q
30 de noviembre de 2010 | Nacionales.

Aseguran que habrá un plus de fin de año para quienes reciben la asignación por hijo

En los próximos días, el Gobierno anunciará un plus de fin de año para los 3,7 millones de personas que reciben la asignación universal por hijo. La idea está avanzada y la presidenta Cristina Fernández ya dio el visto bueno. Sólo resta definir la fecha del anASIGNA_1-4-3aa60uncio y el monto, que tendría un piso de $ 100 por beneficiario, según pudo confirmar El Cronista. La medida será el último capítulo del plan navideño que pergeñó la Casa Rosada para impulsar el consumo de cara a las fiestas de fin de año. Llega luego que la semana pasada se otorgara un plus por única vez de $ 500 para los jubilados que cobran hasta $ 1.500 por mes. El adicional para los beneficiarios de la asignación universal por hijo inyectará a los bolsillos de la población en situación más vulnerable alrededor de $ 370 millones, que irían directamente a fomentar el consumo, dado que se trata de los sectores que destinan una mayor proporción de cada unidad de ingreso adicional a comprar alimentos y bienes básicos. Por ello tendrá un efecto directo para impulsar la economía.

Sumado a los $ 2.000 millones que se volcarán al nivel de actividad con el aumento a los jubilados, serán en total alrededor de $ 2.400 millones para apuntalar la economía a fin de año.

Los detalles finales del anuncio que hará la presidenta Cristina Fernández en los próximos días sobre el pago a los beneficiarios de la asignación universal por hijo están terminando de definirse por estas horas en la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS), entidad que dirige Diego Bossio.

La asignación universal por hijo se comenzó a cobrar en diciembre del año pasado, mediante una suma de $ 180 por beneficiario. En septiembre ese monto se elevó a $ 220. El Gobierno tiene en carpeta un nuevo aumento permanente, pero sería dado a conocer recién durante el primer trimestre de 2011.

Según los datos que manejan en la ANSeS, la asignación universal por hijo permitió disminuir la pobreza en 4,2 puntos porcentuales (lo que implica una reducción del 30% en términos de la cantidad de personas) y la indigencia en 2,1 puntos porcentuales (un descenso del 55%).

El consumo hoy representa dos tercios del producto de la Argentina. Y ha venido ganando peso dentro de la estructura económica de la mano de la recomposición de los niveles de vida de los sectores bajos y medios. La asignación universal por hijo implica para la ANSeS un desembolso anual de alrededor de $ 10.000 millones al año, por lo que representa alrededor del 0,8% del PBI de la Argentina.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota