19 de octubre de 2009 | Destacado, Nacionales.

Choque en San Cristóbal: las 8 víctimas viajaban en la camioneta policial

La camioneta de la Policía bonaerense, que llevaba a una mujer al hospital y la acompañaba su familia, embistió un colectivo de la línea 12 en Combate de los Pozos y Juan de Garay. Murieron dos policías, la mujer enferma, tres de sus hijos y dos nietos.

Un momento de angustia y desesperación terminó en la peor de las tragedias: ocho personas murieron anoche por un violentísimo choque en el barrio de San Cristóbal entre un colectivo y una camioneta policial que trasladaba a una mujer con una afección cardíaca y a varios miembros de su familia. Según se confirmó, todas las víctimas fatales viajaban en el vehículo policial.

Pasada la medianoche, muchos vecinos de San Cristóbal, Parque Patricios y Constitución (el fatal choque ocurrió justo en el límite de los tres barrios) vieron interrumpido su sueño por el incesante y sostenido ruido de sirenas que se apoderó de la zona durante largo rato. Patrulleros, ambulancias y camiones de bomberos iban camino al cruce de Combate de los Pozos y Juan de Garay. Allí, minutos antes, una camioneta policial, que trasladaba a una anciana que debía ser atendida de urgencia, cruzó el semáforo en rojo e impactó contra un interno de la línea 12.

El trágico resultado fue de ocho muertos: los dos agentes que conducían el vehículo, la anciana de 83 años que era trasladada de urgencia, tres de sus hijos y dos nietos que la acompañaban. Otras seis personas resultaron heridas, entre ellas una hija de la mujer y el chofer del colectivo.

El drama había comenzado en medio del festejo por el día de la madre. La familia estaba reunida en su casa de Avellaneda cuando Petronila Gómez comenzó a sentirse mal. Recientemente había sufrido un accidente cerebrovascular por el que había estado internada en el Hospital Fiorito, donde había recibido el alta. Sus hijos y nietos no dudaron en llamar nuevamente a la ambulancia, que nunca llegó. Desesperados, acudieron a la comisaría del barrio en busca de ayuda. Allí, dos oficiales se ofrecieron a llevarlos al hospital Tornú, en Villa Urquiza, donde Gómez tiene su historia clínica.

Junto a Petronila, en la parte trasera de la camioneta subieron sus cuatro de sus hijos y dos nietos. Los dos policías de la Bonaerense iban adelante. El vehículo salió a toda velocidad y con las sirenas encendidas. Ya en Capital, tomó la avenida Juan de Garay y, al llegar, a Combate de los Pozos -a metros de la plaza que estchoque buenos airesá frente al hospital Garrahan- cruzó con el semáforo en rojo. Por esa calle venía el interno 31 de la línea 12 –que une Palermo con Barracas-. El impacto fue tremendo: el patrullero quedó destrozado y el colectivo quedó orientado en forma inversa al sentido en el que se movía y sobre la vereda.

Los primeros en acudir en auxilio de las víctimas fueron los vecinos, pero en cuestión de segundos el lugar se pobló de patrulleros de la comisaría 18ª, bomberos y ambulancias del SAME. Los heridos –al menos seis- fueron trasladados de urgencia a los hospitales Penna, Ramos Mejía y Argerich.

El trabajo más duro fue el de los bomberos, que tuvieron que sacar de entre los hierros retorcidos de la camioneta los cuerpos de los dos oficiales y de Petronila y su familia. La única sobreviviente fue la hija de la mujer, de 46 años, que ingresó al hospital Penna con politraumatismo grave, incluido traumatismo severo de cráneo, y fue operada de urgencia para colocarle un tubo de tórax. «Está comprometida», sostuvo Jorge Vilesio, jefe de Guardia de ese centro asistencial, donde además se atendió a otros tres lesionados, entre ellos el chofer del colectivo, que está fuera de peligro.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota