3 de enero de 2010 | Destacado, Ultimas Noticias.

Alertan sobre los peligros de exponerse al sol

Elegir bien las cremas bronceadoras y protectoras, y moverse en determinados horarios son los principales ítems. Cáncer y lesiones oculares son patologías más habituales. El intenso calor que se da en la provincia en la temporada estival se potencia año a año, y la actual se avizora como una de las más duras de los últimos años.

En ese contexto, la exposición al sol es uno de los factores que más repercuten en la salud de los correntinos, quienes en muchos casos se exponen a los rayos solares sin darse cuenta de lo dañino y perjudicial de la acción. Ante ello, especialistas en la materia aconsejaron sobre medidas a tomar para cuidarse de la situación y dieron detalles de qué tipo de cremas bronceadoras se debe utilizar y cómo hacerlo.

 solTratar de broncearse sin las debidas precauciones puede significar un verdadero riesgo de cáncer de piel, trastornos oculares, debilitamiento del sistema defensivo para combatir las enfermedades, manchas en la piel de aspecto desagradable, arrugas y piel curtida, según informó el Ministerio de Salud de la Provincia.

 Los efectos nocivos de los rayos solares y otras herramientas de bronceado, sobre todo en personas de piel blanca o pálida, de pelo rubio, rojizo o castaño natural, son muy dañinos. Sobre todo, entre quienes alguna vez recibieron tratamiento contra el cáncer de piel y aquellos que atraviesan una enfermedad o consumen algún medicamento, además de los niños.

El riesgo radica en la falta de protección de la piel durante la exposición a rayos solares, lámparas de rayos ultravioletas y otros artefactos utilizados para el mismo fin, que de todas maneras tienen emanaciones peligrosas.

 Protector solar

 El bronceador es otra de las sugerencias de los especialistas, teniendo en cuenta que los protectores solares son productos de uso externo que contienen sustancias físicas y químicas que actúan como barrera protectora de la piel a las radiaciones solares.

 Las cremas se clasifican de acuerdo al factor de protección solar (FPS) frente a los rayos UV (ultravioleta), por lo que a mayor número de FPS, mayor la protección.

 Generalmente, conviene utilizar un protector solar con un FPS 15 como mínimo, considerar que se recomienda aplicar el protector solar en la piel 30 minutos antes de exponerse al sol, no olvidar colocarse aun en las partes sensibles, como superficies calvas de la cabeza, orejas, cuello, nariz, empeines de los pies y manos; usar también protector labial y, en el caso de niños menores de 6 meses, consultar con el médico sobre la conveniencia de su aplicación.

 Cama solar y otros

 Un párrafo especial de la prevención es el de los “métodos artificiales para broncear la piel”, donde la lupa sanitaria reposa sobre las lámparas de rayos ultravioletas, camas solares, pastillas y cosméticos para broncear la piel, opciones que deben ser adoptadas con los debidos recaudos y tendiendo siempre en cuenta que no significan un filtro de daños solares para la piel.

 “Examinar la piel regularmente en busca de señales de cáncer de la piel” es el consejo de Salud, que llama a observar cambios en el tamaño, la forma, el color o el volumen de lunares, verrugas, manchas en la piel o marcas de nacimiento.

 En caso de notar cambios o partes doloridas de la piel, desde Salud Pública recomiendan asistir al Dispensario Dermatológico, o bien al hospital o Caps más cercano al domicilio, a la mayor brevedad posible, luego de un autoexamen, que incluye observar alrededor de la nuca y el cuero cabelludo con la ayuda de un espejo, examinar el cuerpo en el espejo tanto de frente como de espalda y a ambos lados, doblar los codos y observar debajo de los brazos, mirar la parte posterior de las piernas y los pies”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota