26 de enero de 2010 | Provinciales.

A los 37 años de edad se suicidó el segundo jefe de la División Homicidio de la Policía de Entre Ríos

Conmoción en la fuerza por el segundo hombre de la plana mayor de la policía que toma la drástica decisión en lo que va del año. Según confirmaron, Marcelo Rodríguez, segundo Jefe de la División Homicidio de la Policía de Entre Ríos, terminó con su vida luego de descerrajarse un disparo en el lugar donde desempeña sus tareas laborales. 

El director de Investigacio26_Rodrigueznes, Carlos Schmunck se mostró muy consternado por lo acontecido: «Estamos investigando los motivos que lo llevaron a tomar esta decisión. La verdad que estamos muy desorientados porque no aparentaba tener ningún tipo de problema, incluso su familia y circulo íntimo no saben que pudo haber pasado.
«Nos trae mucha consternación y tristeza, porque era un hombre al que se lo apreciaba mucho y un muy buen profesional», dijo Schmunck en declaraciones radiales.
El director de Investigaciones explicó que el comisario Rodríguez, «estuvo trabajando en el homicidio ocurrido el domingo de la madrugada» en Paraná que se dio tras una discusión de tránsito. Además, el alto funcionario dijo que el fallecido segundo Jefe de la División Homicidio, había «trabajado en todos los casos (de homicidios) más importantes que ha habido y se había especializado en este tipo de hechos», explicó Schmunck.
Marcelo Rodríguez, un comisario casado y que tenía un pequeño hijo de casi dos años, terminó con su vida en un baño de la dependencia donde se desempeñaba, tras efectuarse un disparo en la boca con su arma reglamentaria.
Los servicios de emergencias llegaron rápidamente y pese a los esfuerzos médicos, el comisario falleció debido a la letal herida.
Con la drástica decisión de Rodríguez, que tenía 37 años de edad, es la segunda llamativa muerte de un alto funcionario policial que ocurre en lo que va del año 2010. Al respecto, cabe recordar que el pasado 1 de enero, el comisario principal Pablo Kapp, jefe de la Dirección de Toxicología de la policía, terminó con su vida en el interior de la casa de su madre al efectuarse un disparo en la boca, con orificio de salida en la oreja derecha.
El comisario Schmunck, calificó la muerte de su colega como «sorpresiva» y explicó que el segundo Jefe de la División Homicidios, «se había hecho un chequeo médico, que le había dado resultados muy buenos», indicó al referirse a ciertos hechos que podrían haber anticipado problemas personales de Rodríguez.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota