no tengan «tabulados los precios de excarcelaciones».

 Por otra parte, defendió la política agropecuaria del Ejecutivo y deslizó cuestionamientos al sector por «no declarar» en tiempo y forma su cosecha de trigo.

 Durante su alocución, criticó además a Gran Bretaña por no admitir negociaciones por la soberanía de Malvinas y señaló que ese país no puede «ampararse más en (Leopoldo) Galtieri».

 También le pidió a la dirigencia dejar de lado las «vanidades» y señaló: «todos las tenemos, yo también, soy humana si no no estaría sentada acá».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota