10 de noviembre de 2009 | Provinciales.

Alertan sobre posibles favoritismos en la elección del defensor del Pueblo de Paraná

Fuentes ligadas a la elección del defensor del Pueblo de Paraná expresaron su “preocupación” ante este medio, por el supuesto favoritismo político que podría existir en la elección del defensor del Pueblo de Paraná. Específicamente consignaron que podría ser electa una postulante que cuenta con el apoyo político del Ejecutivo municipal, lo que no condice con el grado de independencia que debería tener un cargo de este tipo, justamente para marcar distancia de situaciones que involucran por lo general a funcionarios. Argumentaron, en ese sentido, que se modificó el orden de inscripción de los 25 candidatos, para que esta persona pasara a encabezar la lista. Inclusive alertaron a ANALISIS DIGITAL que la fecha de la audiencia pública no ha sido fijada entre las pautas que rigen el proceso, porque la idea sería no concretar esta instancia para favorecer a la aspirante. El rumor sobre favoritismos en la elección del defensor no es nuevo. Circuló de boca en boca en el momento de la inscripción de candidatos, aunque muchos postulantes prefirieron hacer oídos sordos por tratarse de una instancia formal, definida por ordenanza. Sin embargo, con el correr del tiempo la versión fue acercándose a la realidad.
palacio
En este contexto se entiende que las fuentes ligadas al proceso estén convencidas de que finalmente se quedará con el cargo “la candidata de la gestión municipal”, con la cual el Ejecutivo mantiene una cercanía política de años.

En detalle, si bien la inscripción para el cargo no fue realizada según el orden alfabético, por lo cual Carlos Enrique Díaz Bertozzi encabezaba la nómina, las fuentes remarcaron que el cambio de último momento se efectuó para favorecer a María Griselda Anzola, quien pasó de estar en el número 13 de la lista a encabezarla. Incluso cuestionaron que el espacio dedicado para detallar su currículum fue ampliamente superior que para el resto de los inscriptos.

Pero además, la Ordenanza 8391 estipula que un candidato a defensor del Pueblo puede ser presentado por el intendente, uno o más ediles o reunir el 0,5 por ciento del padrón electoral vigente. Por este motivo quienes levantan la voz para cuestionar el posible privilegio, remarcan que si un postulante cuenta con el apoyo del Ejecutivo municipal tiene ventaja sobre aquellos que van en la búsqueda del apoyo popular, que se debe traducir en la actualidad en 912 avales.

Y lo mismo sucede con otros actuales postulantes que integran la lista, cercanos al poder político. Entre ellos se encuentran el abogado Luis Oscar Garay, ligado al peronismo; el ex precandidato a intendente del PJ Oscar Barbieri; el ex concejal radical Pablo David Donadío o el ex convencional de Aldo Rico en 1994 Rodolfo Eduardo Borini, por citarse algunos casos.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota