q
3 de febrero de 2010 | Nacionales.

Creció en tres años un 30 por ciento la cantidad de heridos graves en choques en el país

SEGURIDAD VIALaccidentes_diauno-rio_uruguay

El año pasado, 40515 personas sufrieron heridas de consideración, cuando en 2006 habían sido 31025; Los atribuyen al aumento del parque automotor y a que con el uso del cinturón de seguridad muchos accidentados no terminan muertos

 En los últimos tres años, mientras el número de muertes en accidentes viales disminuyó ligeramente en algunos lugares del país y se mantuvo estable en otros, la cantidad de heridos severos creció el 29,44%. Los expertos lo atribuyen sobre todo al aumento del parque automotor, en particular de motos y ciclomotores, que intervienen en el 28,2% de los siniestros graves.

 Esto significa, según el Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), que el año pasado, 40.515 personas sufrieron heridas de consideración, cuando en 2006 habían sido 31.025. Casi la mitad tiene menos de 30 años. La cifra se hace más penosa aún cuando se piensa que al menos un tercio del total de lesionados quedará con discapacidades físicas permanentes.

 Si bien todavía no existen estadísticas indiscutidas sobre el número de muertes -la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) inició su tarea en 2008 y aún no tiene listas las cifras de 2009-, los distintos sectores coinciden en las tendencias.

 «Hubo un crecimiento importante del parque automotor, que hizo que la proporción de accidentes haya aumentado», apunta Marcelo Aiello, director del Observatorio de Seguridad Vial de la Agencia. En los tres últimos años, el número de vehículos en circulación aumentó un 15%.

 Al cruzar estos datos con la ligera baja en el número de muertes, y con el notable incremento de heridos, los expertos infieren que están surtiendo efecto los controles, y que hay más conductores que usan los elementos de seguridad pasiva, como cinturón de seguridad, airbag, apoyacabezas y casco.

 «Se está bajando la velocidad y se está tomando menos riesgos en cuanto al alcohol», completa Aiello. «Seguimos chocando cada vez más, y aumenta la cantidad de sujetos expuestos a accidentes, pero son sujetos que están más prevenidos -conjetura Eduardo Bertotti, del ISEV-. Los que habrían resultado muertos, hoy son lesionados graves».

 La construcción de autovías -que evitan los choques frontales, típicos de las rutas y los más graves de todos- ha sido mínima, señala Fabián Pons, gerente de CESVI. Aún así, han servido para reducir el número de impactos delanteros (en particular en la Autovía 2): según el ISEV, en 2006 representaron el 16,5% de los siniestros, pero el año pasado se redujeron al 11,8%.

 Los choques laterales, en cambio, aumentaron del 28% al 35%. Son los que ocurren en especial en zonas urbanas, en bocacalles, y causan sobre todo lesiones por compresión en tórax, pelvis y extremidades superiores e inferiores, en los ocupantes del vehículo impactado.

 «Lo que más ha crecido son las lesiones en ciclistas y motociclistas», observa Pons. «En cuatro años, casi se ha triplicado la participación de motos y ciclomotores en siniestros graves -comenta Bertotti-. Provocan sobre todo lesiones craneales, en función del uso o no de casco, y en los miembros inferiores».

 «Hay que educar y concientizar, y a la vez controlar y sancionar -reclama Aiello-. Se ha dado un par de pasos, pero el camino es kilométrico, y en esto tenemos que estar todos, como ciudadanos».

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota