2 de noviembre de 2010 | Concordia.

Agresión a trabajadores de tránsito: Habló el agresor reconoció ‘haber actuado mal’, pero dice que lo hizo para defender a su hijo y que lo quisieron coimear pidiendole 500 pesos

Luego de que dos agentes de la Dirección Municipal de Tránsito denunciaran haber sido agredidos por un irascible conductor que les propinó una golpiza, en la madrugada del domingo, el señalado como el agresor, Federico Barrios, de 41 años, reconoció “haber actuado mal”, pero dijo que fue en defensa de su hijo que estaba siendo golpeado por más de diez agentes de tránsito y que previamente habían querido “coimearlo” para anular una multa (acta de constatación Nº 653.299) que presentaría irregularidades tales como presentar la infracción de no portar casco cuando el infractor circulaba en un automóvil

Barrios señaló ante nuestros cronistas que “yo quiero comentar la verdad de la historia, mi verdad, que él cuente la suya; porque, aparentemente, yo soy el malo de la película”.

En este sentido, destacó que “el problema surgió en la Costanera, a eso de las 3 Hs. de la madrugada (del domingo); bueno, en realidad no es problema que le hagan a mi hijo una multa porque no pasó el test de alcoholemia, está bien, estoy de acuerdo”.

Al respecto, recordó que “mi hijo me llama a eso de las 3 Hs. de la madrugada y me dijo que le querían quitar el auto. Yo le dije que esperase que iba para allá, ya que era la primera vez que le prestaba el auto, porque él sale en una camioneta”.

Luego, aclaró que “mi hijo tiene 18 años, salió con su mujer, que está embarazada, la hermana y una amiga más”, tras lo que aclaró que “cuando yo iba llegando le pregunté qué pasaba y me dijo que le quitaron el auto porque le hicieron el test de alcohol y le dio una determinada graduación, pero no hicieron bien la prueba porque la aguja no bajaba y a mi ni me la quisieron mostrar”.

Ante esta situación, continuó, “le dije que si no podía manejar, que estaba bien, y al preguntarle por el auto, me dijo que se lo daban a un amigo, que es conocido del agente (de Tránsito), pero a este amigo no le hicieron el test de alcoholemia cuando le dieron el auto, y esto ya es una falta de ellos, porque el chico podría estar también con alcohol; pero, bueno, todo bien, se terminó el problema, le dieron el auto y nos vinimos”.

Asimismo, dijo que “yo al agente, que lo conozco del fútbol, le pregunté por qué me hacía la boleta si el chico andaba legal – el año pasado era menor y no tenía carné-, con su carné y su seguro (del auto); antes le sacaban $ 50 ó $ 100 de coimas, vamos a decir la verdad”.
Como respuesta, agregó, el agente de tránsito “me quiso pelear, pero yo me fui, mi mujer me dijo que nos fuéramos. Después volvía a mi casa, me acosté y lo llamé a mi hijo para que me mostrara la boleta (de la multa) y me encuentro que había una x donde decía ‘conducir sin portar carné de conductor´- aunque él tenía carné-, otra x en ‘no portar comprobante de seguro´ – que también lo tengo- y otra x donde decía ‘falta de casco protector´, siendo que se trataba de un auto”.
Además, remarcó, “dice alcoholemia:1,2, pero eso está todo bien; entonces, le dije: ‘vamos porque tenés cuatro multas y como vos trabajás, las vas a pagar vos, ya que tenés que hacerte responsable de lo que hacés´. Vamos a buscarlos que en algún lado lo vamos a encontrar al Sr. Altamirano, que es el jefe de ellos (los inspectores de tránsito), al que conozco perfectamente”.
Entonces, continuó, “los encontramos frente al Banco de la Nación (Mitre y Pellegrini), casi a las 4 Hs., a la hora de que se hubiera labrado la multa. Ellos estaban poniendo los bonetes, recién comenzaban el operativo en ese lugar y eso es lo único cierto que dijeron ellos, que recién comenzaban el operativo”.
Luego, prosiguió, “hablé con Altamirano, que primero estaba ocupado con una moto, y le dije: Escuchame Altamirano, arreglame esta situación porque el pibe tenía carné, tenía comprobante de seguro y no entiendo eso del casco”.

Ante esta solicitud, precisó que su interlocutor le manifestó que “se habría corrido el carbónico y yo le respondí que estaba bien, pero que se había corrido justo en la casilla de las x, no en los renglones”.

En consecuencia, refirió, “justo lo encontramos al agente Medina y yo le dije que estaba mal la boleta y que la hiciera como correspondía, que con lo del alcohol no había problema, que lo hiciera por ese punto; entonces, me dijo que si quería que me hiciera de nuevo la boleta le diera $ 500. Yo le dije que cómo le iba a dar esa suma si ganaba $ 70 por día y le pedí que me mostrara el original que tenía él. Ahí me dijo: Qué te voy a dar a vos la boleta, quién sos vos y puteó a mi madre”.

En ese momento, aseguró, “fue cuando se atacaron con mi hijo, yo me fui para el auto; pero, cuando vi que todos los agentes iban contra mi hijo, que eran como once, fui al auto y saqué un palo para defender a mi hijo. Yo fui a defender a mi hijo, no lo fui a agredir a él de entrada, ya lo hubiera echo en la Costanera, no lo voy a hacer a dos pasos de la Jefatura de Policía”.

Por otra parte, se quejó de que en declaraciones periodísticas efectuadas, supuestamente, ayer, “el Director de Tránsito dijo que si él fuera el padre de mi hijo, lo agarraría y lo cagaría a trompadas, es decir, me está llevando a que sea agresivo y yo pienso que en vez de eso hay que aconsejarlo para que no vuelva a cometer errores si los ha cometido”.
Más adelante, consultado acerca de si reconocía haberse pasado del límite en la batahola suscitada en la madrugada del domingo, dijo que “me pasé del límite porque mi madre no tiene nada que ver en todo esto (en relación al presunto agravio sufrido) lo mismo que la madre de él y, además, ellos eran como once y se fueron contra mi hijo, le pegaron en el brazo y eso está constatado por el médico de policía”.

“Esto es la verdad, yo asumo la culpa de haberle pegado (al agente de tránsito), de lo cual estoy arrepentido ahora, pero era porque estaban atacando a mi hijo y, es más, después de que pasó esto, el agente me comenzó a patear el auto, yo me iba a bajar nuevamente pero no lo hice. Es decir, que también cuente su parte, que él me pidió una coima, que lo agredieron a mi hijo, que me patearon el auto”, puntualizó.
Además, manifestó que “yo tengo de testigo a un remisero de que yo no me bajé con el palo, solo después que agredieron a mi hijo, fui a buscar el palo”.
Por otra parte, aseguró que mientras se producía esta agresión “el agente le gritaba a mi hijo: Cuando yo te vea en la calle te voy a pegar un tiro en la cabeza, a vos y a tu papá. Así que tiene que aceptar lo que hizo. Yo ahora aparezco como el malo de la película y lo asumo, porque actué mal, pero fue para defender a mi hijo”.

“Yo a mi hijo no lo voy a apañar si anda borracho y mata una criatura, nunca voy a hacer eso, yo tengo seis hijos y él tiene tres, me siento responsable como padre y solo reaccioné”, volvió a manifestar.

Finalmente, expresó que “es como en la escuela, que un chico se porta muy bien y todos le hacen cosas y cuando reacciona, justo lo ven y pasa a ser el malo de la película”.

El Sol

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota