15 de septiembre de 2010 | Provinciales.

Amenazaron mediante llamados telefónicos al subjefe de Policía de Entre Ríos

Los anónimos telefónicos le hicieron saber que estaban vigilando todos los movimientos de la familia y dan la pauta de que quienes están amedrentándolo conocen con lujo de detalles los movimientos de sus seres queridos.Si bien la Policía de la provincia se encuentra trabajando sobre muchos hechos delictivos en los que podrían estar involucrados los autores de las amenazas, existe particularmente un caso que ha desvelado en las últimas semanas a Rosatelli: se trata de la investigación del asalto al casino de Concordia, de la cual se puso a la cabeza el mismo día del hecho. Comentarios de allegados a las altas esferas de esta investigación llegaron a hablar del celo con el que el subjefe siguió algunas líneas de la pesquisa y tuvo bajo la lupa a un par de personas que –se dice- podrían pertenecer a la misma fuerza policial y en actividad.

Una denuncia por amenazas ante el fiscal de Chajarí fue realizada en las últimas horas por el comisario general Juan Ramón Rosatelli, quien se desempeña actualmente como segundo jefe de la Policía de Entre Ríos.
La presentación se efectuó en esa ciudad – de donde es oriundo el alto funcionario policial- debido a que allí está radicada su familia y es donde se recibió una de las llamadas. Con un claro intento de amedrentar e infundir temor, la voz anónima les hizo saber que estaban vigilando todos los movimientos de la familia.
Datos extraoficiales que confirmaron la preocupación y la denuncia de Rosatelli en la Fiscalía de su ciudad, hecho que trató de mantenerse en el más férreo hermetismo dentro de los ámbitos institucionales de la fuerza de seguridad.
Aunque podría suponerse que un funcionario de la jerarquía de Rosatelli, quien al igual que otros de la plana mayor de la Policía provincial ocupa un cargo de gran responsabilidad y por ello está acostumbrado a sufrir presiones o correr riesgos, allegados al segundo en importancia dentro de la institución policial comentaban ayer que “las amenazas deben haber sido altamente contundentes y deben haber tocado puntos de valor muy importantes en la vida del subjefe como para que efectúe esta denuncia y busque asistencia legal para seguir la causa hasta encontrar a quienes lo están buscando intimidar”.
Así mismo, trascendió que Rosatelli se contactó, apenas regresó de Chajarí, con el abogado penalista Marcos Rodríguez Allende, quien se estaría constituyendo como querellante en esta causa antes del fin de semana.
Una de las llamadas, la que fue recibida en el domicilio del denunciante, fue atendida por la hija de Rosatelli, quien también se desempeña como funcionaria policial y al parecer, la voz anónima insistió en que Rosatelli deje de entrometerse en ciertos asuntos, dando además claras pautas de que conocían a todos los integrantes de la familia, sus movimientos y proporcionó detalles que hicieron creíble que los habían estado vigilando de cerca.
El abogado Rodríguez Allende, visiblemente sorprendido de que a pocas horas de la denuncia el tema trascendiera públicamente, finalizó confirmando la especie y su reunión con Rosatelli, tras la cual resolvió acompañarlo en la tarea iniciada en la Fiscalía, bajo la nueva implementación del sistema acusatorio, el que ya está en uso en la costa del Uruguay.
“Lo único que puedo adelantar sobre este hecho es que existe una denuncia por la existencia de un delito en perjuicio del subjefe de la Policía de Entre Ríos y que luego de que me solicitara asistencia legal me voy a constituir como querellante particular. Rosatelli me ha encomendado que lleguemos hasta las últimas consecuencias, por lo que en las próximas horas me estaré contactando con el Fiscal. Hay que recordar que con el funcionamiento del sistema acusatorio, la misma Fiscalía está poniendo en marcha la investigación y vamos a formar parte de ella. Existe en este caso un juez de Garantías, quien irá regulando y garantizando los derechos no sólo de los que estén bajo sospecha, sino también de las víctimas de la causa”.

Sospechas

Si bien la Policía de la provincia se encuentra trabajando sobre muchos hechos delictivos en los que podrían estar involucrados los autores de las amenazas, existe particularmente un caso que ha desvelado en las últimas semanas a Rosatelli: se trata de la investigación del asalto al casino de Concordia, de la cual se puso a la cabeza el mismo día del hecho. Comentarios de allegados a las altas esferas de esta investigación llegaron a hablar del celo con el que el subjefe siguió algunas líneas de la pesquisa y tuvo bajo la lupa a un par de personas que –se dice- podrían pertenecer a la misma fuerza policial y en actividad.
El Diario

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota