28 de febrero de 2011 | Nacionales.

Con Khadafy acorralado, los rebeldes se preparan para avanzar sobre Trípoli

La oposición, que ya formó un gobierno alternativo, planea su ingreso a la capital, el último bastión del líder libio en el que se encuentra atrincherado; se temen feroces represalias del régimen; crece la presión internacional

La rebelión, que ya controla el este y varias ciudades del oeste de Libia, preparaba el avance sobre Trípoli, donde Muammar Khadafy se mantiene pertrechado ignorando la presión internacional y minimizando la sublevación que amenaza a su régimen.

La oposición, que avanza a pasos agigantados sobre Libia y que ya formó un gobierno paralelo en Benghazi, «preparan una marcha para liberar Trípoli», aseguró en Nalut, a 60 kilómetros de la frontera con Túnez, un miembro del comité revolucionario de la localidad.

«Las ciudades de Al Rhibat, Kabaw, Jado, Rogban, Zentan, Yefren, Kekla, Gherien y Hawamed también han sido liberadas desde hace varios días. En todas esas ciudades, las fuerzas de Khadafy se fueron y se creó un comité revolucionario», añadió la fuente. «Nos hemos puesto bajo la autoridad del gobierno interino de Benghazi. Con todas las ciudades liberadas de la montaña del Yebel Nafusa y las que se encuentran del otro lado de la montaña, nos preparamos para marchar sobre Trípoli y liberar a la capital del yugo de Kadhafi», declaró.

«No podemos llamarlo gobierno de transición. Es un consejo nacional hasta que Trípoli sea liberada», afirmó el portavoz de los rebeldes, Abdelhafez Ghoqa en la ciudad que se convirtió en bastión de los insurgentes. La jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, dio su apoyo inmediato a ese nuevo organismo y se dijo dispuesta a ofrecer «cualquier tipo de ayuda» a los opositores libios. El primer ministro británico, David Cameron, declaró por su lado que para Khadafy había llegado la «hora de partir».

Pero Kadhafi, de 68 años y en el poder desde 1969, negó que su régimen enfrentara una sublevación de grandes proporciones y que sus fuerzas hayan cometido atrocidades que pueden valerle la acusación de crímenes contra la humanidad. En declaraciones al canal de televisión serbio Pink TV, afirmó ayer que Libia estaba «completamente en calma», a no ser por «un pequeño grupo» de opositores que de todos modos se halla «rodeado».

Dinero embargado. El régimen de Trípoli trató de repatriar la semana pasada dinares libios por un valor equivalente a 900 millones de libras (unos 1053 millones de euros) que tenía depositados en el noreste de Inglaterra, informó el diario The Times.

Según el medio, el ministro británico de Finanzas, George Osborne, ordenó interponer una serie de obstáculos logísticos a la salida de ese dinero mientras preparaba la congelación de los activos del dictador libio y su familia en el Reino Unido.

Mientras tanto, el ex primer ministro británico Tony Blair, el hombre que sacó a Khadafy en su día de su ostracismo internacional, confirmó a The Times que llamó el viernes último al líder libio para decirle que tenía que abandonar el poder y dejar paso a un gobierno de transición a un nuevo régimen democrático.

Aumenta la condena internacional. Los máximos representantes de la diplomacia internacional se reunieron hoy en Ginebra para analizar la crisis, en momentos en que muchos dirigentes empiezan a pensar en la organización del país africano después de la era Khadafy.

En Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó anteayer por unanimidad una serie de sanciones contra el dirigente libio y sus allegados que incluyen un embargo sobre la venta de armas, la prohibición de viajar al exterior y la congelación de los haberes del clan Khadafy en el extranjero.

Por su parte, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, instó al Consejo de Seguridad a no «bajar la guardia sobre Libia en momentos en que sigue planeando la amenaza de represalias violentas contra los civiles».

La sublevación que desde el 15 de febrero sacude a esta rica nación petrolera provocó además el éxodo de más de 100.000 personas, en su mayoría inmigrantes, afirmó el domingo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Agencias AP, EFE, AFP y Reuters

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota