q
21 de octubre de 2015 | Concordia.

CAUSA TABACALERA DEL LITORAL

Se dicto el procesamiento del contacto en la AFIP, Pedro Arturo Verbauwede, quien según diario junio ahora es objeto de fiscalización interno dentro del Organismo y habría perdido el favor de la conducción de la misma. Una causa Multimillonaria que se enmarca en la feroz competencia entre las multinacionales tabacaleras y que en la ciudad de Concordia y por la actividad de la Tabacalera del litoral ya tiene más de 8 procesados incluyendo funcionarios policiales.

El extenso informe que lleva la firma de Claudio Gastaldi da cuenta de maniobras con testaferros a través de los cuales inscribían los inmuebles producto de la exorbitantes ganancias, pero lo que parece más bochornoso aún sería la utilización del nombre de su empleada domestica por parte del ex- titular de AFIP, que pone en una incomoda situación judicial a la empleada de muy bajos recursos que resulta denunciada por falso testimonio.

A continuación el informe completo que elaboró diario junio…..
TABACALERA DEL LITORAL: El ex titular de la AFIP, Verbauwede, fue procesado por Asociación Ilícita

El juez federal de C. del Uruguay, Pablo Seró, determinó el procesamiento por el delito de Asociación Ilícita al ex titular de la AFIP Concordia, Pedro Arturo Verbauwede ; al hijo del principal imputado, Raúl Alberto Molina y a por lo menos 4 empleados de la fábrica de cigarrillos conocida como Tabacalera del Litoral. El abogado de varios de los procesados, contó a DIARIOJUNIO que apelará la sentencia dictada el pasado viernes. Asimismo, Seró sobreseyó a más de 20 ex trabajadores de la tabacalera, y procesó a otros integrantes de esta supuesta asociación ilícita que viven en la ciudad de Buenos Aires. Por otra parte, DIARIOJUNIO pudo saber de fuentes fidedignas que Verbauwede mantuvo un duro cruce con autoridades de AFIP que le anticiparon que, ahora, lo investigan. Además comenzó a circular en selectos grupos que algunos amigos comenzaron a malvender propiedades inmuebles. Empleados de AFIP consultados por este diario aseguraron que, al ahora procesado lo cambiaron de oficina, “lo degradaron aún más”, relataron.

La noticia fue como una bomba para muchos de los empleados y funcionarios de AFIP que, en muchos casos creyeron que el ex titular del organismo en Concordia iba a zafar seguro de este procesamiento.

La sentencia de Seró, que tiene casi 200 fojas lo señala como integrante de una Asociación Ilícita que manejaba información sensible y que, por tanto, su participación era clave para que se consumara el ilícito del que se lo acusa a él y a varias otras personas.

Asimismo, el juez que sustancia esta causa que está a punto de cumplir dos años, procesó también al hijo de Molina (Matías Raúl), en rigor, el único detenido (con prisión domiciliaria) hasta ahora ; a cuatro empleados de lo que fue la Tabacalera del Litoral, esto es, Yamila Gisela Christiansen ; María Cristina Carmarán ; Silvia Lorena Arce ; José Hereberto Jauregui y Héctor Darío Bonasola ; todos administrativos, salvo este último que trabajaba en producción.

Vale destacar que también fue procesado el policía de la Federal de apellido Eduardo Ramón Buruchaga y otros implicados con domicilio en Buenos Aires.

Por otro lado, el juez dictó el sobreseimiento de un total de más de 20 ex trabajadores de esa empresa que, el día de los allanamientos la pasaron verdaderamente mal.

LA BOMBA EN LA AFIP Y LOS AMIGOS O SOCIOS DEL EX

Desde hace días que los empleados de la AFIP delegación Concordia, observan que sucede algo raro en esa dependencia.

Hasta ayer casi nadie sabía lo que estaba ocurriendo, sin embargo varios se sorprendieron al ver que había aumentado la degradación laboral del ahora procesado. Es que, lo ubicaron en una oficinita administrativa menor “para no hacer nada”, dijeron fuentes que pidieron el anonimato.

En este marco habría tenido un fuerte cruce con directivos del organismo que le anticiparon que lo investigan.

De hecho, tanto aquí en Concordia como en Paraná, personas informadas, aseguraban que amigos de Verbauwede a los que identifican como testaferros, habrían comenzado a vender o malvender propiedades inmuebles preocupados porque sus nombres formarían parte de la investigación judicial debido a que aparecen en escuchas telefónicas.

En esas escuchas, según aseguraban personas que tienen acceso a información clasificada, aparecerían estos “amigos o testas” que al hablar con el ahora procesado le decían “Y… como anda socio”.

BREVE RESEÑA

A modo de reseña, baste recordar que cuando DIARIOJUNIO se enteró, también en exclusiva, que una dotación de Gendarmería se había presentado (en diciembre de 2013 y en el medio de un imponente operativo) en las oficinas de la AFIP (que en ese momento estaban ubicadas en calle Estrada) y se lo habían llevado a Verbauwede, entonces titular de ese organismo y que sospechábamos que se trataba de una cuasi detención, el entonces alto funcionario, negó la especie.

En efecto, DIARIOJUNIO logró entrevistar a Verbauwede y este solo atinó a decir que había ido hasta el edificio de gendarmería solo a prestar colaboración para el esclarecimiento de esta causa que, bueno es decirlo, está sospechada de haber sido una “ayudita” a Massalin Particulares para despejar la competencia.

Pocos días después, este mismo diario daba la información en exclusiva que el hasta ese momento máxima figura de la AFIP había sido imputado en esta causa cuya carátula es “Molina Raúl Alberto s/Asociación Ilícita”.
AFIP-TABACALERA : Verbauwede tenía en negro a su empleada doméstica, la utilizaba para negocios turbios y para zafar la denunció

El eje del escándalo conocido como Tabacalera del Litoral cambió abruptamente. DIARIOJUNIO lo supo luego de leer las 172 fojas del expediente judicial de procesamiento. Allí, Marta Galarza, ex empleada doméstica del ex titular de la AFIP-Concordia Pedro Verbauwede, prestó su testimonio, y afirmó que “desconoce la empresa Tabacalera del Litoral, no habiendo realizado ningún tipo de operaciones comerciales con la misma”. El punto es que en la documentación secuestrada por la justicia en el allanamiento a la empresa, aparece como “cliente mayorista y relevante”, en rigor, el dato clave para desestimar la denuncia por falso testimonio con la que su ex patrón quiso desautorizarla y ponerla presa. En su fallo el juez lapida a quien fuera la máxima autoridad del organismo recaudador en Concordia.

En efecto, el juez afirma “Verbauwede brindaría a la empresa Tabacalera del Litoral el Monotributo de su empleada para que la firma utilice su nombre en facturaciones o en distintas maniobras vinculadas posiblemente a la evasión impositiva.., lo cual constituiría otro síntoma de las contribuciones que el funcionario de AFIP efectuaría para con el principal investigado en la causa”. Lo que sigue es el testimonio de quien no solo era empleada en negro del jefe de la AFIP, sino que pudo quedar penalmente involucrada en esta causa.

EMPLEADA DOMESTICA PERO MONOTRIBUTISTA

El expediente judicial reza, “según documentación secuestrada respecto de la firma Tabacalera del Litoral S.R.L, la ciudadana Marta Galarza figuraba como cliente mayorista y relevante de la misma.

Con motivo de esto AFIP cursó requerimiento a la nombrada, quien se presentó manifestando que desconoce la empresa T.L., no habiendo realizado ningún tipo de operaciones comerciales con la misma.

Finalmente, en la misma presentación, manifestó “como dato objetivo y anecdótico” que en los años 2010 y 2011 trabajó como empleada doméstica en la casa particular de Pedro Verbauwede.

Desde el mencionado organismo se constató que Galarza no se encontraba declarada por el entonces Jefe del Distrito Concordia como empleada doméstica, sino que había sido inscripta en fecha 19/07/2010 como monotributista, lo cual no se condecía con su situación fiscal, según lo declarado por la nombrada.

Encuestada que fuera por la AFIP, manifestó que se dedica al servicio doméstico, que nunca imprimió facturas, que su inscripción en Monotributo fue realizada por Verbauwede y que al finalizar la relación laboral éste no le realizó la liquidación por indemnización y otros conceptos.

Añadió que era Verbauwede quien le pagaba el monotributo. Finalmente la Administración Federal concluyó en que resulta llamativo que Galarza, quien desconocía los alcances de la inscripción de monotributo, se encontrara Registrada como cliente mayorista de la empresa.

DECLARACION TESTIMONIAL…

“Galarza fue citada a prestar declaración testimonial ante estos Estrados”… Preguntada sobre si le facturaba por los servicios que le prestaba a Verbauwede respondió negativamente.

Preguntada sobre su relación con la firma denominada Tabacalera del Litoral, la compareciente respondió negativamente.

Preguntada sobre si alguna vez se inscribió ante la FIP­DGI, respondió: “sí, Pedro me había inscripto. Eso fue cuando trabajaba yo con él”. Preguntada sobre si facturaba a otras personas o empresas, la testigo respondió: “no, no”.

Preguntada sobre donde tenía ubicado los talonarios de facturación, la testigo: “los tickets que él me daba los tengo en casa. Nunca tuve talonarios de facturación”.

A instancias de las abogadas de la A.F.I.P.­D.G.I. S.S. preguntó sobre qué le dijo Verbawwede “él me puso en blanco porque trabajaba para él”. A instancias de las abogadas de la A.F.I.P.­D.G.I. S.S. preguntó sobre si le descontaba aportes del sueldo respondió afirmativamente.

A instancias de las abogadas de la A.F.I.P.­D.G.I. S.S. preguntó sobre si en tal oportunidad le solicitó documentación para inscribirla, la testigo dijo: “sí, el documento”.

Preguntada sobre si en alguna oportunidad fue proveedora de alguna firma, respondió negativamente. Preguntada sobre si en alguna oportunidad recibió reclamos de la AFIP­DGI o de cualquier otra entidad o persona: “no”.

Preguntada sobre si tenía conocimiento de que figurara como proveedora, la testigo respondió negativamente.

EL JUEZ SERO CONCLUYE…

Las declaraciones brindadas por la nombrada Galarza y el análisis efectuado por la Administración Federal de Ingresos Públicos, permiten inferir, aunque sea indiciariamente, que Verbauwede brindaría a la empresa Tabacalera del Litoral el monotributo de su empleada doméstica para que la firma utilice su nombre en facturaciones o en distintas maniobras vinculadas posiblemente a la evasión impositiva por parte de la empresa, lo cual constituiría otro síntoma de las contribuciones que el funcionario de AFIP efectuaría para con el principal investigado en la causa.

La segunda cuestión vinculada a la empleada del domicilio de Verbauwede que, en rigor, no resiste el menor fervor defensista y sobre la que infructuosamente se hubiera formalizado una causa judicial que tuviera por objeto el falso testimonio.

En este aspecto la defensa no pudo destruir un dato objetivo que aparece justamente con la inscripción bajo el régimen del monotributo de la empleada doméstica de Verbauwede estableciéndose, como supra apunté, que “…surgieron indicios de que el mismo brindaría a la empresa Tabacalera del Litoral el monotributo de su empleada doméstica Marta Beatriz Galarza para que la firma utilice su nombre en facturaciones o en distintas maniobras vinculadas posiblemente a la evasión impositiva, lo cual constituiría otra de las contribuciones que el funcionario de AFIP realizaría para con el principal investigado en la causa”.

CONTRA VERBAUWEDE HAY MUCHO MAS

Pese a que el exjefe de AFIP había asegurado que las llamadas entre él y Molina eran solo receptivas, el secuestro de celulares y el entrecruzamiento de datos, demostraron otra cosa, en rigor, quedo claro, según este fallo, que Verbauwede llamaba a Molina y que este le facilitaba contactos y otros beneficios.

Todos sabemos que el empleo doméstico es el sector en el que se registra mayor explotación, tanto como esto se sabe del esfuerzo del gobierno por lograr mayor nivel de registración para impedir esa explotación. Uno de los organismos encargados de que este objetivo se verifique es, precisamente la AFIP.

Por lo mismo, impresiona que nada menos que un jefe de AFIP actúe en contra de lo que a diario ordena al resto de los mortales. Si a esto le agregamos que no solo la tenía en negro sino que la utilizaba para negocios nonc santo, ya es como mucho y, si encima, ante la imposibilidad de su empleada de decir otra cosa que la dijo (ya que está obligada por ley a decir la verdad), la denuncia de falso testimonio con el riesgo (si no fuera porque la justicia ya tenía otro dato contundente, los recibos encontrados en la tabacalera), de que fuera presa.

En otras notas hemos adelantado que la AFIP aquí está lejos de ser el mejor ejemplo, de hecho ha tenido que llegar hasta aquí la PROCELAC para investigar lo que la AFIP no hace, pero esto de ahora es, como imagen pública, un bochorno, emblema de lo peor

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota