4 de febrero de 2011 | Concordia, Destacado.

ACTOS POR SAN LORENZO Y CASEROS

Se realizó el acto Conmemorativo del 198º Aniversario del Combate de San Lorenzo, con una formación de efectivos de las distintas fuerzas de seguridad e invitados especiales en el acto se destacó este combate, de importancia militar, de gran trascendencia . Pacificó el litoral de los ríos Paraná y Uruguay, dando seguridad a sus poblaciones; mantuvo libre la comunicación con Entre Ríos, que era la base del ejército sitiador de Montevideo; privó a esta plaza del auxilio de víveres para prolongar su resistencia; conservó franco el comercio con el Paraguay, que era una fuente de recursos y, sobre todo, dio al general San Martín a sus ejércitos y a sus armas un nuevo temple. En el homenaje presidido por el señor vice intendentecaseros_1-97a2b Dr Alejandro Jorge Casañas en representación del intendente Gustavo Bordet, se realizaron las ofrendas florales desde el Municipio de Concordia, de Damas Patricias y la Asociación Sanmartiniana.

HOMENAJE POR LA BATALLA DE CASEROS Las autoridades, siguiendo con la tradición concordiense del 3 de febrero, se trasladaron a la plaza Urquiza para participar del acto conmemorativo del 159º Aniversario de la Batalla de Caseros, frente al monumento del prócer entrerriano, con la presencia de descendientes de Urquiza, se rindió este homenaje. Destacando los acontecimientos de la acción que se inició cuando Entre Ríos, le retiró al gobernador de Buenos Aires la representación de su provincia del exterior. Tras la ruptura formal, Urquiza inicia una etapa bélica marchando con sus fuerzas a Uruguay para combatir al Gral. Oribe. La fuerzas rosistas desplegadas en la república oriental del Uruguay capitularon y retiraron el sitio de Montevideo, evento que pasaría a la posteridad como el sitio de la Nueva Troya. Argentinos exiliados en la banda oriental, y más de seis mil extranjeros, entre brasileños y uruguayos se incorporaron a las fuerzas de Urquiza que se concentraron en Entre Ríos. Cerca de 28.000 hombres se incorporaron a lo que sería conocido como el Ejército Grande. Corrientes se había sumado tempranamente para este combate. Tanto por los nombres de sus generales, capitanes y divisiones, como por sus dimensiones, la sola existencia de este cuerpo militar era atemorizante. Las fuerzas cruzaron el Río Paraná a la altura de la ciudad de Diamante, rumbo a Buenos Aires en diciembre de 1851. Por su parte las fuerzas de Rosas conformadas por 20.000 hombres aguardaban el ataque en Caseros, cerca de la capital. Allí se produjo la batalla en la mañana del tres de febrero de 1852, resultando vencedor el Ejército Aliado bajo el mando de Urquiza. Poco después del mediodía, Rosas había redactado su renuncia y abandonado el campo de la lucha rumbo a Buenos Aires. Rosas buscó asilo en la legación Británica y por la noche, junto su hija, embarcó hacia Inglaterra, país en el que murió 25 años después en la ciudad de Southapmton. El 20 de febrero, Urquiza entraba triunfalmente Buenos Aires. Junto a el iban Domingo Faustino Sarmiento y el Coronel Mitre. La jornada de caseros señalaba la apertura a la era de la organización nacional. Es recién desde este momento que el país pudo organizar su Estado, darse una Constitución, dotarse de autoridades nacionales legítimas y desarrollar una identidad común.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota